miércoles, 2 de diciembre de 2009

Soliloquio fantasmagórico

..."buenas noches",

osado y trasnochador lector, de insomne tránsito nocturno por la médula espinal emblemática de la recurrida ensoñación onírica que habría de procurarle a usted el oportuno y merecido descanso funcional a la red operativa de interconexiones neuronales, víctimas directas del infatigable desenfreno intelectual al cual son dedicadas por mor de su tangible y voluminoso cerebro de mosquito... Su pasaje en Aerolíneas Pesadillas, un valium.
Je-je...

Perdone mi mordacidad. Me divierto sobremanera sacándole defectos a cada ser humano viviente que me dirijo.
¿Que usted se considera sumamente inteligente, a la par que incrédulo, como para creer en las presumibles manifestaciones y visitas ignotas procedentes del MÁS ALLÁ?
Mi admirado contertulio; no se deje usted arrastrar por la vanidad y el egocentrismo más patético, que pueda que llegue a ennoblecer las virtudes de un monarca déspota, o reverdecer la mano dura de inflexibilidad orlado de pragmatismo que reviste en abstracto la CARADURA - dígase deseos materiales, tráfico de influencias, prevaricación a mansalva, etc..., que a otra cosa no me refiero - de todo dirigente politiquero que pulule por los dos hemisferios del globo terráqueo, que usted sólo desempeña la función altamente insustancial de la Unidad Laboral Obrera firmemente arraigada en el proceso de productividad económica e industrial que asola al país cual tifus malayo en la salud pachucha de un intrépido explorador del National Geographic de ochenta añitos de edad madura.
¿Que se autoproclama dichoso por no formar parte de la gran cola del paro? ¿Que da saltos de alegría por su grado de ex-socio honorífico del “INEM Fútbol Club”?
Me enternece usted. Una lagrimilla espectral inicia su recorrido pernicioso por el cutis sensible de mi mejilla derecha, más veces retocada por el maquillaje que la almohada sobre la que usted reposa la nuca. Procede del rabillo del ojo, ¿entiende? Y en tanto prosigue su curso facial, su simple contacto quema como el ácido. Los síntomas sensitivos son tan evidentes...
Oh, ya sé de antemano que su profesión no tiene nada que ver con la rama de la medicina general. Ya me he enterado de buena fuente que es usted un frío, calculador, histérico y coleccionista de amagos de ataques de miocardio como todo buen corredor de bolsa que se precie.
Dejando de lado la insipidez del mundo bursátil en que usted se mueve durante la franja horaria diurna, durante el cual el que le habla prefiere permanecer en el letargo más estricto, secreto y bien medido, distinción que merece los desmedidos elogios de parte de LA FECUNDA ENTIDAD QUE RIGE EL DESTINO DEL “Homo Sapiens Sapiens”, hasta que llegada la consabida medianoche en que la razón de mi ser me impulsa a atravesar el conglomerado de hormigón armado, ladrillo sueco y escayola oriental que conforma el tejido arquitectónico de la pared más cercana al lecho que usted ocupa en este preciso instante, guarda relación directísima con el defecto que más indispone a la FECUNDA ENTIDAD que BLA, BLA, BLA...
Ya advierto que tiene un nombre de interminable grandilocuencia, pero comprenda usted, es que se trata de la FECUNDA ENTIDAD QUE blo, blo, blo; omnipresente y dueño de todo el orbe, capacitado para hacer trizas la Vía Láctea como quien pincha con una aguja un globito de feria. Por tanto me es terminantemente prohibido referirme a ÉL por su sucinto nombre de pila, y muchísimo menos hacer uso del diminutivo, una mala y vulgar costumbre que, por desgracia ustedes, los humanos de carne y hueso, reiteran y hasta trivializan en contumacia infinita, aderezando cada acto social y de reencuentro de viejas y azarosas amistades con uso de aspavientos y berridos diversos, para desgracia de las cuerdas vocales, conminadas al deterioro más prematuro.

... compréndalo; si obrara de igual modo que ustedes, consintiéndome la “boutade” de mencionar a LA FECUNDA ENTIDAD QUE blu, blu, blu, bajo el peyorativo alias de “TÍO PACORRO”, el susodicho Hacedor y Regidor del destino de todos nosotros, “aparecidos” inclusive, dejaría de pesarse apaciblemente en la báscula de sus aseos personales, ensimismado en la pérdida matutina de unos gramos de realidad adiposa que le afean el regio abdomen, y agarrando la esfera terrestre por sus dos polos, la aplastaría entre mano y mano. Una milésima de segundo de tensa espera y

¡PLAAAFFF!


los cinco continentes y sus correspondientes océanos y mares a hacer puñetas, sin olvidar en el tintero la regresión evolutiva de las especies. Desolador panorama, ¿verdad?

Ya atisbo que mi tesis ultraterrenal y sincera sobre el amago del FIN DEL MUNDO ha surtido un efecto devastador sobre su conciencia de depredador racional, defensor firme de la supervivencia de la Ballena Gris y sin embargo, haciendo curso de su ambivalencia moral, se me muestra digno amante a ultranza de las decapitaciones a galope tendido de los ánades reales de Villa Panza de la Solaneta. Me lo imagino vestido con calzones cortos de turista metropolitano visionando el desenfrenado desboque sanguinario de los jinetes, espada en ristre, al inicio de su cabalgada, contrastado por la presencia de la cabezuela del pato en estado salvaje atado por las patas al extremo saliente de un poste con aspecto patibulario de horca para cuatreros. Y resumiendo esta edificante afición ecuestre, he aquí la siguiente igualdad que todo lo resume:
BÍCEPS = ESTULTICIA = TROFEO DE IMITACIÓN DE PLATA (no de ley)

... le soy ameno,
pero a la vez impertinente.
Magnífico. Un acicate más para perseverar en el desvelo intempestivo de su psique. Eso si, le recomiendo que deje usted de darle vueltas al prolijo texto del libro acunado en su regazo. Sí, hombre, el mamotreto titulado “DE LA ENERGÍA NUCLEAR Y SUS MIL SERVICIOS (a favor y en contra de la humanidad)”, abierto por las páginas 456-457. Por cierto, no entre en disquisiciones tendenciosas sobre la radioactividad y las fisiones nucleares rusas, pues dado mi vasto nivel de autosuficiencia bibliófila, le constato que estoy harto enterado de todo cuanto se cuece en cada hoja reciclada de tan voluminoso tomo, y no por ello pretendo alentar una conferencia teórica/práctica/técnica de dudosas consecuencias secundarias para la capacidad comprensiva de su embotada y obtusa materia gris.
Espero que no se me catalogue usted como una ferviente alma sensible, dado que este nuevo e incisivo golpe bajo que le he propinado podría llegar a afectarle en el futuro de su vida rutinaria, donde la sosería de su ridícula personalidad rivaliza en defectos y desaciertos con la chulería inmensa de su ALTER EGO.
Dígame, mísero de entre míseros de fabricación en serie, ¿en cuántas ocasiones se le ha sido presentado una individua del sexo opuesto, de indudable “glamour” veinteañero y relevantes conocimientos académicos, y por toda ocurrencia dialogante que implicara la ineludible conexión química que habría de emparejarles, aquella versara sobre los maravillosos resultados de sujeción pezonera de la dichosita “wonderbra”, que dicho sea de paso, encajaba de perlas con el apreciable busto de la interlocutora en cuestión?
Yo se lo diré: UN ROTUNDO Y DECADENTE FRACASO PRE-AMATORIO.
La impericia sociológica propia de los mediocres más abyectos en la materia de las relaciones sentimentales pasajeras. ¿Que padece usted el complejo de Edipo? Pues brame en contra de la naturaleza posesiva de su anciana y depauperada madre.
INDEPENDÍZASE.
CONTRAIGA VOTOS DE EMANCIPACIÓN.
LIBÉRESE DEL CORDÓN UMBILICAL QUE PERSISTE EN SU LIGADURA CON EL ÚTERO MATERNO.
Alquile un pisito de altas prestaciones y alcurnia en la urbanización campestre más alejada de la ciudad y concierte una cita a ciegas con una papaya fresca y jugosa que le haga despertar la libido. Y de paso llévese consigo un guión de cine (rechazado en sus tiempos por Orson Wells) en la línea de “MÁTAME O MUÉRDEME, PUES SI NO TE PRODUZCO NINGÚN DESVARÍO PECAMINOSO, AL MENOS ÁSAME A LA PARRILLA COMO MERA HAMBURGUESA (que no se airee por ahí que no sirvo ni para desenroscar el tapón de una gaseosa)”.
Disculpe lo rebuscado de la frasecilla de marras, pero comprenda usted que aquí, en España, la elección del título de cada producción de cine foránea se toma de manera libre formalizada por el afán de lucro de las distribuidoras, que de ésta forma dan a entender al impresionable público que la cinta en cuestión es más truculenta que el hallazgo y posterior captura de un zafio asesino en serie en la sierra del Guadarrama. Que la referida película se titule “DEF BY TEMPTATION” en la versión original de la Troma Productions en principio no nos dice nada.
... desenmascaremos nuestras tendencias o predilecciones más atávicas relacionadas con el entorno del mundo del celuloide. A mí solían encantarme las producciones cinematográficas de exiguo presupuesto, guión escrito y corregido día a día y elenco artístico semi-desconocido, sin el boato actual de las carretillas cargadas de millones y la publicidad encubierta de las estrellas del firme de la Avenida de Hollywood. En pocas palabras, los “filmes” de serie B ó Z. De la época de posguerra. Epígrafes comerciales tales como “EL DUPLICADO QUE VINO ALLENDE EL ESPACIO EXTERIOR”, “DULCE EXCRECENCIA MARCIANA”, o “EL HOMBRE INFECTADO POR INSIDIOSOS GRANOS PURULENTOS”, se me han quedado grabados en la retentiva a golpe de talla de escalpelo cirujano.
Pero apartemos la brutalidad de la lobotomía y centrémonos en sus gustos personales. Rememore conmigo las secuencias más impactantes proyectadas en la pantalla de su cine de barrio cuando usted no era más que un tierno infante que integraba parte interesada de las sesiones de tarde. Revivamos el suspense del acto en sí. Las imágenes semiborrosas en blanco y negro, mutando sobre la blanqueada lona que hacía su vez de pantalla. Las trepidantes melodías y acordes descriptivos de las bandas sonoras. Los susurros, ahogos y gritos emergentes de las cuerdas vocales de cada uno de los protagonistas. Las onomatopeyas súbitas y reales: el chirrido resentido de las ruedas de un coche al frenar en seco al borde de una curva cerrada trazada al límite del abismo de un barranco rocoso; los estampidos ensordecedores de una arma automática al escupir sus proyectiles segadores de toda vida palpitante; la desolación de una vivienda de hacendados venidos a menos, crepitante e iluminada en plena noche, devastada por la liturgia combustible de las llamas flamígeras; el rugir descarnado del viento “Simún”, asolando la tienda de campaña de unos ingenuos excursionistas de segunda fila.
La condensación de todos estos hechos o sucesos metiéndole a usted y al resto de la clientela mocosa el miedo más puro y duro en la osamenta. No hay más que escrutarle ahora a fondo perdido. Los vestigios más perturbadores de su lacónica infancia rebrotan con la fuerza destructiva del huracán María, instaurándole las marcas y cicatrices indelebles de la desazón perpetua en la palidez ajada de su rostro alargado.
Tez demacrada. Labios exangües, con el asomo de la punta de la lengua por el intersticio que separa la raja de la boca. Manos inertes y flojas, sujetando el libro medio abierto con la ansiedad reprimida del águila real al acertar en su décima acometida sobre el desvalido cuerpecillo asustadizo de un ratoncillo de campo...
... y los ojos.
Saltones y con las pupilas alarmantemente dilatadas. Ni siquiera pestañea usted un poquito.
Espere que compruebe un dato. Veamos si al pincharle el blanco del globo ocular derecho con la punta de la plumilla dorada de su pluma estilográfica (regalo en conmemoración de su 46 cumpleaños por Edelmiro Conejo, ese empleado suyo que con tanta frecuencia la pasa la mano por el lomo, ansiando ascender como si fuera un equipo de fútbol de segunda división)...
Nada. No siente ni el menor dolor. Ni AULLA, ni REBRINCA de placer masoquista. Y persiste en sus trece de no parpadear.
Espere un segundín.

... no - no - no...

Usted está sobreactuando, ¿verdad?
Desea exponerme su disgusto por mi presencia atosigante, ¿no? Lo hace usted muy bien, de veras. Si no fuera porque nunca acepto los diagnósticos fúnebres de los médicos forenses, estaría por catalogarle como un ejemplar de lo más selecto en la MUESTRA UNIVERSAL DE LOS SERES PATITIESOS.
... venga, hombre.
Su demostración “rigor mortis” está medianamente lograda, pero por mucho que se me empeñe, no me va a hacer creer que esté clínicamente...
MUERTO.
Si es necesario, pasaré la noche entera haciéndole compañía.
A ver quién de los dos termina dando su brazo a torcer.
Así de paso proseguiré criticando su modus vivendi, socavando el desarrollo gemelo de su otro YO...
Si con toda esta energía psíquica negativa no consigo traumatizarle de por vida, LA FECUNDA ENTIDAD QUE ble, ble, ble, no tardará un rechinar de dientes en degradarme en el escalafón de los “ULTRATUMBIS NEUTRA”.
Le recuerdo la máxima de la FECUNDA ENTIDAD QUE bli, bli, bli:

“Ay del ESPÍRITU ERRANTE que no llegue a divertirse ultrajando a la FUERZA VIVA,
pues su AURA CRANEAL vagará eternamente por los vestuarios
deportivos de un equipo de la liga de balonmano de cuarta regional.
Y no digamos del INÚTIL - con mayúscula - que desgracie con
demasiada anticipación al objeto de su evasión mundanal,
pues no hay peor castigo que ser deportado a
GROENLANDIA, donde los escasos nativos son tan fríos
y evasivos en el trato paranormal, que es preferible
ser absorbido por las perniciosas intenciones de una médium archiloca,
inmersa en pleno trance espiritista, o en menor medida, canalizar
nuestras partículas ectoplasmáticas en la mente esquizofrénica
de una niña presuntamente poseída por un DIABLO ARCANO.”


... en torno a este precepto nos guiaremos..., a menos que sus ondas cerebrales hayan cesado hasta convertirse en una transmisión estática, extremo que no creo plausible...
Que se le ve el plumero, insaciable lector de obras plomizas...
Je - je

Bla - bla - bla...
Por cierto, mueva un músculo, hombre, que me está poniendo quisquilloso.

Bla - bla - bla...
Vaya vista más perdida en el vacío. Pero en fin, yo a lo mío...

Bla - bla - bla...
Esto es insoportable. Como no empiece a respirar en un periquete, le zarandeo la cama.

Bla...
No puede ser posible. Es inadmisible. Ya lleva usted tres horas más tieso que un pilote de cemento.
muévase...
realice cien flexiones...
separe los labios...
frunza el ceño...
cierre las dichosas tapas del libro...
dígame algo...
no me atormente de esta manera tan poco edificante...
va a conseguir que claudique por las bravas.

¡Ay, mamá...!

este sujeto está muertecito en el contexto más amplio de la palabra...

MUERTO DE MIEDO

ja -ja

¡Dita sea! ¿Qué hago ahora...?


“PASCUALINOOOO...”


“CONTÉSTAME, PASCUALINO-OOO”


si... ¿si, mi ESTIMADA FECUNDA ENTIDAD QUE bla, bla, bla...?


“¿TE SUENA DE ALGO EL PEÑÓN DE GIBRALTAR?”


- ...



“¿ME OYES, PASCUALINO?”


Algo sí que me suena, AMO MÍO...


“PUES YA SABES CUÁL SERÁ TU LABOR A PARTIR DE AHORA.”


Ha - ¿hacerle la vida ingrata a un colono británico tal vez...?


“QUITARLES LOS PIOJOS, LIENDRES Y DEMÁS PARÁSITOS
A LA POBLADA PELAMBRERA DE LOS MONOS
AUTÓCTONOS.” 1.



¡¡ ... !!






1.-) N. del A.: En Gibraltar existe una colonia de monos que hace, deshace y causa las delicias y resquemores a partes iguales de turistas y nativos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario