viernes, 22 de enero de 2010

Saltando a la comba

Hola. Hoy dedico este corto relato perturbador a mis queridos lectores, seguidores de Escritos de pesadilla y a mis amigos de la comunidad bloguera de Cincolinks. Al igual que un brindis torero, "va por ustedes". Un saludo escalofriante, y mañana nos vemos con el siguiente capítulo de Asesinos Ficticios...





Rodolfo Contreras era conocido por gastar bromas pesadas y realizar ciertas gamberradas cuando le daba finamente al morapio en la tasca del pueblo de Grandeza la Mayor. Sobre todo le encantaba fastidiar a los críos del pueblo. Si los veía jugando al fútbol, se metía en medio y apartaba el balón de una brutal patada, enviándolo al quinto pino. Así era de simpático el hombre. A sus cuarenta y nueve años, ya era difícil que cambiara su actitud y menos su carácter.
Una tarde, ya a punto de anochecer, Rodolfo salió de la tasca a trancas y barrancas, enardecido por haber ingerido unas cuantas copas de vino tinto. La iluminación en el poblado era muy limitada, y las sombras solían adueñarse con prontitud de las callejuelas y los alrededores de Grandeza la Mayor en cuanto el sol terminaba de ponerse.
Este era el caso cuando Rodolfo decidió dar una vuelta en dirección a las afueras del pueblo. Le encantaba sentarse entre pinos, y si no hacía excesivo frío, dormir la mona tumbado sobre la hierba y las agujas desprendidas de los pinares. Conforme iba avanzando por un estrecho sendero de tierra, pudo entrever con los ojos medio cerrados a tres niñas jugando. Estaban saltando a la comba con una cuerda muy larga. Le llamó la atención que las mocosillas estuvieran fuera de casa a esas horas otoñales del día, y tan alejadas de la plaza del pueblo, que era el lugar de esparcimiento de los más pequeños cuando terminaban las clases del día.
Rodolfo sonrió con malicia. Bueno, pronto iban a tener que regresar con sus padres, porque les iba a estropear la diversión, pensó para si mismo.
Andando ligeramente en zig zag, se acercó a las chiquillas y se puso a saltar a lo tonto sobre la cuerda, hasta que quedó finalmente enganchado.
- Jo, jo. Se os ha acabado el juego, mocosas. Hale, arreando a casa, que ya es hora - les dijo entre carcajadas.
La cuerda fue enredándose alrededor de su talle, incidiendo en juntar sus brazos contra sus costados.
- ¿Qué hacéis? Basta de tonterías. Que no estamos jugando a indios y vaqueros - rezongó con voz tomada por los efectos del alcohol.
Las tres pequeñas continuaron enredándole con la cuerda, apretando las ataduras alrededor de sus piernas, hasta hacerle perder el equilibrio y caer de espaldas sobre el duro suelo del sendero.
- ¡Diantres, chiquillas! ¡Ya basta! - dijo, juntando los párpados para enfocar su visión sobre las niñas traviesas.
Su mandíbula se desencajó de horror.
Aquellas tres pequeñas no eran tales niñas como había creído en un principio.
Eran tres criaturas de menos de un metro de alto, negras como el alquitrán, sin ojos ni orejas, y con unos cabellos largos que les llegaban hasta tocar el suelo. Las tres deformidades antinaturales abrieron sus bocas con satisfacción. Acababan de cazar su presa del día. Empezaron a tirar del cuerpo de Rodolfo Contreras, conduciéndole por el bosque cercano, hasta dar con la entrada a una especie de madriguera formada bajo la superficie del suelo. Primero entraron las tres aterradoras criaturas, para seguidamente hacerlo el cuerpo inmovilizado de Rodolfo, tironeado por un extremo libre de la cuerda. Su cabeza alcanzó la oscuridad total de un estrecho túnel húmedo horadado por aquellas bestias horripilantes. Luego su torso y por último las piernas.
Trató de gritar como un loco, pero nadie pudo escuchar sus lastimeros ruegos de auxilio conforme las criaturas se pusieron a devorarle la carne del rostro, ansiosas de alimentarse hasta que sus estómagos estuvieran del todo repletos.

21 comentarios:

  1. Que quieres que te diga, El Contreras no me da pena ninguna.
    Genial tu relato como todos, a pesar del miedo que me inspiran algunos.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  2. interesante, aunque... cortos...eso es lo malo, son pequeños, vamos inventa uno extendido, que esto es mejor que "Goosebumps", enserio "brodii" eres un master...
    =)

    ResponderEliminar
  3. Gracias, amiga Nela. Realmente el señor Contreras es un crack del gamberrismo, por la tanto, tiene un final merecido... aunque espantosillo, je je. Un fuerte abrazo, y tienes permiso para venira acompañada a mi castillo bajo la protección de un osito de peluche. Así te sentirás más tranquila y reconfortada por su compañía mientra lees mis renglones torcidos escritos a la luz de la vela con el uso de una pluma de ave demoníaca y tinta sangrienta, ja ja. :)

    ResponderEliminar
  4. Te agradezco tu comentario, Daniel HB. Bueno, los relatos son cortos, porque también la mayoría de las visitas no se detendrían en historias largas, ya que cansa mucho leer por la pantalla del ordenador. Aunque de hecho, tengo algunos cuantos relatos largos colgados en Escritos de pesadilla. En la nube de tags o etiquetas, clica en relatos largos. Y luego en el sidebar, voy a irlos alternando semanalmente para ponerlos a la vista de quien quiera pasar más rato en mi sitio. Ahora mismo tienes el enalce directo del relato "La grabación" ubicado en el sidebar. Y luego tengo en borrador varios relatos que tengo que pasarlos a limpio antes de colgarlo. Todo lleva su tiempo. Y el trabajo en el híper cansa mucho mentalmente, porque estoy cara al público aguantando de todo. Luego es llegar a casita, hacer deporte, jugar a Fallout y otros juegos, y escribir, que no todo va a ser concentrar mis esfuerzos en mi rinconcito.
    Un fuerte saludo desde España, compañero, y espero recibir más visitas tuyas. :)

    ResponderEliminar
  5. Justo final para un malvado, Robert. Me alegro. Pero sabes mantenerme aterrorizada hasta el final. ¡Qué habilidad para el suspense!.

    Feliz fin de semana y muchos besos desde un frío Madrid.

    ResponderEliminar
  6. Buenas madrugadas, Meg. Como pareceis coincidir la mayoría, pues nada. El protagonista tiene lo que se merece.
    Ay, mira que se os está pegando el ambiente enfermizo de mi castillo. Será posible.
    Un fuerte abrazo y un besote de loro charlatán. ;)

    ResponderEliminar
  7. te dejo mis 10 este relato me calco los huesos de solo imaginarmelos a los de pelo largo jeje saludos
    despe

    ResponderEliminar
  8. Tampoco exageren, hay personas peores que este señor y ni les ha sucedido algo parecido. jeje...

    ResponderEliminar
  9. Hey, Enrique. Tienes toda la razón. Estamos demonizando al pobre Contreras. Ni que hubiera sido Jack el destripador. Encima que se lo zampan en crudo, lo ponemos a caer de un burro, ja ja. Un fuerte saludo, compañero.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, despe. Tendremos que disponer de unas buenas y largas tijeras para defendernos de esas aviesas criaturas melenudas. Como último recurso, nos queda escondernos dentro del tambor de la lavadora, ja ja. Un besote, compañera.

    ResponderEliminar
  11. Genial y terrorífico como siempre, Robert. Muchos de estos cuentos cortos me recuerdan a esos grandes principios de capítulos de Expediente X o de Fringe. Siempre pienso: "Ahora vendrán Mulder y Scully y se pondrán a investigar hasta que descubran que son unas criaturas antinaturales XD XD XD.

    Muchas gracias por compartir tus escritos y ya sabes que, para mí, lo breve siempre me gusta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Obiwan1977. Agradezco tu comparación con Expediente X, que sobre todo en las dos primeras temporadas eran geniales y pasabas un mal rato que no veas.
    Relatos cortos seguirán predominando, y cuando pase a limpio alguno que tengo por ahí (je je, hay uno en sucio de 70 folios de máquina de escribir), tengo pensado colgar el primer capítulo para leerlo, y luego dejar un enlace en el sidebar- Así el que quiera podrá entrar directamente, porque un relato muy largo ocuparía toda la primera página y podría echar para atrás a los visitantes que entren por primera vez. Aunque tengo un buen relato largo aquí colgado llamado "Tendencias aletargadas". Creo que haré eso con este primero, a ver si alguien se atreve a leer el ladrillo, ja ja. Un fuerte y sonoro abrazo de oso bailarín de circo. :)

    ResponderEliminar
  13. Hombre creo que es excesivo castigo por dar unas patadas al balon o querer que unas niñas se fueran a casa con sus padres a una hora un poco tardia.
    Bueno de todas las formas gracias que lo he leido por la mañana que si no......

    saludos

    ResponderEliminar
  14. Hola, socalze-rabalero. La realidad es que vamos a tener que realizar una encuesta sobre los que piensan que Contreras obtiene su merecido y los que crean que es un castigo excesivo.
    Un fuerte saludo y bienvenido a mi castillo del pequeño horror, je je.:)

    ResponderEliminar
  15. Eso me lo venia venir....De tanto querer tocar las narices un día te encuentras con más fuerte que tu...
    Se agradece tener también historias cortas.Así puedo seguir visitándote aunque haya días en que no estoy para relatos más largos.Además,la calidad de un texto no depende de la cantidad de palabras,sino de su contenido :)

    ResponderEliminar
  16. Otro punto a favor de que el señor Contreras muera devorado a dentelladas y sin haber haber pasado previamente por el horno durante mínimo tres horas de cocción, je je. Muy bien, Sagitaire17. Creo que vamos ganando.
    Un fuerte saludo.

    ResponderEliminar
  17. Me encanta el clima que creas en este blog y que transmites en cada palabra. Cuando tenga más tiempo me voy a poner a leer más. Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias por tu visita y tu comentario, Mariano Magnífico.
    Bueno, siempre me ha gustado crear un buen ambiente. El año pasado jugué en Travian, y el ambiente era magnífico en nuestra alianza. En cincolinks he encontrado a compañeros muy válidos.
    Y ya ves. Encima somos amateurs.
    Por amor al arte y de conocer a gente en la red. No como otros, los deportistas superadinerados, que lo hacen por la pasta y aún se nos ponen deprimidos si no son titulares en su equipo.
    Un fuerte abrazo, y siempre tendrás las puertas de mi castillo abiertas de par en par para que pases algún que otro apuro leyendo, je je. ;=)

    ResponderEliminar
  19. El contreras iba con ganas de hacer de las suyas a unas pobres niñas, y se encontró con que el pobre era el... ese era el riesgo...
    A mi después de leerte no se me ocurre ponerme a saltar a la comba con las niñas en el parque.
    Besos enormes de último relato por hoy :). Me iré poniendo al día como te prometí.

    ResponderEliminar
  20. Hola, estimada Nikkita. No temas, con el Contreras ya han llenado la despensa para una temporada. Además lo más probable es que las criaturas melenudas ahora estén hibernando, ja ja.
    Un besote, y tómate todo el tiempo del mundo.
    :=)

    ResponderEliminar
  21. A veces me parece estar leyendo a Poe, Robert.

    Y esta vez me he adelantado yo: pasa por salopimienta y recoge el premio que tengo para tí.Vale la pena... Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar