viernes, 1 de enero de 2010

Un vampiro contemporáneo

Acabamos de estrenar el año nuevo. Demosle la bienvenida al 2010. Dadas las fechas, he decidido publicar este relato de vampiros que discurre en pleno mes de enero. Lo escribí justo el 5 de enero del año 2009. Con el riego sanguíneo de mi cerebro adulterado por los efectos nocivos del cava, se me ocurrió la gracia de pergeñar un relato vampírico, donde se manifestase mi álter ego. Como verán, un setenta por ciento está basado en el lamentable estado mental en que me encontraba frente al ordenador. El resto es pura ficción. Por dios. Que soy muy tímido y jamás tramaría ninguna acción innoble contra la vecinita guapa del piso superior. Vecinita, que por supuesto, tan solo existe en mi imaginación, porque el que vive encima es más feo que un primate en vías de extinción.


Es de noche. Me encuentro con la mente embotada. Estamos a cinco de enero. Mientras la mayoría de la ciudadanía está en el centro de la ciudad asistiendo con los hijos al desfile de la cabalgata de reyes, yo estoy aquí sentado frente a la pantalla plana de mi ordenador, con una botella de cava al lado de mi silla giratoria. Ya me he bebido tres cuartas partes de su contenido. Estoy razonablemente ebrio. Y me enorgullezco de ello. Estoy solo. Nadie me acompaña en mi encierro virtual. El piso está frío y abandonado. No tengo la calefacción encendida. ¿Para qué la necesito, si mi organismo está igual de frío que la cámara del congelador del frigorífico? Continuó mirando a la pantalla del monitor. Estoy navegando por Internet. Buscando alguna amistad cercana en un portal de contactos en la cual estoy debidamente registrado como lord Fortuna. Da igual que sea de Pamplona. Mi alias tiene que ser anglosajón en homenaje a Bram Stoker, el autor de Drácula. Aunque bien visto, de haberme conocido hubiera tenido que cambiar el nombre del título de la novela.
Arrimé la copa de cristal de bohemia a mis finos labios incoloros y sorbí un poco más de cava. Era delicioso. Me sentía ingrávido, liviano. Se me antojó levitar un rato por mi habitación en posición horizontal. Fue maravilloso. Hasta que un aviso del antivirus instalado en mi equipo me informó de un intruso que deseaba aprovecharse de la señal inalámbrica de mi línea adsl. Mediante el wifi de su más que probable ordenador portátil estaba intentando servirse de mi línea para navegar de manera gratuita, ralentizando a la vez las megas de mi propio ordenador en su conexión a la red de redes. Agucé mis sentidos de percepción extrasensorial. No tardé en averiguar vida en el piso superior al mío. Era gracioso. A su manera, el inquilino de ese piso estaba ejerciendo de vampiro, nutriéndose de mi línea de adsl para así poder cotillear por páginas infames de Internet. Decidí salirme del ordenador y apagué el router antes de abandonar mis gélidas dependencias, encaminándome por el tramo de escaleras a la planta superior. Me situé frente a la puerta del piso donde residía el tunante que se aprovechaba de mi conexión valorada en setenta euros mensuales. Pulsé el timbre, impaciente. Quien me abrió fue una hermosa estudiante universitaria de unos veintiún años. Melena rubia castaña recogida en una cola de caballo. Alta. Esbelta. Atlética. Una delicia para la vista. Pero mi visión estaba muy borrosa por los efluvios del alcohol ingerido durante toda la tarde. La miré con descaro. Lucía unos pantalones vaqueros negros ceñidos y un top que le dejaba los hombros al descubierto.
- Hola. ¿Qué se le ofrece? - se interesó la bella joven.
“Tu precioso cuello”, pensé por unas décimas de segundos.
- Me imagino que ahora tendrás problemas para navegar por Internet- dije con cierto sarcasmo en mi voz.
- No sé a qué se refiere- dijo la chica a la defensiva.
- No soy estúpido. Sé que tienes un portátil que estaba interfiriendo en mi línea adsl inalámbrica. Soy vecino tuyo y acabo de descubrir que te servías de ella para navegar por la red sin pagar un duro. Mi equipo se resentía por tu intromisión. Ahora he apagado el router. Echemos un vistazo a tu ordenador. A ver si ahora consigue conectarse.
Mis palabras fueron alzándose sobre la muchacha como una ola sobre la cabeza suicida de un surfista australiano. Estaba pletórico. Las burbujas del espléndido cava recién ingerido me cosquilleaban el estómago aparte de la entrepierna. Ya lo tenía todo claro. La excusa de la intrusión en mi línea adsl me iba a servir para alimentarme de manera sencilla con la deliciosa sangre de esa joven humana. Es más, antes de nutrirme de ella, tenía pensado formar un sólo cuerpo con el de la joven, en una unión carnal de lo más pecaminosa. El cava me había puesto sumamente cachondo.
Entré en el piso, cerrando la puerta con suavidad. Controlé mentalmente a la estudiante universitaria como el domador que controla los movimientos del león amaestrado bajo la tiranía de su látigo. Fuimos hacia su dormitorio. Y una vez allí, la hice mía con un ardor desmedido, haciéndola de alternar los gemidos con los aullidos de dolor. Tras media hora de intensa pasión, bebí de su sangre hasta dejarla reseca y quebradiza como una momia de mil años de antigüedad.
Medio aletargado por los efectos de la bebida y de la fresca sangre recorriendo la ramificación de mis venas hasta incrementar los latidos de mi poderoso corazón inmortal, me incorporé y recogí la forma decaída de la joven, llevándomela conmigo hasta el sótano del antiguo inmueble. La caldera estaba encendida, y todo lo que tuve que hacer era depositar los restos de mi víctima en el interior del núcleo candente. Una vez concluida la operación, regresé a mi domicilio, donde aún me aguardaba una cuarta parte de cava por consumir y por restablecer la conexión del router con el ordenador. Daba por seguro que nunca más iba a volver a tener problemas con interferencias ajenas.
Solté una risa demencial.
Era un regalo del cielo ser un No Muerto.
Un Vampiro.
Y brindé por ello con la última copa de cava.

8 comentarios:

  1. Hola, Robert, muy buen relato. Este vampiro salido me ha resultado bien divertido.

    Desearte felices fiestas y mucha alegría para este año que empieza. Espero que la inspiración te acompañe siempre y que se cumpla hasta las más remota de tus expectativas.

    Saludos
    Rafa

    ResponderEliminar
  2. No me había pasado aún por tu blog. Imperdonable, por mi parte. Bueno, pues pasarme a saludarte, felicitarte y recomendarte que leas el "cuento" que os he dedicado en mi blog "derrisa". Un abrazo y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Rafael. Los mismos deseos para ti, tu entorno y tus blogs. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Acabo de leer tu cuento, Joan. Y te doy las gracias por haberme incluído en la "plantilla" administrava que rige en el Cielo. Un fuerte abrazo y que el 2010 te salga cojonudo en todos los aspectos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Robert,

    Lo primero feliz año, y gracias por la visita. Yo no soy un gran fan de textos de terror, pero hace ya algún tiempo que se lo recomendé a mi hermana pequeña y se que le encantan, aunque no comenta, no lo hace ni en mi blog... :S

    Creo que lo que haces tiene mucho merito, no debe ser nada fácil crear mini relatos de terror

    ResponderEliminar
  6. es el mejor relato vampirico-moderno que he leído te felicito
    saludos

    ResponderEliminar
  7. Te agradezco tus palabras, Oscar. Es lógico que cada sector tenga sus fans. Por eso te doy las gracias por haberte atrevido aunque sea a visitarme. Tus fotos son magníficas. Yo soy un desastre. Con decir que recurro a la cámara del móvil. Qué horror. Un fuerte saludo desde Escritos de pesadilla.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Patricia. Tu blog también mola mogollón. El problema es que cuando currelo, no puedo visitar tantos sitios como quisiera. Además, aparte de escribir, tengo otros hobbies. Pero en fin. Lo bueno de los blogs es que permanecen en la red de redes, y están disponibles a todas horas. Un besote desde Pamplona la Fría.

    ResponderEliminar