jueves, 4 de febrero de 2010

Agujeros de topo

Bueno, mientras el nuevo relato va siendo ultimado poco a poco, he decidido repescar una historia corta medianamente divertida. Ustedes, estimados lectores, dirimirán si con él consigo aglutinar sonrisas o reproches, je, je. Mientras le echan un vistazo, yo me cojo los palos de golf y me voy a jugar una partidita con Artola Quebrantahuesos. Es el día perfecto. Llueve a mansalva y los rayos que no cesan...



- Métalo en el coche - ordenó el sheriff Tanner a su ayudante.
- Como usted diga, señor. Venga para adentro, inútil - le hizo de agachar la cabeza al detenido para que pudiera entrar en la parte separada trasera del coche patrulla.
- Diantres. No tenga tanta prisa, que me desnuco - se quejó Samuels, con las manos inmovilizadas a la espalda por las esposas.
- A quejarse usted al bicharraco que le ha puesto al descubierto - agregó el ayudante, dándole un cachete en el pescuezo antes de cerrarle la puerta.
Samuels estaba desolado. Todo su plan para eliminar disimuladamente a la parienta se había ido al carajo por un imprevisto en forma de… topo.
Eleonor ni se había enterado del veneno depositado en el mosto de uva negra. Era algo más que un purgante. De tanto tener que ir al baño, se deshidrató y perdió fuerzas de tal manera que terminó por irse al otro barrio por una delgadez extrema en menos de veinticuatro horas. La parte primera había ido de maravilla. Ahora le correspondía el trabajo más desagradable, tronchar su anatomía en infinitas porciones para luego irlos enterrando en el huerto de lechugas. Una manita por aquí. Un piececito por allá. La cabeza más alejada del resto de su cuerpo cortadito a cachos. Era madrugada avanzada cuando culminó con su labor de hacer desaparecer el cadáver de Eleonor.
Eleonor la charlatana. Nunca callaba y tras veinticinco años de matrimonio le había convertido en un adicto a la aspirina.
Eleonor la criticona. Ella siempre odiaba la manera en que él intentaba ocultarse parte de la calvicie al extender los mechones más alargados por encima de la calva.
Eleonor y sus reproches hacia él como mal amante. Jamás tuvieron descendencia por su bajo nivel de espermatozoides.
Nada bueno sacaba su esposa de él, que, aunque tarde y a destiempo, decidió lo mejor era mandarla al cielo cuanto antes.
Creyendo que había hecho bien los deberes, Samuels se fue a la cama y durmió como un lirón.
Lo que menos esperaba era que a la mañana siguiente fuera despertado por los berridos aterrorizados de dos Testigos de Jehová. Estaban adentrándose por el camino que llevaba al pórtico de su casa, cuando a la altura del huerto vieron dos ojos, un pie y una oreja humana entre lechuga y lechuga.
Samuels no se lo podía creer.
- Si lo hice todo bien - gruñó a espaldas del ayudante del sheriff.
Este se había vuelto para observarle a través de los orificios de la mampara de hierro de separación.
- El principal sospechoso sigue alterado, ¿eh? - preguntó Tanner a su ayudante.
- Si. Esa idea suya de haber cavado en el huerto para ocultar los restos de su esposa es lo que peor se le había podido ocurrido hacer en plena actividad febril de los topos. No hacen más que crear túneles, y cuando dan con algo que se interpone en su construcción, forman un agujero de salida hacia la superficie para sacarlo al exterior.
"De esta manera es cómo más de una tercera parte de la pobre mujer volvió a quedar a la vista.
- Dichosos topos... - se lamentaba Samuels, golpeándose la espalda contra el respaldo del asiento trasero.
Si su mujer estuviera viva, también le criticaría lo malo que era ocultando el cuerpo del delito...

22 comentarios:

  1. terrorifico relato que pone los pelos de punta incluso los pelos mas reconditos neska polita

    ResponderEliminar
  2. Estimado Poe...

    Ayyy, este hombre, menos mal como tú dices que no vivía ya su mujer, porque sino le daba con la escoba por torpe...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Al de neska polita le espero el próximo lunes en el trabajo y arrestando a más cacos que John Wayne forajidos en las pelis del Oeste, ja ja.
    Ya te daré una colleja entonces.
    Un saludo, Félix.
    :=)

    ResponderEliminar
  4. Ahora contesto a Félix Casanova, que el anterior Félix, el de neska polita, es un compi del curro, ja ja.
    Menudo lío.
    Bueno Félix Casanova Briceño (para que no haya confusiones), ese tipejo despreciable se hubiera merecido un mordisco de topo cegatón en una de las orejas, ja ja. Mira que hacerle eso a su pobre esposa sólo por recibir unos pocos reproches conyugales.

    Un fuerte abrazo, y arriba tu blog, Historias de la Historia.
    :=)

    ResponderEliminar
  5. Estos son verdaderos cuentos clásicos de terror.
    Con menos espíritu gótico (estamos en el siglo XXI, claro) me recuerdan en su forma a los de Poe.
    Chapeau.

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, Robert.... vaya idea la del tipo... en plena época topil y les echa los tropezones a las galerías....
    Desde luego era para que la mujer le diera unas cuantas collejas.

    Besos lluviosos para hoy.... y aún quiero mi perezoso, que no se me ha olvidado :)

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, Fernando. El pobre inútil tuvo la desgracia de que los topos del relato no fueran topos mutantes carnívoros. De haber sido así, le habría salido todo a las mil maravillas, je je.
    Un fuerte saludo desde Pamplona.
    :=)

    ResponderEliminar
  8. Es que el tío no daba una a derechas. Un negado de la naturaleza. En su próxima reencarnación será un ladrillo de una construcción fraudulenta, ja ja.
    En cuanto a lo del perezoso, decirte que Bogus Bogus lo está cociendo a fuego lento. Tardará unos diez meses en estar listo para la salsa cazadora, y un año para ser servido a la mesa. Pero con paciencia y un estómago a prueba de bombas, puedo asegurarte que lo degustarás el año que viene por estas fechas, ja ja.
    Un besote sin chicle en la boca.

    ResponderEliminar
  9. un breve "chill out", ameno y sobre todo no te desvias del tema... horror... jeje, =) brodi, no puedo dejar de comerme las uñas al esperar tu proxima...,
    ...tu posible obra póstuma... jkjkjkjk...

    ResponderEliminar
  10. Igual es que la quería mucho y decidió sembrarla a cachicos para tener, pasada la primavera 20 ó 30 mujeres.
    Seguro que algún abogado astuto sacó a Samuels de la trena con este planteamiento.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Bueno, DanielHB, espero que aún quede bastante para la obra póstuma, buf... Tú, tranquilo, que el horno de las pesadillas está funcionando mejor que nunca. Aunque el próximo será de ciencia ficción, un pequeñito hueco que destino en Escritos a ese género, pues dado que no escribo mucho, de vez en cuando lo publico aquí.
    Y tengo una buena noticia, dentro de algunas semanas, lo más seguro el mes próximo, empezaré, aparte de escribir relatos cortos, narraciones algo más extensas por capítulos. Un fuerte abrazo, compañero. :=)

    ResponderEliminar
  12. Ay, unjubilado. No me extraña que pienses en un haren, viendo las fotos de tus compañeras con quienes vas a pedalear por esas carreteras de dios.
    Un fuerte abrazo.
    Y desde aquí invito a todos a que se den una vuelta por la casa de este vecino tan simpático.
    http://www.unjubilado.info

    ResponderEliminar
  13. Y tanto, sagitaire17. Este es el clásico tío que se pone a escuchar la radio metido en la bañera, y se electrocuta el muy necio, ja ja.
    Un fuerte saludo, y el agradecimiento por la visita.

    ResponderEliminar
  14. Enhorabuena. Otro gran relato. Saludos

    ResponderEliminar
  15. Gracias, ANRAFERA. Esperemos que te guste la ciencia ficción, aunque lo que viene a continuación no hay que considerarlo muy serio, je je. Un saludo, compañero.

    ResponderEliminar
  16. Un torpe, es lo que era un torpe, que chapuzas por Dios, ya no quedan profesionales en ningún gremio. jajjajaaj.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  17. Eso es, Nela. Aunque yo creo que se inició a edad un tanto tardía como asesino, je je. Y luego era un tanto inculto, porque no conocer los hábitos de la fauna local...
    Un fuerte abrazo, compañera.
    :)

    ResponderEliminar
  18. XD XD XD Poniéndome al día poco a poco, me he topado con este divertido relato. Tiene algo del ácido humor de Hitchcock, ¿no?

    Genial. Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Sí, es la parejita de El enanito de jardín, que si clicas en la imagen del sidebar te llevará a otro relato cortado por un patrón parecido, je je. Muchas gracias por la visita, Obiwan1977.
    Y no tengas prisa, que los relatos no van a huír de mi blog. Como mucho se me declararán en huelga, si no les subo el suelod, je je.
    Un saludo, compañero.

    ResponderEliminar
  20. jajajajaja interesante reflexión la del final , no le salió nada bien saludos y es un placer leerte

    ResponderEliminar
  21. Gracias, despe. Estoy feliz por la visita. Como ya he dicho, y es vox pópuli, el pobre hombre era un completo desastre. Mejor que se hubiera quedado soltero. ¡Pobre mujer! ¡Y encima es ella quien es troceada, cuando pudiera haberse dado el enfoque contrario! Esposa harta de tanta inutilidad conyugal, pasa por la picadora a su marido, ja ja.
    Un fuerte abrazo, compañera de terrores.

    ResponderEliminar