sábado, 20 de febrero de 2010

Desesperación

Bueno, por fin se ha marchado el trasto de Gurmesindo. Realmente, no tengo espíritu de niñera. Soy un solterón empedernido. Con mis soledades y mis egoísmos. Mis aficiones deleznables, y mi mal humor característico. Eso es lo que soy, y por algo vivo en este castillo, con la compañía de mis sirvientes.
Por cierto...
¡Harry!
Ah, ya llega mi reciente fichaje. El cuidador de las bestias. Y también mi bibliotecario personal, je je (aprovechando la época de crisis, y el desempleo abundante, le encomiendo más tareas de las que le corresponden en su contrato laboral).
- Sí, mi amo...
Te veo triste.
- Echo de menos a mi mujer, mi amo.
Ya, pero no creo que quiera recuperarte, más teniendo en cuenta tu confusión del día de San Valentín con el de Halloween.
- Ya. Bueno. No fue para tanto. Si ni siquiera la achicharré en la hoguera. Sólo fue una representación con mis colegas de los Ángeles del Infierno.
Bueno. Quien quiera ponerse al día con las desventuras de Harry, que lea el relato publicado el susodicho día de los enamorados, buf.
Veamos, Harry, mi sobrinete Gurmesindo me ha dejado mal sabor de boca al escribirme un relato, no de terror, si no de humor.
- Tiene usted un sobrino infumable. Ojalá lo atropelle un tren de alta velocidad.
Todo se andará. Deseo quitarme el regusto amargo que me ha dejado su terrible cuento, leyendo una historia más acorde con Escritos de Pesadilla. Así que acércate a la biblioteca y tráeme algo mínimamente interesante.
- Vale. Obedezco, aunque le recuerdo que soy el cuidador de los animales. Esto en teoría no forma parte de mis funciones. Por 300 euros mensuales a jornada completa, no pienso...
Calla, y haz lo que se te ordena. Si no, te despido. Hay quinientos criminales anhelando ocupar tu lugar.
Qué chico más solícito. Y rápido. Ahí viene con el relato.
- Aquí tiene, pedazo de... digo, mi amo.
Parece una historia interesante. Si me gusta, te doy la tarde libre.
- Como si quiere irse al infierno...
¿Decías algo, Harry?
- Nada, nada...




Era un llanto.
De desesperanza.
Representaba la derrota.
El fin de la demencia.
- ¿Dónde crees que vas? - le llegó la voz sibilina y repulsiva de Ácatos. - Hiciste el juramento. La firma lleva tu propia sangre. No puedes retractarte. Ni echarte atrás.
Caminaba a pasos presurosos. Por dondequiera que fuera, Ácatos le seguía.
Se alejaba de su hogar. No podía retornar a él. A su interior. A lo que en ello ahora moraba...
La gente le miraba al pasar entre tropezones por la multitud. Era de día en la gran urbe. La hora punta de la mañana en que los niños y los jóvenes iban a sus estudios y las personas mayores a sus ocupaciones laborales.
- No sufras más.
Se lo decía a sí mismo.
Sus zancadas eran amplias.
Pasó varios pasos de cebra sin preocuparse si había tráfico circulando en las inmediaciones. Recibió varios reproches de transeuntes a los que golpeaba con sus codos y sus manos.
Estaba ya desenfrenado.
- ¡Vuelve, bastardo! Sellaste el pacto - le chilló Ácatos, airado.
Era una locura.
En el momento de la pérdida de su mujer y sus dos hijitas en el accidente de autobús cuando viajaban a ver a los padres de su esposa, todas sus creencias religiosas dejaron de tener sentido. ¿De qué le servía tener un buen puesto en el equipo de redacción del periódico, si acababa de perder a lo más preciado de su vida? En un arrebato de locura, no quiso que se celebrara ningún funeral, ordenando simplemente la cremación de los restos de su familia en completa soledad.
Entonces llegó él.
En una ocasión, una compañera mejicana le dijo que él era una persona muy sensitiva, proclive a la percepción de ciertos fenómenos extrasensoriales. En aquel momento se rió con ganas. Seguro que tendría madera de un buen vidente, le dijo, sonriente. Meses después sucedió la tragedia. A los pocos días empezó a sentirse observado. Pensaba que sería algo propio del reciente duelo. Hasta que una tarde, en su dormitorio, se presentó aquella sombra profunda llamada Ácatos. No tenía forma humana ni de animal. Era informe. Le insinuó que podría hacerle recobrar vida a sus ancestros fallecidos. Todo a cambio de un contrato. La venta de su alma.
Firmó sin dudarlo. Susana. Elenita. Margarita. Su bella mujer y sus dos hijas. Las necesitaba de vuelta... Su propia sangre selló el pacto.
Pasaron las horas. Los días. Casi una semana. Ácatos no había cumplido, por tanto no le debía nada ni a él ni a su amo y señor de las sombras perpetuas...
Llegó una noche. Eran las once y media. Estaba terminando de cenar.
Fue cuando por fin regresaron.
Todos sus ancestros.
De generaciones anteriores.
En estado cadavérico y descompuesto.
Los abuelos.
Los tíos y tías.
Primos cercanos y lejanos.
Sus propios padres.
Susana.
Elenita.
Margarita.
Toda una generación de sus apellidos.



Continuaba caminando.
Entonces avistó el puente del ferrocarril. Con su pretil. Apresuró más su caminar. Se encaramó sobre el borde, dispuesto a caer al abismo. En ese instante se acercaba un tren mercancías.
- ¡Si mueres antes de tiempo, te haremos de sufrir lo inimaginable! Aún te necesitamos con vida para que hagas la misión que tenemos pensado encomendarte - le rugió Ácatos.
Pudo escuchar sus amenazas con claridad.
Poco le importaban.
Miró hacia abajo.
Calculó el instante en que pasaría la locomotora por debajo del ojo del puente, y con las pocas fuerzas que le quedaban, se impulsó hacia el frente, dejando caer su cuerpo al bendito vacío.

16 comentarios:

  1. Buen fin de semana
    Elisa, Argentina

    ResponderEliminar
  2. Buffff, si es que hay que tener mucho cuidado con lo que se firma.

    Un terrorífico saludo.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre me dejas los pelos de punta. Me imagino a los parientes andando como zombies en plena putrefacción acercándoseles. ¿Llamaron a la puerta o se les acercaron por la calle? . Abrir la puerta sería...Uhaauu...

    Bueno te dejo un beso de lejos, no me vayas a pegar tu lúgubre espíritu. Feliz fin de semana. '¡Ah! y me voy ahora a 5links para dejarte tus 10 puntos merecidos.

    ResponderEliminar
  4. Eso es lo que pasa cuando firmas un contrato sin leer las cláusulas.... que te dan lo que menos te esperas que sea mas parecido a lo que compras.
    Ya me diras que hizo Ácatos despues.
    Besos de wikend.

    ResponderEliminar
  5. ...para desesperarse¡ Otro buen relato. Enhorabuena. Muy bueno. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. que arte que tienes en escribir me encantan tus historias y el extenso vocabulario que susas.

    Salu2

    ResponderEliminar
  7. Juer si es que ya eran demasiados. Este relato me ha traido a la mente una frase que yo digo mucho, cuando estoy en una seria duda. "no se si tirarme al tren o al maquinista".
    Evidentemente Gumersindo lo tenía más claro.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Elisa. Igualmente te deseo lo propio.
    Un fuerte abrazo desde la lluviosa y fría Pamplona.
    :)

    ResponderEliminar
  9. Efectivamente, obiwan1977. Por eso es mejor no casarse, ja ja.
    Un fuerte saludo.
    :)

    ResponderEliminar
  10. La visita de Meg es siempre de las más aleccionadoras. No se cómo te atreves a repetir, llevándote los sustos que te pego.
    La esperanza inicial del protagonista, al firmar el infame pacto con el malévolo Ácatos se tornó en desasosiego al verificar que el demonio cumplía con lo prometido, pero de forma literal...
    Preferible no emular semejante contrato. Así que ya sabes, ni se te ocurra negociar con los bancos, ja ja.
    Recibe un fuerte abrazo, y pasa un fin de semana descacharrante.
    :)

    ResponderEliminar
  11. Hola, Nikkita. El aborrecible Ácatos recurrió a Zapatero para que le bajaran el sueldo al protagonista y le subieran la edad propicia de jubilación hasta los noventa y cinco años, ja ja.
    La venganza, como ves, fue tremebunda.
    Un besote de madrugada, compañera.
    :)

    ResponderEliminar
  12. Hola, Anrafera. Como siempre, muy contento por tu visita y por la crítica positiva acerca del relato.
    Recibe un fuerte abrazo.
    Y una sonrisa de oreja a oreja, ja ja.
    :)

    ResponderEliminar
  13. ¿Qué tal, Joel? Campeón del tunning. Muy satisfecho por tus visitas, y me encanta que te gusten mis historias. Y bueno, lo del vocabulario me viene desde que me pegué de pequeño de cabeza contra un árbol. Once puntos de sutura y doble personalidad, ja ja.
    Recibe un fuerte abrazo, compañero.
    :)

    ResponderEliminar
  14. Jolines Nela. Hay que tirarse al tren, que al maquinista hay que pagarle el salario, ja ja.
    Un fuerte abrazo y,
    ... no me nombres a Gurmesindo, buf.
    :)

    ResponderEliminar
  15. Bueno, la verdad, no he podido evitar sentirme identificada con el tío de Gumersindo. Vaya personaje! Una chulada!

    Y me gustó el acto del que firmó el contrato,_joer, pero a quién se le ocurre que uno va a querer que los ancestros regresen en ese estado?_Pooobre, hizo bien! :) jijijiji

    ResponderEliminar
  16. Hola, Andri Alba. Desde luego el hombre no estuvo asesorado por su abogado cuando firmó el contrato, ni por supuesto leyó la letra pequeña...
    Una pena. Esperemos que acertara con el tren, porque malo sería que encima saliera ileso y luego tuviera que volver a casa para dar de comer a toda su familia...
    Un fuerte saludo, y una carcajada de Drácula pluriempleado. :)

    ResponderEliminar