viernes, 19 de febrero de 2010

El conjuro

Esta madrugada se me ha ocurrido dar un breve garbeo por el ático. Simplemente acompañado de la lumbre tenue y mortecina de mi candil de mano, fui recorriendo la angosta estancia, apartando infinidad de cortinas de telarañas, y resguardando mis fosas nasales y la propia boca con un pañuelo de fino encaje para evitar estornudar y toser por el polvillo levantado. En un momento dado, di con una carpeta de tapas viejas y acartonadas. Por los bordes asomaban unos cuantos folios, y en uno de ellos, el que más me llamó la atención por el pentáculo dibujado en la parte superior derecha, un conjuro de lo más tenebroso. No es necesario decir que desde su descubrimiento, mi primer deseo era compartir su contenido con ustedes, mis fieles lectores. Y aquí se lo tiendo, para que lo lean entre susurros...



Oh, cuánta maldad aún emana de Tadeus Dorph.
Su sibilina presencia queda manifestada en el entorno de su territorio marcado por la locura implantada en su diabólica mente. Impregnando cada rincón. Cada ángulo.
"Yo no soy realmente malo" - osas murmurar con voz deteriorada y mecanizada en la cinta recogida de tu psicofonía.
¡Malvado, hijo de Satanás! Reconoce tu sino y haz que tu esencia repose definitivamente en la penitencia del averno. No comentes tu estado en presente. Fuiste una úlcera sangrante. Una enfermedad devastadora para tus semejantes. Tus allegados más directos sufrieron las consecuencias de tu iniquidad. Afortunadamente tu reinado de dolor y muerte llegó a su fin con la intervención de nuestros antepasados. La del pueblo liso y llano. La justicia fue tomada por sus manos, cierto. Pero es que tú, Tadeus Dorph, no merecías mejor final que el arrebato de la multitud al lapidar tu cuerpo con una lluvia de piedras y la contundencia de las estacas. De esto ya hace más de dos siglos, Tadeus. Tu espíritu errante está fuera de lugar en el momento presente. Has de aceptar la sepultura eterna. Y afrontar el castigo impuesto a tus crímenes.
Tus padres.
Una hermana.
Dos primas de corta edad.
Todos erradicados por la malevolencia de tus instintos animales.
Te encantaba el sabor de todos ellos.
El olor que desprendían al amparo de las llamas de la hoguera.
Tu apetito trascendía toda tolerancia cristiana.
La carne humana era tu deleite.
Aún así, te repito, Tadeus, que todo forma parte ya de tu pasado.
Te conjuro a que abandones este lugar para siempre.
Que dejes de atormentar con tu presencia a los inquilinos de esta casa.
Abandona este plano secuencial de la vida.
Es hora de reunirte con seres semejantes a tu condición.
Vete.
Ahora.
Tadeus.
Y descansa, si puedes, en el sitio que te corresponde.
Para siempre jamás.
Toda la eternidad.
Amén.

12 comentarios:

  1. El exorcismo no tendrá efecto hasta que no se abran las ventanas y desaparezca el aroma a carne quemada que satura el ambiente. Lo leí en el manual satánico del maestro Arguiñano.

    Buenas historias, un saludo iniciático.

    ResponderEliminar
  2. si que me dejastes con miedito saludos Roberttttt
    despe

    ResponderEliminar
  3. Ay Robert... si es para que Tadeus se largue lo leo en alto.... si no... mejor lo dejamos estar, que ya tenemos por aquí bastantes cizañeros....
    Besos de fin de semana :).

    ResponderEliminar
  4. Yo tendría palabras más gruesas para el tal Tadeus.
    Pero tú has convertido esa bajeza en algo literario, Robert.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Robert ¿no sera lo que me imagino un canibal? que barbaridad con las cosas que hay para comer y se le ocurre comerse esto, has coseguido intrigarme y asustarme pero sabes yo creo que si colocas un poquito de incieso de violetas y una velita blanca ese ser maligno se ira por donde ha venido, me ha gustado mucho tu narración seguiré leyendote y eso que nunca veo las peliculas de canibales ni de zombis por que me ponen los pelos de punta

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, rapanuy. La verdad es que en sapiencia gastronómica, el Arguiñano es un maestro. Se lo recomendaré a mi cocinero Bogus Bogus.
    Recibe un fuerte saludo igualmente. :)

    ResponderEliminar
  7. Hola, despe. Nada, la sensación de miedo se disipa dando cien saltos en vertical. Así rompes a sudar, a la vez haces ejercicio y consigues ponerte a tono. Después de los saltos, te aseguro que ya no te acuerdas del pobre Tadeus, je je.
    Un fuerte saludete.:)

    ResponderEliminar
  8. Nada, Nikkita, tienes que leerlo empleando un megáfono, para que se entere todo el vecindario. Entonces, o una de dos, o Tadeus se larga, o te meten una multa de trescientos euros por escándalo público, ja ja.
    Un beso de Bugs Bunny, compi.
    :)

    ResponderEliminar
  9. Hi, Fernando. Pues si, el muy desgraciado se merece el mayor de los castigos. Mira que cepillarse a mandíbula batiente a toda su familia por un quítame allá que estoy hambriento...
    Recibe un fuerte saludo. Y que pases un buen fin de semana.:)

    ResponderEliminar
  10. Hola, Corazón Verde. Estoy muy feliz de recibir tu visita. Pues si, el tal Tadeus fue un caníbal, y por eso el populacho se tomó la justicia por su mano, quedando el espíritu infame del asesino rondando en la casa de una familia actual. Y claro, hay que exorcizarlo para que deje tranquilo a los inquilinos...
    Recibe un fuerte abrazo. :)

    ResponderEliminar
  11. Juer los pelos de punta se me han quedado gracais a este conjurito de los demonios.
    Ni te beso, ea
    Nela

    ResponderEliminar
  12. Carajo, Nela. No es para tanto.
    Si lo llego a saber, no saco el legajo a luz pública. Se hubiera quedado para siempre en el ático...
    Buahhh...
    Un saludote efusivo desde mi mansión de las pesadillas, compi.
    ;)

    ResponderEliminar