miércoles, 10 de febrero de 2010

La maldición

¡Rayos! ¡Centellas!
¡Yo te maldigo, Dominique, por los cuernos corruptos de diez mil demonios caídos en desgracia! ¡Esto es un rincón del terror! ¡De la angustia galopante! ¡Del misterio insondable!
Es permisible colar de rondón algunas de mis creaciones de ciencia ficción, pero espaciándolas en el tiempo. ¿A quién se le ocurre publicar dos seguidas?
¡Y encima el segundo a mis espaldas, aprovechando que yo estaba ausente, acompañando en una cafetería transilvana en la hora del té a Madame Calva Ominosa y a su preciosa sobrinita, la señorita Rodolfina Chillidos!
Acércate, canalla, que voy a dejarte la espalda desollada con mi látigo de veinte colas.
¡ZAS! ¡ZAS! ¡ZAS!
- ¡Ay, mi señor! Que duele mucho. No podré tumbarme en un mes.
Así te servirá de escarmiento, caradura.
Y mientras te vas a curarte las heridas lacerantes con vinagre y sal gorda, procedo a entretener a mis recién llegados con una historia de terror...




Me llamo…
No importa. Es mejor dejarlo en el anonimato.
Me encuentro a solas en mi habitación del motel de carretera, alejado cincuenta millas del lugar de nuestro encuentro con la maga.
Se llama La Dama Altiva. Dispone de su local entre las barracas de tiro al blanco y el medidor de fuerza del mazo de la feria ambulante instalada en la ciudad por espacio de veinte días. Acudimos los tres a visitarla. Los nombres de mis amigos también me los reservo. Ya no merece la pena recordarlos.
Están ambos muertos.
Esta señora es una especie de adivinadora. Dice que lee el futuro. Es una mujer ya muy mayor y vestida con ropajes de lo más estrambótico. Hace una semana que la vimos. Entramos muy bebidos y con ganas de pasarlo bien a su costa. De principio nos negamos a pagarle por adelantado. La bruja se lo tomó con relativa naturalidad. Nos sentamos los tres enfrente de ella. No tenía ninguna mesa. Ni la bola de cristal que se supone que suele utilizarse en estos casos. Simplemente nos tocaba la frente con el revés de una de sus manos y nos decía la buenaventura. Ninguno la creímos. Es más, nos reímos en su cara y empezamos a destrozarle gran parte de los ornamentos arracimados en las estanterías de la diminuta estancia. La mujer se puso furiosa. Exigió que nos marcháramos de allí, eso si, previo pago de quince dólares por los servicios prestados. Uno de mis amigos le arrojó un resguardo usado de una de las atracciones que habíamos disfrutado antes de visitarla. La Dama Altiva se puso extremadamente arisca y nos sentenció a los tres con una frase:
“En cuanto os abandonéis al sueño, el despertar se os alejará para siempre.”
Abandonamos su local entre carcajadas.
Eso fue hace cosa de una semana exacta.
Cada uno de los tres nos fuimos a nuestras casas respectivas.
A pesar de haber bebido como un cosaco, me encontré muy desvelado y no pude pegar ojo.
A la mañana siguiente, me enteré de la muerte de mis dos amigos. Sus familiares me dijeron que se encontraban en perfecto estado al llegar a sus hogares, dejando aparte el hecho de que estuvieran borrachos, y ambos se acostaron sin problemas. Más una vez que se echaron a dormir, la muerte les rondó hasta el punto de no dejarles disfrutar del amanecer.
Los dos eran muy jóvenes. Veinte y veinticinco años.
No hay derecho. No se puede condenar a la muerte a personas con toda la vida por delante.
En mi caso, me mantengo al límite de mis fuerzas. Llevo insomne desde el día que tuvimos a mal visitar a La Dama Altiva. En el mismo día de las muertes de mis amigos, regresé a la feria, pero aquella extraña mujer ya no estaba disponible. Ni siquiera me permitieron verla aun rogándolo de rodillas y con el rostro en llanto.
Bebo café negro sin parar. Taza tras taza. También echo mano de las bebidas energéticas. Y me pincho las yemas de los dedos con alfileres.
Pero son siete días y siete noches sin haber dormido un ápice. Por eso me he alejado de mi casa. De mi familia.
De rendirme al sueño mortal, prefiero hacerlo lejos de mis seres queridos.
Pues se que en cuanto de la primera cabezada, mi vida se habrá apagado para siempre.

21 comentarios:

  1. hola:

    me encanto tu blog, los escritos excelentes y bien redactados.
    muchas felicidades

    ResponderEliminar
  2. vaya con la maldición, me encanto el grafico y se ve que tiene cierto miedo a dormir que espanto, y siete dias me muero, como lo prometido es deuda aqui estoy gracias por tus buenos deseos y sigo adelante con las historias
    buenas noches
    patricia

    ResponderEliminar
  3. Brrrrr, Robert. Estoy helada de frío. Hace frío en mi despacho y se me ha metido hasta los huesos tras leer tu relato. Esta noche voy a tener reparo para quedarme dormida. Pero espero que no pase nada. Yo no me reí de la Dama de la Noche.

    Serás el culpable de mi derrumbanmiento si no logro dormir. Te lo advierto.
    De todos modos un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  4. No consigo tiempo para leerme todos los relatos que cuelgas, pero los que consigo leer los disfruto...
    Salu2

    ResponderEliminar
  5. ...lo que pasa por reirnos de los demás. Muy buen relato...y que mala la bruja. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. También yo me inflo a café todos los días... pero sin haber visto a esa señora ;D
    Genial.

    ResponderEliminar
  7. no no con lo que me gusta dormir
    vaya con la vieja

    ResponderEliminar
  8. Me has hecho temblar y ahora me da miedo irme a la cama. ¿Será posible?.

    Por cierto, ¿de dónde sacas esos dibujos espeluznantes?.

    Un beso, Robert.

    ResponderEliminar
  9. puess genioo djandote un gran 2010 para ti besosos.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias almalu. Tu rincón también es muy interesante. Recibo con alegría tu visita, y ya sabes, las puertas de mi castillo pérfido y oscuro están abiertas de par en par para recibir nuevas visitas.
    Ya sabes, tengo que tratar de llenar las celdas de mis mazmorras, ja ja.
    Un fuerte saludo desde Pamplona, Navarra, España- :)

    ResponderEliminar
  11. Gracias patricia por la visita. Pues si, el del dibujo podría ser de verdad una caricatura del personaje central del relato, ja ja.
    Yo sin pasar la siesta de la tarde, no puedo, así que imagínate siete días con sus noches, más espabilado que un gato. ¡Un horror!
    Un fuerte besote, compañera. Nos seguimos leyendo como debe ser, xD.

    ResponderEliminar
  12. Hola, meg. Vaya impresión que te ha causado el protagonista anónimo del relato, je je. Pero al final has podido dormir a pata suelta, por lo que veo. Eso si, noto tus nervios en la forma que has tecleado los comentarios frente al ordenador. Cachis.
    Las fotos las consigo mirando por google, tratando que no tengan copyright, claro. Eso si, si alguien pide que retire alguna por esto último, lo hago al instante. No hay mala fe por mi parte.
    Recibe un besote extra especial por el doble post, ja ja. :P

    ResponderEliminar
  13. Hola, Markos. Tú tranquilo. Los relatos se quedan en Escritos de pesadilla para toda la vida, así que puedes tomarte todo el tiempo que quieras en leerlos.
    Recibe un fuerte abrazo, compañero.
    :=)

    ResponderEliminar
  14. Hola, ANRAFERA. Pues si, los chicos se mofaron de mala manera, aunque la bruja era super malísima. Vamos, que tres vidas por simplemente destrozarle parte del atrezzo de su barraca me parece algo desmedido, ja ja.
    Recibe un fuerte abrazo, compi.
    :)

    ResponderEliminar
  15. Ya, Fernando. Pero seguro que no tomas redbull a todas horas ni te hincas alfileres puntiagudos en las yemas de los dedos, ja ja.
    Hasta que no lo hagas, no puede equipararte al muchacho del relato, eh.
    Recibe un fuerte abrazo, compi.
    :)

    ResponderEliminar
  16. Ya sabes, Alex. Cuando lleguen las fiestas del pueblo, y acudas a la feria, nada de risitas cuando veas a una adivinadora. No sea que tengas que pasarte una larga temporada sin pegar ojo, ja ja.
    Aunque si tal caso ocurre, siempre queda ver los programas de concursos amañados que echan de madrugada por la tele...
    Un fuerte abrazo, amigo lector.
    :)

    ResponderEliminar
  17. Gracias, Mónica. Igualmente te deseo un 2010 esplendoroso. En cuanto pueda, me escapo a tu rincón de poesía. Un fuerte abrazo, amiga.
    :)

    ResponderEliminar
  18. Cuando hayas moderado este comentario, ¡ya se ha dormido! ¡fijo!
    Me ha encantado
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  19. Eres igual de buena que la malvada adivinadora del cuento, Nela. Hemos llamado a la recepción del motel donde estaba, y lo acaban de encontrar momificado.
    ja ja.
    Recibe un fuerte abrazo, compi.
    :)

    ResponderEliminar
  20. Vaya tela, Robert... solo de imaginarme 7 dias sin dormir... vamos, que yo o encontraria a la bruja esa, o me duermo seguro.... jajaja.
    Besos soñolientos y helados.

    ResponderEliminar
  21. Je je, Nikkita. Lo más preferible es no acudir a la caseta de la Dama Altiva. Y si lo haces, que sea pagando y dejándole encima una buena propina, por si las moscas, ja ja. Un besote, compañera. :)

    ResponderEliminar