jueves, 22 de abril de 2010

El luto de toda una ciudad

Aquí está la sala repleta de lectores expectantes ante el próximo relato. Mientras Harry y Dominique van repartiendo las fotocopias del mismo para cada asistente, salgo al jardín trasero para acariciar los hocicos de mis adorables mascotas...
Enseguida vuelvo. No se extrañen que me haya puesto la armadura de un noble caballero medieval. Es que los animalitos son un poco impulsivos en la demostración de su cariño hacia un servidor...



Kid Number One era el súper héroe de Ciudad Brillante. El lustre del nombre de la localidad no quitaba para que aun así existiera una tasa de delincuencia lo suficientemente llamativa como para sobrepasar en ocasiones la pericia de la policía local. Era en estas situaciones cuando surgía la figura anónima de Kid Number One. Vistiendo un llamativo disfraz consistente en chaleco antibalas negro de kevlar, mallas a juego con protección en las rodillas y las espinilleras, amén de una máscara de nylon azul marino con los contornos del rostro de un niño, aunque los ojos, la nariz y los dientes que surgían tras los orificios faciales intuían la presencia de una persona completamente adulta resguardada detrás del anonimato de la figura reseñada. Kid Number One no se vanagloriaba de poseer súper poderes que inmovilizaban al más ruin de los infractores de la ley con un simple chasquido de dedos. Disponía de una estupenda preparación física, con conocimiento de ciertas artes marciales y de defensa personal, y se servía de un simple taser de impulsos eléctricos, un bote de gas pimienta y unas simples esposas para la detención del criminal de turno. Por tanto, aun conociendo la ciudadanía y las fuerzas públicas del origen sencillo y natural de su súper héroe, Ciudad Brillante estaba completamente orgullosa de estar bajo el amparo de su peculiar protección.
Diez años llevaban recibiendo su ayuda desinteresada, incrementándose la seguridad en la ciudad, hasta poco a poco, convertir todos sus problemas en un sencillo crucigrama de fácil resolución final.
Fue entonces cuando llegó la extraña figura del Adiestrador de Jaurías.
Su presencia se hizo de notar en las madrugadas, como debía ser en todo villano, aunque por desgracia, este no iba a ser de opereta. Los primeros en padecer sus tropelías fueron los propios miembros de la policía. Una patrulla nocturna se fijó en la silueta de un hombre de dos metros de estatura, de cierta corpulencia, ataviado con un impermeable verde oscuro, pantalones de camuflaje a juego y sus botas de monte. Iba apoyado en un enorme y basto bastón de madera tallado por sus propias manos. Pero lo que más intrigó a los agentes es que los perros callejeros iban tras sus pasos. Sin bajarse del vehículo, llamaron su atención por el micrófono del altavoz.
El extraño los miró fijamente…
Desde el interior del parabrisas, los dos policías comprobaron consternados que aquel hombre no disponía de ningún rasgo que sobresaliera sobre la faz de su rostro. Disponía de los orificios nasales, pero no de nariz, de los oídos, pero carecía de orejas, su dentadura se mostraba amarillenta en toda su plenitud, sin necesidad de esbozar sonrisa alguna por la falta de la carnosidad de los labios… Y sus ojos, unos enormes ojos saltones se removían locamente en las cuencas.

Con un ademán ordenó a quince perros rabiosos y enloquecidos a abalanzarse sobre las puertas del coche patrulla. Los agentes quisieron abandonar la escena, pero el Adiestrador ya estaba situado enfrente del morro del vehículo, y con la base del palo se fue ensañando con el vidrio del parabrisas, hasta cuartearlo y hacerlo trizas, facilitando el acceso de los animales al interior. Los ladridos y gruñidos de los perros silenciaron la muerte dolorosa y cruel de ambos policías…
Aquella noche, el Adiestrador de Jaurías asesinó a otros dos agentes de policías más.
No se tardó nada en ordenar un dispositivo de seguridad en las siguientes horas. El comisario Leonard Fax esperó anhelante a que Kid Number One se enterara de ambos sucesos luctuosos en la prensa matinal, y a través de las emisoras de radio y televisión locales.

“Precisamos de toda colaboración posible para esclarecer esta atroz matanza de agentes defensores de la ley de nuestra noble ciudad.” – urgió el comisario en la culminación de la rueda de prensa.

Tuvieron conocimiento del autor de las muertes de los cuatro agentes por las mini cámaras de vídeo instaladas en ambos vehículos policiales. Y lo que vieron, les heló la sangre en las mismas venas. Aquel individuo había actuado como un ser desprovisto de todo aprecio hacia la vida humana. Cuando se le veía destrozando los cristales delanteros de los coches, su terrible rostro deforme irradiaba un odio infinito hacia las personas que estaba dispuesto a asesinar.

Pero lo que más les aterró fue la obediencia fiel de los espeluznantes perros callejeros de Ciudad Brillante. Aquella persona ejercía tal influencia demoníaca sobre los canes, que la única manera de intentar contrarrestarla era con la colaboración de las brigadas de asalto convenientemente equipadas…, aparte de Kid Number One. Su héroe. Un ciudadano bienintencionado, valiente y sumamente idolatrado por los más de trescientos mil habitantes de Ciudad Brillante. Estaban seguros que con su altruista colaboración, la irrupción criminal del Adiestrador de Jaurías tendría un punto y final en las siguientes veinticuatro horas.
Kid Number One se enfundó su indumentaria de atrevido súper héroe. Estaba indignado por el atroz acto cometido por aquel villano surgido de la nada. Mientras las brigadas especiales peinaban la ciudad palmo a palmo, Kid Number One fue a su aire como todo héroe de cómic que se preciara, aunque en este caso él fuera de carne y hueso. Estuvo investigando en la red subterránea del alcantarillado, en el basurero municipal, los polígonos industriales donde hubiera naves abandonadas, el cementerio y en los suburbios de Ciudad Brillante, pero sin ningún resultado positivo. Así fue pasando el día, hasta que llegó la siguiente noche…

El Adiestrador de Jaurías observaba el despliegue de los pelotones de asalto desde las alturas de los edificios. Hilillos de baba fluían desde los intersticios de los dientes, hasta caerle por la barbilla. Desde la seguridad de su atalaya, y con el mando del bastón, fue ordenando a una infinidad en número de feroces perros a que atacaran a las fuerzas de élite con saña y violencia inusitada. Los agentes se vieron desbordados. Había más de cuarenta, cincuenta, sesenta perros salvajes, asilvestrados, dispuestos a morder sin mediar provocación alguna. Un batiburrillo de gritos angustiosos, ráfagas de disparos y ladridos infernales alcanzaba a ser escuchado por los oídos del Adiestrador. No hacía falta que nadie le dijera que aparte de un significativo número de sus animales siendo abatidos a tiros, también se producían bajas mortales entre los miembros de las fuerzas de asalto. Y esa mezcla de sangre le producía una alegría insana. Instintivamente, alzó sendos brazos y se puso a recorrer las azoteas, saltando, brincando y corriendo como un poseso.
Sus planes estaban saliendo a las mil maravillas. Era motivo para estar más que eufórico…

Kid Number One captó finalmente la figura del Adiestrador de Jaurías a través de sus binoculares de visión nocturna. Empleando el correspondiente sigilo, lo fue siguiendo en su dantesco recorrido por las azoteas de las edificaciones. La persecución duró un cuarto de hora, hasta que el Adiestrador se detuvo en un barrio de la zona norte de Ciudad Brillante.
Estaba dispuesto a reanudar una nueva matanza, enarbolando el bastón, presto a dirigir la siguiente oleada de perros asilvestrados contra otro pelotón de incautos agentes, cuando reparó en la presencia de Kid Number One. Se volvió mínimamente, el escaso movimiento que le permitió el súper héroe al propinarle una patada en la corva de la pierna izquierda. Al Adiestrador se le escapó el bastón al suelo, y a duras penas mantuvo la verticalidad. Se quedó mirando a su oponente.
- Kid Number One – graznó con voz cavernosa, encarándole abiertamente.
- Ese soy yo. Vengo a poner fin a tus salvajadas, hijo de perra.
El Adiestrador soltó una carcajada amplia y desagradable.
- ¡Los perros! ¡Son mis lacayos! ¡Mis soldados! ¡Por algo me llamo el Adiestrador! Pero no soy perverso. Mi visita a tu ciudad tiene un único propósito.
- No me digas, retorcida alimaña.
- Tu fama te precede fuera de los límites de Ciudad Brillante. Te consideras una especie de héroe. Yo vengo a demostrarte cuán equivocados están tus seguidores y tú mismo. Eres de carne y hueso. Por tanto, alguien a quien poder abatir. Al revés que yo. Estás ante un maldito villano que nunca morirá a manos de un puñetero mortal.
- Eso veremos.
Kid Number One le propinó una segunda patada, en este caso en la rodilla derecha. El Adiestrador retuvo la respiración. Retrocedió un paso y recogió el bastón. Acto seguido extendió el brazo que lo portaba, golpeando a Kid Number One en la boca del estómago. El chaleco antibalas minimizó el impacto. Kid realizó una voltereta, cayendo de pie al lado derecho del Adiestrador. Le aplicó el taser empleando el máximo voltaje. El Adiestrador apretó los dientes, retorciéndose de dolor, pero sin perder el conocimiento. Kid le aplicó una segunda descarga.
- Ja, ja, cabrón. Héroe de risa. Si eso es todo lo que sabes hacer… - musitó el Adiestrador, echando espumarajos por la boca.
Se revolvió, plantándose cara a Kid Number One. Sus ojos saltones inyectados en sangre miraron fijamente a los de Kid. Separó los dientes y le lanzó un escupitajo, cegándolo. Kid quiso aclararse la vista, pero ya para entonces estaba siendo su cuerpo empujado y desplazado de espaldas, precipitándose desde las alturas de un edificio de veinte plantas… Se sentía liviano, desesperado en su impotencia por no poder aferrarse a ningún saliente. Las ventanas de cada planta desfilaban con demasiada velocidad ante su visión semiborrosa. Kid recordó en ese instante, que a pesar de ser considerado un súper héroe entre los suyos, en realidad era un simple humano que podía encontrar la muerte en el momento menos esperado. Y ese momento ya había llegado para él…


El Adiestrador de Jaurías estaba dichoso. Podía contemplar el cadáver de Kid Number One estrellado contra el suelo del interior de un callejón sin salida. Al poco su cuerpo inánime fue rodeado por perros callejeros de diversas razas y tamaños exageradamente enormes. A una orden del Adiestrador, abrieron sus mandíbulas y se dispusieron a devorar los restos mortales del infortunado súper héroe.
En el corto reinado de terror del Adiestrador de Jaurías, murieron cuatro policías locales, quince agentes de fuerzas especiales y el querido Kid Number One.
El infame personaje abandonó Ciudad Brillante acompañado por sus secuaces de cuatro patas, dispuestos a visitar la próxima localidad que albergase a alguien que se autoproclamase súper héroe. Pues su fin era ponerlos a prueba.
Y si eran humanos…, aniquilarlos para siempre.

17 comentarios:

  1. Menudo relato¡ muy bueno Robert. Espero no se presente en mi ciudad -aquí no hay ningun superheroe humano-...lo que hacen dos escupitajos, bien hechados. Felicitaciones, he pasado un agradable rato leyendo la historia de Kid number one y el villano "Adiestrador de Jaurías". Que tengas un buen día. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Robert, qué buen relato. Pones patas arriba toda la tradición de superheroes. Aquí vence el villano y muere el ser fantástico . Todo al revés. El espejo de Alicia está haciendo estragos.

    De verdad, buena entrada, Robert. Y aquí estoy a recoger mi sorpresa. ¿Dígame dónde?.

    ResponderEliminar
  3. Je, Anrafera. En Pamplona, que yo sepa, carecemos también de super héroe, por tanto dudo que recibamos la nada grata visita del Adiestrador de Jaurías. Bastante es aguantar la mediocre evolución del Osasuna en los tres últimos años, ja ja.
    Recibe un fuerte abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Meg. De nuevo estoy felicísimo porque te haya gustado el relato. Aunque lo que le suceda al héroe, tiene su lógica en mi rincón de pesadillas. Como escritor, aborrezco los "happy End", o finales felices. Y lo siento en este caso por Kid Number One, que por otra parte, era un muchacho muy majete.
    Respecto a tu premio, je, lo tienes un poquito más abajo.
    Mordiscazo Sangriento. Es lo que te mereces, en el buen sentido de la palabra, no pienses mal.
    Recibe un besote, y llévatelo sin temor a que alguno de mis siervos te encadenen al potro de estiramiento, ja ja.

    ResponderEliminar
  5. Fue impactante ver como Kid Number One, intentó acabar con el maléfico exterminador de héroes con un ataque, que para el tal, fue muy poca cosa. Con eso se comprende que el mal con mal se potencia y no se elimina. Tal vez una nana le hubiera hecho explotar la cabeza, pues los diabólicos tal vez deban ser combatidos con cosas totalmente contrarias a aquello que les da poderío y que al final si hacemos lo mismo, no nos diferenciamos de ellos.

    Delicioso este relato anti héroe y más pegado a la realidad, que si la vez desde el punto de vista del día a día, te das cuenta que más triunfa lo que llamamos mal.

    Hoy me las he cobrado todas juntas y te he leído los relatos que desde el chico de la web no había leído.

    Ese es el relato que más me ha impactado y me que más ha logrado dejarme frita del miedo.

    tal vez porque chateo. jajajajajjaaj.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Andri! Estoy contento por tu visita y porque hayas reunido el consiguiente valor de leer varios relatos de un tirón. Tienes que tener ya la vista cansadita de mirar tanto la pantalla del pc, ja ja. Bueno, eso se cura con una buena siesta.
    Si, Kid Number One era humano. Puede considerarse que en tales condiciones, había tenido mucha fortuna durante diez largos años como defensor anónimo de la ley de Ciudad Brillante. Pero es que su lucha había sido contra delincuentes comunes, no contra un súper villano de pessdilla. Y claro, llegado el momento del enfrentamiento, tuvo todas las de perder. Y Ciudad Brillante se nos quedó Gris.
    Si, el de la webcam es un relato que me quedé satisfecho al culminarlo. Es de las veces como autor uno piensa que lo ha rematado bien, je je.
    Y acuérdate de recoger el premio, el Mordiscazo Sangriento, para tu genial blog de la Escribiente Mariposa.
    Un besote desde Pamplona, España.

    ResponderEliminar
  7. Está claro que estas dispuesto a darle la vuelta a las historias ultimamente, y yo que me alegro, pues asi no ganan siempre los mismo, aunque me da lástima Kid number one..
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Creo que con las ansias de enviar el comentario, se me olvidó poner mis datos de nuevo :S

    ResponderEliminar
  9. Ja, ja, Mar, me imagino que el "Anónimo" eras tú.
    Eso es por lo emocionada que te quedaste al leer el final del relato. Con el triste declinar de Kid Number One. No veas cómo lloraban los ciudadanos de Ciudad Brillante en el cortejo fúnebre que desfiló por las principales avenidas de la localidad, antes de tributarle los honores merecidos en el cementerio...
    Y un año de luto, con la bandera de los Estados Unidos a media asta. Buf... Desde luego ha resultado una pérdida irreparable.
    Ya lo siento...

    JA JA JA JA

    Un besote, Mar. Y las penas con pan, son menos penas. :)

    ResponderEliminar
  10. Que lindo relato y que buen estilo de narración que tienes. Me encantó!!
    Me llevo tu banner para que venir a verte sea más fácil.
    Un saludo!
    Lara

    ResponderEliminar
  11. Hola, Lara. Es fantático tenerte como lectora de mi rincón penoso, ja ja. Te agradezco tu comentario y que hayas enlazado mi banner. En cuanto pueda, te correspondo con el de tu página. Recibe un fuerte abrazo. :)

    ResponderEliminar
  12. Muuuuy interesante. Te he descubierto hoy, y por lo visto la calidad que rezuma tu web, tendré que convertirme en uno de los visitantes que están dispuestos a pasar ciertos apuros leyéndote. Saludos desde Andorra.

    ResponderEliminar
  13. Bueno ya tengo mi relato de mieeeedo y ya que tu gran premio que me das pone sus reglas, aqui podras encontrar mi pequeña historia, creo que esta un poco a juego con mi blig gracias por MORDISCAZO SANGRIENTO
    http://elmiradordelared.blogspot.com/2010/04/mordiscazo-sangriento.html

    ResponderEliminar
  14. Bien, llega el malo, y arrasa con el bueno. Por un momento llegué a pensar que Kid vencería...pero me hubiera gustado que un par de chihuahuas poseídos se hubieran merendado al adistrador :-D
    Salu2

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por el comentario y la visita del anónimo procedente de Andorra. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Je, je, Oskar. De miedo tiene poco. Encima con los jadeos, al principio se podía llegar a esperar algún otro tipo de desenlace. Al final le tocaría al tío sumarse a empujar el coche. Si no le iban a dar dos collejas bien merecidos por aprovechado. :)
    Un fuerte abrazo, compi.

    ResponderEliminar
  17. Hola, Markos. Ahora cada cual debe de dejar fluir su imaginación. El Adiestrador llegará a una ciudad donde el super héroe tendrá poderes verdaderos y lo derrotará. Hasta entonces, mejor que los simples advenedizos de héroes de pacotilla dejen el trabajo a las fuerzas de órden público, je je.
    Un saludazo, amigo.

    ResponderEliminar