jueves, 29 de abril de 2010

La balada del asesino inútil

Cuando a veces una tarea no está bien rematada, sucede algo parecido a lo que viene a continuación...



- Déme un refresco - susurré con debilidad.
- Usted no está para beber nada. Se muere, sabe. Confórmese con eso - me contestó con inmensa frialdad el hombre de la guerrera verde oscura.
Yo ya lo veía todo borroso. Sin matices que me aclararan su ubicación.
- No... No me moriré - le dije en un hilo de voz casi inaudible para mí mismo.
Noté sus pisadas al lado de mi cuerpo caído.
- ¿Cómo dice, amigo? No le entiendo nada.
"Hable más alto. Esfuércese, anda.
No podía ya ni alzar la cabeza. Todo mi cuerpo reposaba en horizontal sobre el frío suelo del desierto de Sonora. Notaba la superficie granulosa debajo de la tela desgarrada de mi camisa de seda negra. La humedad de mi propia sangre la dejaba empapada. Al menos no había charco. La arena se encargaba de absorber el líquido que emanaba de mis duras heridas infligidas por la katana japonesa.
Era noche cerrada y a aquel idiota no se le ocurrió otra cosa que querer matarme con la típica arma de samurai.
Escupí grumos de sangre sobre mi lado derecho. Se me cerraban los párpados.
- Bueno. Está claro que lo suyo es ya historia. Esta madrugada alimentará a los putos coyotes - se mofó ese asesino de pacotilla.
Se me oscureció la vista y con ello la vida que yo conocía quedó apagada para siempre.

No se cuánto tiempo habría pasado desde que fallecí a manos del sicario del tipo al que le debía una cantidad respetable de dinero. Aún era de noche. Casi no se veía nada. Por no haber, no había ni luna llena y el firmamento estaba abarcado por infinidad de nubes. Al menos no soplaba el aire nocturno del desierto. Aunque la verdad, si yo ya era un cadáver ambulante, no debía de preocuparme por las bajas temperaturas del momento. Sólo me indignaban los desgarrones de mi vestimenta. Era de las caras, y ese inútil se había cebado en ella con nula precisión. Claro, si a un cerdo le atraviesas varias veces sin ton ni son con un cuchillo, acabará desangrándose en la matanza.
Lo lógico hubiera sido que con aquella arma tan mortífera me hubiera matado de una simple tajada, rebanándome el cuello. Mejor. De haberlo hecho, yo no sería ahora una especie de muerto viviente. En un futuro terminaría oliendo a descomposición dentro de mi cuerpo corrupto, pero dado mi reciente fallecimiento continuaba tan fresco que una verdura expuesta en el puesto del tendero de un supermercado. Caminaba muy fluido, con paso normal, hasta con alguna que otra apreciable zancada. Mi instinto me llevó al abandono del desierto al dar con la carretera estatal. No muy lejos de ella debía de estar el área de descanso donde el asesino a sueldo me invitó a un último trago antes de reclamar mi presencia en un área abandonado de Sonora...
Con suerte, dada la estulticia del tío, esperaba verle de nuevo en el mismo sitio. Tenía unas ganas enormes de devolverle el favor con una caña mejicana a mi costa.



Estaba algo más lejos de lo que recordaba. Claro, recorrer el trayecto en coche con las manos maniatadas y con el tipejo conduciendo como un loco, a la vez que observaba la katana ubicada sobre el asiento del copiloto te daba la sensación de que el tiempo volaba. Ahora estaba desandando el recorrido a pie, y aunque ya no perdía más sangre porque ya la hube perdido toda y mis heridas no me dolían, esa cantidad de kilómetros había que patearlos como si fuera un vulgar recluta en su primer día de entrenamiento en uno de los campamentos militares del tío Sam.
La realidad es que el sol empezó a despuntar cuando alcancé el tugurio de un tal Tío Celestino, que ese era el nombre que rezaba en el cartel que daba nombre al local. El Ford Focus negro metalizado estaba aparcado en la zona de estacionamiento. Era el segundo vehículo. El otro seguramente que pertenecía al dueño del sitio.
Allí estaba el tonto del culo. Bebiéndose unas rondas en mi memoria.
Cuando me acerqué a la ventanilla de su vehículo, comprobé que la tenía bajada por el lado del acompañante. Sobre el asiento estaba la katana. El seguro estaba levantado. Abrí la puerta y me hice con el poderoso brazo ejecutor del samurai Kito. Sonreí de buenas. Hasta solté una carcajada seca. Aquel puñetero asesino era más chapucero de lo que me había imaginado.


- ¡Jesús, María y José! Un muerto que anda. Estamos perdidos - gritó asustado perdido el dueño de la taberna del Tio Celestino.
- Oye. Que he bebido mucho más que tú en toda la noche. Así que no me vengas con chorradas - le reprochó el asesino a sueldo sin girarse sobre el taburete sobre el cual estaba sentado en una postura algo decadente por el exceso ya de Triple Equis.
- No más dese usted la vuelta, cabrón. La madre que te chingó, menuda espada que lleva entre las manos.
- ¿Espada dices? No jodas.
Cuando se volvió, el filo de la katana hizo que su cabeza descansara a medio metro de su tronco sobre el mostrador de la barra del bar.
- Tengo un buen estilo - rezongué asombrado.
El dueño del local me miraba paralizado.
Pasé la lengua por la hoja para saborear la sangre.
Sabía a gloria.
- No me haga nada, por favor. No más me marcho - suplicó el barman.
Le miré sonriente.
- Amigo. ¿Acaso has visto que un testigo en este trance pueda quedar libre para luego testificar ante las autoridades locales?
- Yo no le conozco a usted de nada. De nada. Además ese borracho está bien de esa manera. Lo más seguro es que no hubiera podido pagarme todas las rondas que se ha bebido.
- Ya... Bueno. El caso es que yo soy un tío especial.
- Usted está muerto, la puta. Por eso déjeme marchar.
Contemplé la cabeza exhibida en la barra del bar. Quedaba la mar de decorativo. Miré al chicano. Transpiraba demasiado para mi gusto.
- Sabe qué, compadre.
- Que me deja ir con viento fresco, puto gringo. Yo me marcho y tú luego te pudres con este otro...
Empuñé con orgullo la katana.
- Me temo que no va a ser posible. Le he sacado gusto al tema este de cortar cabezas.
"Y yo me pudriré, pero seguiré marchando como buen zombie. Pero a ti, al faltarte la cabeza, lo más que más harás será servir de alimento a las cucarachas...
Segundos después le di a la cabeza como quien golpeaba con fuerza una pelota de béisbol con la confianza de lograr un homerun.


Más tarde seguí mi caminata por el desierto de Sonora...
A lo mejor había suerte y me encontraba con alguna que otra víctima de otro asesino incompetente que pudiera acompañarme en mi nuevo estado. Además, el sol adelantaría mi putrefacción. Así no desentonaría como muerto viviente.
Una vez que uno asume un rol, tiene que procurar ser lo más convincente posible.
Si no, se es un completo inútil.




4 comentarios:

  1. guau¡¡ que bueno¡ estupenda descripción y muy bien detallado, Robert. Felicitaciones por esta facilidad e imaginación, que estas dotado, para crear estas narraciones. Bonita escena, cuando separa la cabeza del tronco con el filo de la Katana...a lo Tarantino¡. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola, Anrafera. La realidad, es que mola tener de compañeros de juergas a un zombie samurai, ja ja. Aunque, según me dice, con el paso del tiempo está perfeccionando el estilo.
    Recibe un fuerte abrazo. Y a disfrutar del finde. :)

    ResponderEliminar
  3. Si!!!!!!! A mi me ha recordado a Kill Bill! Un saludito para empezar bien la semana!! Y también para tus sirvientes, aunque me odian cosa mala XD

    ResponderEliminar
  4. Je, je, Mar. No es que te odien, simplemente que son un poquillo misóginos... Qué se le va a hacer. Lo bueno es que en cambio yo me llevo todos los parabienes de las visitas féminas al castillo, así que...
    Kill Bill. Me encantó sobre todo la primera parte. La segunda me pareció algo más flojilla. Eso si, a Tarantino no se le ocurrió sacar lo del zombie, eh.
    Un saludo efusivo, compi.

    ResponderEliminar