jueves, 17 de junio de 2010

Día del Pesimismo a Ultranza, en Escritos de pesadilla (Day of extreme pessimism, in Writings of nightmare).


Hoy es un día un poco especial. Dada la melancolía de uno, he decidido establecer el 17 de junio de 2010 como el día Negro en mis dominios. Todo viene derivado de la nefasta víspera, donde aparte de tener un pésimo comienzo en el mundial de fútbol, está el beneplácito del proyecto de reforma laboral.
En vista a semejante despropósito, tras años de risitas y fotos ultrachachis donde qué monos salimos los representantes máximos de los partidos políticos y los sindicatos (sí  señores, aquí no se salva ni el tato), vienen dedicados estos cortos relatos urdidos casi a oscuras en un mesa rinconera de la sala de tortura número nueve (hay que apretarse el cinturón, que no queda otra que ahorrar hasta en la cera de las velas).
¿La opinión de mis empleados?
Si antes se me quejaban de su precaria situación laboral, ahora sus gritos lastimeros llegan hasta la cumbre del Himalaya, espantando a los alpinistas y a sus sherpas hasta dejarlos más congelados que un filete de cocodrilo en la cámara frigorífica de la cocina de Bogus Bogus.
Así que les dejo en disfrute del primer día localista del Pesimismo a Ultranza.
Que lo disfruten todos mis estimados visitantes, y que no se les indisgeste la hamburguesa y la cervecita mientras arriman la vista a la pantalla del monitor de su ordenador...



No hay comentarios:

Publicar un comentario