domingo, 6 de junio de 2010

La parte oscura de la inmortalidad (The dark side of immortality)

- ¡Eres grotesco! ¡De lo más risible! ¡Mírate en el espejo! Das lástima.
" MISERABLE.
- Di lo que quieras. El pacto me protege. Para toda la eternidad…, o casi.
- En eso tienes toda la razón. Quien cuida de ti es prácticamente intocable para mis deseos de muerte. Y tú eres uno de sus siervos. Perseguías la longevidad, y la has obtenido. Con ello me has eludido por un cierto tiempo, pero obtengo a cambio tus propios servicios.
- Bien sabes que si hago tal cosa, es por necesidad. Cuando esto acontece, entonces tú te aproximas como un buitre carroñero para propiciarte tu festín. ¡Cuánto detesto que te beneficies de ello, pero no puedo impedir que hagas tal cosa!
- ¡Ja! Si lo hicieras, te convertirías en polvo al instante. Y formarías parte de la NADA.

*****

Era su sino engañar al ser humano para continuar existiendo, si bien no lozano y juvenil en la prolongación milagrosa de su interminable vida, si orgulloso y vanidoso ante el continuo pasar de los días, semanas, meses, años y décadas sin que su deteriorado aspecto exterior tuviera que por ello reflejar lo saludable de los órganos vitales encajados en las entrañas de su caja torácica.
Atrás en el pasado quedaba el extraño pacto que firmó con maese Villegas en una taberna donde se reunía la hez de los seres más innobles de la ciudad. En una mesa arrinconada, alejada del bullicio y de los curiosos por verse rodeada por un cortinaje de tela espesa que impedía la transparencia de todo cuanto allí acontecía, ambos cimentaron una amistad basada en el interés mutuo.
- Sois una persona de buena posición social y económica, estimado don Carlos. Debo poneros en aviso del riesgo que corremos ambos si cualquiera llegase a conocer de las circunstancias que estamos pactando ahora aquí mismo – le dijo Villegas, con el rostro recubierto por finas venillas que pareciera delatar su afición por la bebida.
- Deseo poner en peligro mi propia dignidad, si con ello consigo la recompensa que me aseguráis poder obtener a cambio de una firma.
- Entonces subiros la manga. Es preciso utilizar vuestra propia sangre como la tinta con que ha de redactarse el contrato.
En ese instante, Villegas se mostró como tal era. Un parásito infernal que precisaba de un ayudante para seguir existiendo. Y a cambio de los logros de don Carlos, le haría partícipe de su secreto mejor guardado, el de la prolongación de la vida propia…

*****

Aquel hombre tenía treinta años. Su vitalidad era necesaria para los dos.
Estaba acorralado en los bajos del sótano, donde bajo engaños fue conducido por el dueño de la casa que había solicitado sus servicios como criado. Opuso una tenaz resistencia antes de ser inmovilizado a la pared por grilletes. Desde ahí contempló a sus dos horrendos captores, quienes se habían transformado en unos seres inimaginables de maldad infinita.
- ¡Liberadme! ¡No me hagáis daño! – suplicó con voz trémula y al borde del llanto.
Don Carlos se aproximó hasta situarse frente a él. Contempló irritado como aquel hombre despreciaba con asco su físico apergaminado. Arrimó los dedos de una mano a su mentón y lo forzó a mirarle a los ojos. Sus labios resecos chasquearon para hablarle:
- ¿Acaso te afliges al verme? No pienses que el asco que te dé mi físico me afecta sobremanera. Lo interesante es que tu propia energía, tu juventud, impregnará la duración de mi vida hasta una nueva fecha, en donde necesitaré otro espécimen como tú para perpetuar la longevidad de mi alma hasta..., cuando Dios quiera.
- Si es que acaso Dios existe se mofó Villegas desde un rincón donde había retrasado sus pasos para ocultar su espantosa figura entre las penumbras.
Don Carlos situó las palmas de las manos sobre la frente sudorosa e inquieta del hombre inmovilizado.
- ¡No! ¡No lo hagáis!
En instantes, el semblante del hombre fue envejeciendo, al igual que todo su cuerpo, transmitiendo su vigor y fuerza a Don Carlos, a la vez que esa pérdida suponía el deterioro para el organismo de la víctima.
De los treinta, pasó a aparentar los cincuenta.
Segundos después ya se había convertido en un anciano debilitado, cercano a los noventa años.
Sus ojos cegados por las cataratas se removían en las cuencas, con el labio inferior de la boca temblando, dejando mostrar su boca desdentada.
- Hijos de perra… ¿Qué me habéis hecho?
Don Carlos se apartó de aquella ruina humana. Aunque en su aspecto externo no se apreciase ningún tipo de rejuvenecimiento, se sentía más liviano al haber ingerido la esencia de la vida. Se la había usurpado al joven, y no tenía ningún remordimiento por haberlo hecho. Lo llevaba haciendo tantas veces. Tantos años.
Miró a Villegas, oculto entre sombras.
- Ya tengo lo mío. Ahora puedes hacer con él lo que te plazca – dirigió su voz hacia él.
- Te tengo dicho que no los hagas envejecer tanto. A esa edad que me los dejas, la carne está dura y cuesta digerirla…
Villegas emergió de su escondite y con voracidad se fue cebando en el cuerpo del ahora anciano. Sus mandíbulas se abrían y cerraban con un frenesí salvaje, devorando las zonas más blandas del hombre, quien hubo de soportar parte del trance estando aún vivo…
Y cuando murió, un tercer visitante se sumó a tan macabro festejo.
- Veo que en esta ocasión habéis terminado más deprisa de lo habitual – dijo el recién llegado.
Villegas escupió sobre el suelo antes de ausentarse de manera precipitada.
- ¡No quiero verte! Nos citamos en otra ocasión, don Carlos – dijo en un graznido.
-Sois patéticos. Tú y tu amigo. Podéis vivir mil años, que no dejaréis de ser otra cosa – dijo el visitante.
Se puso a observar los restos de lo que había sido un ser vivo sano hasta hacía cosa de menos de media hora. Las yemas de los dedos recorrieron con el tacto ciertas partes del cadáver.
- Deja de recriminarnos nuestra condición. Vivimos y no morimos. De eso se trata. Y como siempre, sin que te tengas que esforzar nada, obtienes también lo que siempre andas buscando por cada rincón de la tierra.
- Por algo soy la Muerte, don Carlos.
Se incorporó de pie. Ataviado de negro. Su rostro blanquecino, carente de emociones.
- No dudes que terminarás acompañándome un día. Y otro tanto el insolente de Villegas.
“ Pero hasta que ese instante llegue, he de reconocer que agradezco vuestros hábitos que os permiten manteneros activos.
“ Mi trabajo es muy cansino, y conseguir anticipar el fin de la vida de algunos, me supone un gran alivio, para qué negarlo.




8 comentarios:

  1. Muy buena tu entrada, te felicito!!

    Te dejé un premio en mi blog, espero que te guste, te dejo el link del premio:

    http://x-pressions.blogcindario.com/2010/06/00523-premio-dardo-y-blog-de-oro.html

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. En tu línea, Robert. Has realizado un estupendo relato sobre éste "parasito". 30, 50, 90 años...menuda transformación, así el otro se queja de que le deja la carne dura, para su desdentada dentadura. Enhorabuena¡ Feliz semana. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Robert, sabes que me encanta tu forma de escribir y tu Blog. He lanzado mi Blog No te duermas sin un cuento. . http://miscuentosmimundo.blogspot.com
    Cuando tengas un Tiempito visitalo y opina, que me hace falta.

    ResponderEliminar
  4. Hola querido Robert! Qué alegría significó para mi leer tu saludo! En estos días tengo poco tiempo, pero volveré para leerte y comentarte, sabes que nunca olvido que fuiste uno de los primeros en seguirme. Un abrazote grandototototote.

    Andri

    ResponderEliminar
  5. Gracias de nuevo, Thundergirl!!!
    A este paso, me van a ingresar en una clínica de adelgazamiento, con tanto sobrepeso de premios, ja ja.
    Un montonazo de thank you. :)

    ResponderEliminar
  6. Hola, Anrafera. Efectivamente, Don Carlos abusa demasiado, dejando luego casi una momia para el deleite canibalesco de maese Villegas. Y encima llega la Muerte, y juegan al tute, je je.
    Gracias por la visita, y un fuerte abrazo, amigo.!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Millz. Te doy las gracias por atreverte a venir a este rincón inenarrable y horroroso, ja ja.
    En cuanto pueda, hago una visita a tu blog. Un fuerte saludo. :)

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Andri! Hay que cumplir con las compañeras y compañeros (mejor lo primero, claro, ja ja). A mí me pasa lo mismo. Hay tanta amistad en este mundo blogueril, que a veces te das de cuenta, leñe, que hace siglos que no he visitado a tal sitio, qué vergüenza... Pero en fin, que entre el curro, la vida propia, el tiempo libre y luego el blog, por desgracia no se llega a todo. Es comprensible por parte de todos.

    Y ahora un fuerte abrazotetetete, eh. :)

    ResponderEliminar