viernes, 30 de julio de 2010

No se admite la sonrisa de ningún político en Escritos de Pesadilla. ¡A tomar el pelo a otro lado!

Nada, hoy me he levantado con dolor de tripas y con mal talante por ver repetidamente las estultas sonrisas de esta gente que vive del cuento dejando un país entero con más agujeros que un colador. Encima, uno ha querido infiltrarse a hurtadillas camuflado con el tocho de la Reforma Laboral, y he tenido que recurrir a uno de mis zombies para echarlo. Eso si, la sonrisa del político es siempre eterna.



4 comentarios:

  1. ¡Qué les pillen los zombis, joder! ¡Hatajo de sinverguenzas...
    saludos y buen blog.

    ResponderEliminar
  2. estoy con parado cuatro millones y pico. yo además les soltaba unos cuantos leones con musha hambre...
    adeu.

    ResponderEliminar
  3. Hola, parado 4.527.000.
    Tremendas cifras ya de por sí, jobar.
    Hombre, en este caso, mis zombis no son de los rápidos, estilo left 4 dead, así que como mucho me los espanta, pero no me los atrapa.
    Saludetes. :)

    ResponderEliminar
  4. Hola, de nuevo Pablo. Yo más que leones, les colocaba a todos un bozal, para que dejaran de decir tantas chorradas. Y a sus asesores de imagen, una temporadita en la cola del paro por elaborarles unos discursos tan toca cojones.
    Un fuerte saludo.

    ResponderEliminar