domingo, 4 de julio de 2010

Una estrella ando buscando... (I´m looking for a star...)

Después de tanto "dibujico", un relato corto de misterio...


Es una noche veraniega, con el cielo completamente despejado. Son casi las doce y miro hacia el firmamento, buscando un nido de estrellas. De entre ellas debería de destacar el cuerpo celeste que llevo añorando desde hace tanto tiempo indeterminado…
Recorro calles apartadas de todo tránsito denso. Intento hallar la inspiración. El acto que concentre mi atención, haciendo germinar el hallazgo final de la estrella que reconduzca mi situación a mi origen inicial como ser viviente. Pues no soy de esta tierra que detesto. Me encuentro muy distante de mis semejantes…
Se suceden los minutos. Ya casi debe de ser la una de la madrugada. Pasando al lado de una ventana abierta de par en par por el bochorno que aflige el descanso nocturno de los habitantes del piso de planta baja del edificio en cuestión, me infiltro de manera silenciosa, sorteando con habilidad una escueta verja de hierro forjado que rodea el costado.  Desde el interior recorro con la mirada en perpendicular hacia el cielo, pero el destello que señale el fin de mi recorrido en esta parte del mundo no me corresponde, así que recorro las dependencias una a una…
Cuando más tarde salgo al exterior, aún estoy con las manos manchadas de sangre. Me acerco a un callejón donde entre los cubos de basura me hago con hojas de periódicos desfasados y me limpio las manos.
Mi corazón palpita desbocado. No son los nervios producto de los hechos realizados en un hogar ajeno, donde gente desconocida ha sido sumida en un sueño ya imperecedero…
Este estado de ansiedad es debido al deseo de que el ritual haya obrado efecto de manera efectiva. Con pasos precipitados, abandono la callejuela húmeda y sucia y enfoco una calle más abierta, buscando con la mirada hacia arriba, más allá de los contornos de las azoteas de los edificios, donde el cielo oscuro pero libre de nubes expresaba la inmensidad del universo con las Pléyades de adorno discreto. Pero faltaba la estrella que yo imploraba avistar para el retorno a las raíces de dónde realmente procedo.
Desesperado, marco el paso dirigiéndome hacia la boca del metro más cercano. Antes de afrontar las escaleras descendentes, escruto los designios de la bóveda celeste. Sin el brillo titilante necesario que implicase mi liberación del cuerpo físico, fui perdiéndome en las entrañas de la tierra, buscando refugio para descansar el resto de la noche en una de las estaciones de parada del transporte metropolitano de las líneas férreas de la ciudad.
Reposar, para regenerar el alma y las fuerzas, porque a la noche siguiente, seguiría recorriendo las zonas más recónditas del lugar con la esperanza de acertar con los seres adecuados para el sacrificio de la llamada definitiva. La que habría de conducirme a la estrella que andaba buscando.



5 comentarios:

  1. Me gustó el relato Robert.Siempre buscamos una estrella, lástima que el personaje tenga que seguir matando hasta encontrarla. Discúlpame, pero el cuento tenía algo de romántico. Gracias por tus palabras en mi Blog lila, compañero de la Red. Mi cuento fue de corazón, de respeto a tus escritos que revelan tu inteligencia más allá de lo que dices.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó el relato, Robert. Todos en algún momento buscamos una estrella. Éste me pareció con un toque de romanticismo, lástima que el personaje tenga que seguir matando o ¿no? para encontrarla. Pero condice con el estilo impreso. te agradezco tus palabras en el Blog lila. La dedicación fue de corazón y de respeto a tus escritos que revelan tu inteligencia más allá de sus contenidos. Gracias compañero.

    ResponderEliminar
  3. Buen relato, Robert. Siempre andamos buscando una estrella en la vida y jamás la encontramos. Pero la esperanza nos mantiene.

    Cómo me estoy poniendo de filosófica, para ser el comentario de mi retorno al castillo maldito. ¿Cómo está Bogus? Y ¿tu mayordomo sigue fiel a tus órdenes?. Pues diles que los recuerdo, a ver si alejo de mí toda tentación destructiva.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el comentario, ZM. En efecto, el personaje seguirá matando mientras no atisbe la estrella que le conduzca a su verdadero origen.
    En principio, el relato es de terror, pero me encanta que le veas esa visión romántica por parte del personaje. En cuanto al relato que me dedicaste, un chapeau como dios manda. La historia es fantástica, y super original. A este paso, vas a pasar de ser compañero de blog, a contrincante de relatos de miedo, ja ja. Un fuerte abrazo desde Pamplona, en plenas fiestas de los Sanfermines. :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Meg! Encantado de tenerte de vuelta por estos andurriales lóbregos, je je. Los empleados ya no son tan machistas desde que llegaron la Pechuga de Pollo Mutante y Croqueta Andarina. Ahora están obcecados por el bajo salario de 1,5 euros mensuales, que por denigrar a las chicas majas que visitan Escritos. Mejor para todos.
    Un besote y nos vemos, compi.:)

    ResponderEliminar