martes, 3 de agosto de 2010

Dibujos escolares de mi sobrinito Gurmesindo

Nada. Primera tanda de una serie de dibujos escolares creados por mi sobrino Gurmesindo. Me los ha entregado su profesora, la seño Pepa Torralba, preocupada por la vertiente tétrica de los mismos. Hasta me ha preguntado si suelo tenerlo castigado con frecuencia. Yo le dije a la seño Pepa que eso se lo preguntara a los padres de la criatura, que yo solo soy su tío, no te jiba. Eso si, cuando visita mis dominios, si se sale de madre, le quito la video consola y se la entrego a Croqueta Andarina para que juegue un poco a Final Fantasía 25...

Primer dibujo del angelito: Yo opino que es simple ketchup sobre un mantel blanco, pero la profesora opina que son gotas de sangre sobre las baldosas blancas del suelo...










Segundo dibujo del artista en ciernes: En este caso, diría que es una muchacha que está de espaldas, contemplando un cuadro gótico del pintor Borguios Negrus, pero la maestra sostiene que es un espejo diabólico, donde se refleja el cadáver de la chica en cuestión ante el tocador de su dormitorio...


















El tercer y último dibujito de esta primera muestra del arte del pincel del chavalín representa sin lugar a dudas a un renacuajo de río durmiendo la siesta. La seño Pepa me ha reprendido, señalándome a las claras que Gurmesindo se ha dejado influenciar por la fantasía de las leyendas locales, en este caso reflejando al Hombre Pez de Liérganes (Cantabria).












En fin. En cuanto llegué al castillo de Escritos de Pesadilla, me tomé siete aspirinas de sopetón con un vaso de  agua de la laguna Podrida. La buena mujer (me estoy refiriendo a la profe de Gurmesindo)  era demasiada charlatana para mi gusto, consiguiendo que sufriera de un dolor de cabeza de lo más molesto.
Con respecto a los tres dibujos, se los dí a Bogus Bogus para que los colocara con unos imanes sobre la puerta del frigorífico, a modo de adorno estético.
Al poco de llegar mi sobrino, le di unos cacahuetes por su acertada vena artística. Generoso que es uno...


19 comentarios:

  1. JAJAJAJAJA, pero la jodida maestra tiene imaginación, todo lo tergiversó, pobre sobrino, menos mal que tiene el tío que tiene. Felicito al tío por ver su arte y no lo que esa tonta seño vio. Eso no se vale así, con tanta mente más podrida que la laguna, así vamos.

    Un besote con todas mis fuerzas para ti, Robert, buen amigo.

    :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Andri! Has leído el post casi recién salido de la imprenta, ja ja. Con esta serie de dibujos que saco a la luz pública, se demuestra la bondad infinita e interminable de mi sobrino Gurmesindo, aunque a ver si un día hay suerte y cuando está tomando el sol en el exterior de una de las almenas del castillo aparece un pterodáctilo y se lo lleva, je.
    Bueno, Andri. Y la profe es maja, pero demasiado imaginativa. Para mí que ve demasiado la tele, :P.
    Un fuerte abrazo y un besote guapote desde Pamplona, España. ;)

    ResponderEliminar
  3. Ay, Robert es un deber de los maestros hacer todo lo posible(Psico-Pedagogía de por medio) para comprender el mundo de los niños. Pero realmente me sorprendió su juicio!!!! Un abracito desde el Sur con -5º Zm, Millz, Ondadomar

    ResponderEliminar
  4. Encantadores los dibujos de su sobrino, pero me inquieta que esa mujer, con una visión tan tétrica de la vida, sea profesora ¿seguro que no es ella la que necesita ayuda especializada? Ains... estos profesores de hoy en día...

    ResponderEliminar
  5. Robert yo opino que tu sobrino dibuja muy bien y que será un futuro dibujante como siga así es más tienes buenas dotes y con un poco de ayuda dara sus frutos, un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¡Conozco la leyenda del hombre pez, estuve en Lierganes de vacaciones hace años! Bonito por cierto. Unos dibujos encantadores, la seño no se deberia preoucupar tanto. ¡¡Saludos y gracias por pasarte!!

    ResponderEliminar
  7. Tal vez también escucha mucho la radio, o lee libros de relatos fantasiosos...ve tú a saber!!

    Más besos!

    ResponderEliminar
  8. La verdad, don Roberto, es que la puñetera maestra ve fantasmas donde no los hay...Manchas de sangre en simple vertido de ketchup. Y un cadáver en el reflejo de un mal día... El hombre de Liérganes... En fin, hay gente con demasiada imaginación. Je,je.

    Mis saludos a Bogus Bogus del que espero me dé alguna receta.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Hola, Zm, y de paso a Ondadomar y Millz. En este caso, la profe tiene la imaginación de un niño y mi sobrino la de una persona adulta, ja ja.
    Gracias por la visita. Recibe un fuerte abrazo desde Escritos.:P

    ResponderEliminar
  10. Gracias por la visita, sr. Nocivo. La señorita Pepa Torralba está bien, mide metro setenta y ocho, medidas 90-60-90, larga melena castaña hasta la rabadilla, vestidito ceñido negro de satén, medias negras y zapatos de tacón de aguja...
    Esto, que me estoy derivando hacia los cerros de Tanganika.
    Ciertamente, tuve que decirle un par de cosillas, desviando la atención de parte de su escote...
    Dentro de unas semanas habrá una nueva reunión, para ver si Gurmesindo dibuja otras cosas más horripilantes. Me imagino que tendré que acudir yo de nuevo a la reunión, porque su padre se escaquea cada dos por tres.
    Recibe un fuerte abrazo. Y la sonrisa pesadillesca de rigor, je je. :)

    ResponderEliminar
  11. Hola, Corazón Verde. Gracias por los elogios. En cuanto venga mi sobrino a darme la tabarra, se lo transmitiré.
    Un fuerte abrazo, compañera. :P

    ResponderEliminar
  12. Hola, Nerea. Si, la leyenda es hermosa. Yo la escuché por primera vez en una narración genial del entrañable Cebrián, en la Rosa de los Vientos. Y me encantó.
    Yo sigo diciendo que es un renacuajo de río, pero si la despampanante señorita Pepa insiste en lo del hombre pez, será verdad.
    Por eso he castigado a mi sobrino a un mes y medio sin Chocolate con churros por mentirme cuando dijo que Liérganes le sonaba a chino.
    Recibe un fuerte abrazo y una rodaja de sandía en forma de sonrisa. :)

    ResponderEliminar
  13. Ja, ja. Hola, Andri. Yo creo que la profe se pasa con demasiada frecuencia por Escritos de Pesadilla, y se ha contagiado del ambiente infame y tremebundo que invade este rinconcito del terror.
    Un besote de los gordos. :)

    ResponderEliminar
  14. Hola, Meg. Mi sobrino Gurmesindo me comenta que su profe es muy guapa pero tontorrona...
    Estos niños.
    La próxima vez estaré observando los bosquejos que perfile sobre los folios, y le aconsejaré sobre lo que tiene que dibujar para que así la profesora convoque reuniones con mayor frecuencia... Esa minifaldita del otro día...
    Esto... Nada. Estoy pensando en voz alta. No he dicho nada, eh Meg.
    Bogus Bogus te envía multitud de saludos en diversas lenguas muertas. Me comenta que ese es su ánimo actual. Y que esperes cuarenta años a que te facilite la receta del "foie spéciale".
    Un montonazo de besotes, compi. ;P

    ResponderEliminar
  15. Gracias por tu elogioso comentario.
    Hermosas palabras!
    Un beso desde Argentina
    Elisa

    ResponderEliminar
  16. Sí que tiene vena artística este Gumersindo, jaja
    Cariños
    Elisa

    ResponderEliminar
  17. Los niños pueden llegar a dibujar cosas tan espeluznantes que no somos capaces de creerlo. Buen blog. Nos leemos

    ResponderEliminar
  18. Hola, Elisa. Tu blog es merecedor de una buena crítica. ¡Faltaría más, je je!
    En cuanto al trasto del sobrino...
    Mejor que siga dibujando. Así está entretenido y no se pasa el rato dándome la tabarra.
    Un fuerte abrazo, compañera.:)

    ResponderEliminar
  19. Hola, SE. Desde luego, la imaginación de los niños es desbordante. Y también las opiniones que sueltan, dejándonos a los adultos con cara de alelados, ja ja.
    Gracias por la visita, el comentario y la crítica. Puedes pasarte por aquí todas las veces que quieras. Eso si, siempre acompañado de una buena tila. ;P

    ResponderEliminar