viernes, 20 de agosto de 2010

El supervillano Mega Muerte. (Supervillain Mega Death).

- Tienes que decírmelo, Barny.
“Es verdad…  Espera a que primero pulse el interruptor del micrófono. De otra forma me es imposible oírte.
- ¡Escoria! ¡Eso es lo que eres! ¡No te voy a decir ni una leche!
- Eso siempre sucede al principio. Vamos a ver. Te enfrentas con el supervillano Mega Muerte.
Te tengo encerrado en una cápsula sellada a cal y canto. Tienes un suministro de oxígeno para media hora escasa. Yo tengo el control absoluto de la situación. Si confiesas lo que espero oír de ti, te dejaré oxígeno para las suficientes horas que necesite el superhéroe Tony Roca Pétrea en rescatarte. Si te niegas, no solo dejarás de tener ración extra de oxígeno, si no que yo mismo te la recortaré, asfixiándote en menos de dos minutos si me da la gana.
- ¿Superhéroe? ¿Al rescate? ¡Estás loco! ¡Deja de apretar, joder!
- No cejaré en mi empeño hasta que me digas el lugar y la hora exacta de la entrega de las armas de largo alcance. El mafiosillo de tu jefe tiene una reunión de negocios con un general de un ejército de una república bananera. Pasta a cambio de armas. Mucho dinero. Muchas armas.
- ¿Mi… jefe? No… Aire… Suéltame… Me estás ahogando. Cabronazo…
- Se que más temprano que tarde me lo vas a facilitar todo. Ahora mismo te quedan tres minutos de oxígeno puro. No es que proceda de las montañas suizas, pero sirve para mantenerte vivo.
- ¡Chalado! ¡Te lo diré…! ¡Te lo diré…!
- El lugar y la hora.
- Todo… ¡Y luego que te den, por mamonazo!


Era un polígono industrial abandonado a las afueras de Chicago. Antonino “Il Bello” estaba aguardando la llegada del comprador. La nave donde iba a llevarse el acuerdo pertenecía a uno de sus hombres de confianza. El mafioso estaba numerosamente acompañado por sus esbirros, aunque notaba la ausencia de Barny O´Gere.
Faltaba un cuarto de hora para la cita. Antonino tenía la costumbre de llegar siempre con mucha antelación a las citas. En ese instante desde una esquina cercana vieron acercarse a un desconocido. Estaba protegido por las penumbras, pues las farolas de esa zona estaban destrozadas a pedradas.
- Qué coño.
Ordenó a dos de sus hombres que fueran a ver de qué se trataba. Justo en ese instante el visitante salió a una parte más iluminada.
Los dos secuaces de Antonino se detuvieron al instante al verle. Se miraron el uno al otro, atónitos. No tardaron en troncharse de risa.
El recién llegado vestía un ridículo disfraz de superhéroe. Llevaba mallas anaranjadas, un jersey de lycra verde y botas militares. El rostro estaba recubierto de maquillaje amarillento y sobre la cabeza llevaba un casco de protección para las obras.
Antonino lo señaló con el índice, remarcando la presencia de aquella desternillante y dantesca figura a diez metros escasos de donde se encontraba. Todos sus pistoleros a sueldo se echaron a reír con ganas.
- Pero, bueno. ¿Quién eres tú?  - le preguntó con guasa.
- Señores. Soy Mega Muerte. Y vengo a quedarme con todo. Las armas y el dinero de la transacción – contestó con fuerza y vigor el hombre disfrazado.
- Pero vamos a ver. Apréndete bien tu papel, chaval. Si eres un superhéroe, vendrás a detenernos, para entregarnos a la pasma. Si te quedas con el dinero y las armas, estarás saltándote las normas de tus colegas  Superman, Batman, El hombre araña, etc.… Vamos, que tienes un código ético que cumplir, ja, ja.
- No soy ningún héroe. Soy lo contrario. Un supervillano. Por eso os voy a mandar a todos al mismísimo infierno, para así quedarme con el dinero y las armas.
“Así que rezad lo que sepáis, que dentro de unos segundos cada uno de vuestros cuerpos quedarán diseminados por el suelo por el efecto devastador de estas granadas múltiples que llevo en las manos.
Antonino cesó de reír nada más apreciar que Mega Muerte les lanzaba las granadas…
Dos de ellas dieron de lleno en los dos hombres cercanos al supervillano. Otras tres más fueron lanzadas en dirección al lugar donde se encontraba Antonino  “Il Bello” con el resto de la banda de maleantes.
- ¡La puta!
Su reacción de autoprotección fue instintiva.
Entonces…
- ¡Será tonto de culo! Son globos hinchados de agua – despotricó uno de los dos hombres próximos a Mega Muerte.
Él y su compañero habían sido blancos fáciles, y estaban mojados de la cabeza a los pies.
Los otros tres globos habían errado en la diana, estallando a los pies de Antonino y de algunos de sus secuaces.
- ¡Gilipollas de tío! ¡Llenad de plomo a ese payaso! – bramó Antonino.
Mega Muerte estaba sorprendido por el fracaso de su ataque con las mortíferas granadas, y cuando quiso echar mano de la pistola desintegradora, los dos pistoleros situados justo enfrente de él descargaron sendos cargadores en su cuerpo, acribillándole a tiros, cayendo a plomo sobre el frío asfalto de la nave industrial, formándose un amplio charco de sangre en su derredor.
Antonino “Il Bello” estaba histérico perdido. El militar de la república corazonista de no sé dónde estaba a punto de llegar.
- ¡Quitad ese espantajo de mi vista! ¡Y daos prisa, por Dios! ¡Cómo se joda todo por su culpa, soy capaz de cortarme las venas!
El cadáver de Mega Muerte fue retirado hacia una zanja que bordeaba uno de los laterales de la nave.
Antonino buscó la cigarrera para fumarse un puro.
- Signore, disculpe…
Era uno de sus vasallos. Se volvió, tratando de contenerse.
- Dígame, Julio.
- Tengo la explicación de por qué no está con nosotros Barny.
“Su cuerpo ha sido localizado ahogado en la bañera del cuarto de baño de su propia casa.  La casera tuvo tiempo de poder ver como salía corriendo del piso un tío igual de disfrazado que este que acabamos de mandar al otro barrio.
“Lo gracioso es que este elemento debe de ser el hermano de Barny.
“Ya sabe. El que suele estar entrando y saliendo del psiquiátrico Darkmind…



6 comentarios:

  1. Matando dos pájaros de un tiro ehh!! Lo de las granadas a sido muy bueno, no lo esperaba, bueno en realidad no esperaba un hermano loco ;)

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, me ha hecho la noche, ahora podré dormir tranquilo (: jaja espero poder ver más de este personaje tan bizarro. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Buen relato. El pobrecillo se creia un villano de comic, solo que sin haber sufrido ningun accidente de laboratorio. Pobre criaturilla.

    ResponderEliminar
  4. Je, je, Mar. Tuvo mucha mala suerte Barny. Por fin que era casi el brazo derecho de un jefe mafioso, va el chalado de su hermano y se lo carga, y encima emprende un ataque suicida contra la banda con globitos de agua...
    Con lo bien que estaba recluído en el manicomio de turno.
    En fin. Así es la vida.
    ;P

    ResponderEliminar
  5. Hola, Mark Fiend. Agradecerte la visita a Escritos ante todo, y que te haya gustado la historia.
    Es difícil que este personaje vuelva, porque se lo cargaron los hombres del mafioso. Date cuenta que no llevaba ni chaleco antibalas... Fue muy poco previsor.
    Un fuerte saludo desde la ahora veraniega y excesivamente calurosa Pamplona. Buf...

    ResponderEliminar
  6. Ya ves, Nerea. Ahora poco basta para que uno se crea un superhéroe o supervillano. Con ponerse un chándal de colores chillones y una máscara, hala, a crear el desconcierto por ahí, antes de palmarla, claro, ja ja.
    Saludetes. :)

    ResponderEliminar