miércoles, 18 de agosto de 2010

La feliz vuelta de Harry, el adiestrador de mis monstruosos animalitos, de sus ociosas vacaciones anuales.




Es un día muy grato. Uno de mis ayudantes, Harry, el inigualable cuidador de animales y demás mascotas repelentes y terribles que pululan por los fosos, las catacumbas, el alcantarillado y el pantano pestilente cercano al castillo, acaba de retornar de sus vacaciones de tres días. Según tengo entendido, las ha debido de pasar en el cuarto de baño de la pensión de la Viuda Negra, chapoteando en la bañera como un chiquillo con su patito de goma y su barco de pirata que funciona a pilas.

Harry: Tres días miserables. En cuanto me estaba habituando a la pereza diaria, se me pasaron con la rapidez de un dragón de Komodo cuando persigue a un fotógrafo de la National Geographic.
Robert “El Maléfico”: No es por nada, mi fiel empleado. Has disfrutado según el período de descanso anual que te marca el convenio colectivo de monstruos y seres pavorosos a nivel nacional.


Harry: Me parece del todo injusto. Yo no soy ningún monstruo. Soy un tío normal de carne y hueso que le cuida el zoológico este tan tremendo que tiene usted montado por aquí.
Robert: Bueno, bueno. Mejor no discutamos acerca de su categoría profesional dentro de la empresa.
Harry: ¡Le repito que no hay derecho! Dominique y Bogus Bogus forman parte del convenio de cocineros y mayordomos, y ambos disfrutan de cinco días de asueto cada 365 días. Y ellos sí que deberían de pertenecer al gremio de monstruos. Uno es un caníbal que luego realiza recetas culinarias con sus víctimas y el otro invoca a las sombras infernales para acabar con las visitas que no le son gratas con la lumbre de unos candiles, lo que le convierte en un brujo como la copa de un pino.


Robert: Le aconsejo que discuta este tema con una de las empleadas de Recursos Humanos.
Harry: ¡Pero si son todas zombis y ni se les entiende lo que dicen! Están todo el rato babeando y ocupadas en ir recogiendo sus propias extremidades del suelo cuando se les caen, como para estar atentas a lo que tenga que reclamarles.
Robert: Son unas chicas fantásticas. Ya lo digo yo. Y muy decorosas. Jamás sufrirán acoso sexual por parte de ninguno de mis trabajadores.
Harry: Huelen que apestan a borrego podrido, como para uno querer tirarles los tejos, no te fastidia.
Robert: Volviendo al tema principal, que es tu regreso al castillo. Me imagino que vuelves enchufado, fresco y con ganas de emplear el látigo, el AK-47 y el proyector de plasma para mantener a raya a los bichos. En estos tres días, 57 visitantes han sido medio devorados, arañados a conciencia, mordidos con saña, aplastados bajo un montón de pezuñas o desprovistos de alguna pierna o brazo a resultas de los ataques de los animales al escapar de sus jaulas y de los fosos.


Harry: Vengo con pocas ganas. Aunque ya veo que debió usted de elegir a un tarugo para reemplazarme durante estos días. Cualquiera diría que se le olvidaba de correr el pestillo del cerrojo para evitar que las malas bestias anduvieran luego campando a sus anchas por este lugar repugnante.
Robert: Bueno…
Croqueta Andarina: Anda. No me miren de esa manera. Nadie me dijo nada acerca de los cerrojos. Yo simplemente les abría la puerta de las jaulas para darles la comida y luego la ajustaba en su sitio, confiando en que nunca se les ocurriría empujarla con la patita para salir a darse sus paseítos inofensivos…




2 comentarios:

  1. Uy uy uy... craso error Croqueta Andarina... las malas bestias han escapado ( ¡Cuidado todos! ) ¿Huelo acaso, otro despido?

    ResponderEliminar
  2. Hola, Nerea. Nada, Croqueta Andarina continuará residiendo en el castillo. A fin de cuentas no es empleada, si no nuestra atleta cuyo cometido es prepararse para correr los cien metros lisos de las próximas Olimpiadas.
    Eso si, queda claro que la próxima vez es preferible no delegar en ella el cuidado de los animales...
    Un saludete. :)

    ResponderEliminar