jueves, 5 de agosto de 2010

Nuevos dibujos escolares de mi sobrino Gurmesindo

¡Indignante! ¡Esto clama al Cielo! (o dadas las características del sitio, al Infierno).
La señorita Pepa Torralba, la profesora de mi sobrino Gurmesindo, no ha tardado ni dos días en llamarme para un reunión urgente en su despacho acerca de los garabatos talentosos del niño.
Nada más colgar el teléfono con estrépito, me he afeitado la barba de medio mes, cepillado los dientes, tomado una ducha con agua helada y aplicado una colonia egipcia de la época del Faraón PocaKosaSoy III, para así dirigirme con un porte distinguido al encuentro de la bella y despampanante maestra.
Nada más pedirme que me sentara, me sacó nuevos dibujos deliciosamente trazados bajo las ceras de colores de Gurmesindo.
"Señor Maléfico", me susurra. "En esta ocasión son más perturbadores y retorcidos que la vez anterior."
"Puede tutearme, querida. Un Robert por aquí, un Robert por allí pronunciado por su voz sugerente me sitúa en pleno trance", le interrumpo.
"Por favor. Estamos hablando de su sobrino, señor Maléfico". "Vea este primer dibujo. Sin duda en él está reflejando a una chica endemoniada postrada en la cama."
"Exagera usted, hermosa Pepa. En realidad mi sobrino ha dibujado aquí a su madre cuando se despierta. Sin maquillaje, ya sabes, las mujeres estáis un poco pachuchas, ja ja."


















"Bueno, bueno, señor Maléfico..."
"Robertito, Pepa."
"Esto, Robert. Pasaré por alto este dibujo. Pero el segundo que voy a mostrarle no me podrá negar que es terrorífico. Su sobrino ha dibujado la sombra de un vampiro malvado acechando a su futura víctima."
"Hum. En este caso el muchachete está reflejando la llegada de un visitante a mi castillo. Y el vampiro no es tal, si no mi mayordomo, Dominique, que gusta apagar el alumbrado eléctrico para iluminar sus propios andares cansinos con las velas de los candelabros. Está chapado a la antigua, sabes, guapa."

















"Señor Maléfico, usted tiene respuesta para todo con tal de no querer ver que su sobrino necesita visitar a un psicólogo infantil."
"Robert, Pepa. Y no, no veo que precise tumbarse en un diván para calentarle la cabeza a un pobre psicólogo. De hecho, le aseguro a pies juntillas que el niño se desfoga siempre que visita a su tío. No gano para aspirinas alemanas."
"Buf... Ahora le enseño el tercer y último dibujo de Gurmesindo."
"Mi sobrino ha dibujado mucho en las últimas veinticuatro horas, je, je."
"Haga el favor de analizarlo a fondo, señor Maléfico. Eh..., Robert. En él se ve el cadáver de una chica en el cementerio bajo la luz de la luna. La pobre es una zombi. ¡Horrible! ¡De lo más inquietante y horrendo que he visto desde que ejerzo de tutora en este colegio."
"Ah... Este sobrinete. En este caso coincido contigo, Pepita. En Escritos de Pesadilla proliferan los zombis a tutiplen. Y están enfadados por la nueva Reforma Laboral. ¡Ahora puedo despedirlos alegando pérdidas en mi empresa en los últimos seis meses! ¡Un chollo, ja, ja!"


















"Me deja anonadada, señor Maléfico."
"Bueno... Ya he visto la nueva tanda de dibujos infantiles de mi sobrino. Ahora la invito a un mordisquete en el cuello. Soy un vampiro a fin de cuentas. Y tiene usted un cuello de lo más hermoso..."
¡ÑAKA!



14 comentarios:

  1. jajajaja, bien jocoso. Me gusta la madre con la pinta de la niña del exorcista. Creo que se parece a mi jijijijiji. Ay, que me encanta, pero no me atrevo a ver esa peli yo solita, tal vez tampoco acompañada, me da miedo. Sufro de miedo, ay!!!

    Y el tío que le gusta la maestra? Ay, ese rollito parece que va por buen comino, pues ahí leí un ñaka en un cuello que creo que se dejó morder tranquilamente.

    Un besote!!!!

    ResponderEliminar
  2. Robert, Robert: Yo diría que Gumersindo, sí necesita un Psicólogo Infantil, pero no por sus dibujos sino para enseñarle a convivir con los humanos:¡Pobrecito! Debe sentirse discriminado por esa Maestra. Ojo, Sr Maléfico no te entreveres con las docentes, que no les pagan bien. Un abrazo. . .y sigue el frío por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Por muy atractiva que sea la profesora de su sobrino sigo pensando que necesita ayuda psicológica, debio sufrir algún episodio traumático en su infancia que refleja en las preciosísimas ilustraciones de su sobrino. BUeno, aunque creo que ese ñaka significa que el problema se ha solucionado.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Andri! Bueno, bueno, mejor que no te lea el comentario la madre de Gurmesindo. Ella se considera en parecido con la novia de Frankeinstein y nada que ver con la niña del exorcista, ja ja.
    En cuanto al ÑAKA. Bueno, el cuello estaba disponible, y con tanta urgencia para acudir a la reunión con la maestra, me había saltado el desayuno, así que la seño Pepa colaboró gustosamente, je je.
    Recibe otro besote, pero este sin colmillos vampíricos. :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, ZM! Si mi sobrino Gurmesindo convive extraordinariamente bien con los humanos. Es más bien al revés, que un niño actual se atora al querer jugar con Gurme, que en realidad tiene ya más de quinientos años, je je.
    Por aquí en cambio, hace buen tiempo. Si tienes mucho frío, puedo mandarte una piel de hombre lobo, que con eso te sentirás la mar de abrigado, ja ja.
    Un fuerte abrazo. :P

    ResponderEliminar
  6. ¡Buenas, sr. Nocivo! La señorita Pepa Torralba DEBE de estar un poco mal de la cabeza, como hace usted entrever en el comentario. Con lo claros que son los dibujitos de mi sobrino. Cuando Gurmesindo está entre humanos, dibuja cosas normales, y cuando está en el Castillo y en la mansión de sus padres,ya da entonces rienda suelta a sus creaciones más pérfidas, ja ja.
    Definitivamente, con respecto al físico de la profe, está de muerte, je je. Y más desde que le di el mordiscazo en el cuello.
    Veremos que sucede en la siguiente reunión, porque después de esta se sentía algo débil, y tuvimos que llamar a una ambulancia para que la llevaran a urgencias a por una transfusión de sangre. ¡Con la guapa que estaba con la piel tan pálida...!
    Recibe un fuerte abrazo, y un día de estos le presentaré a Gurmesindo, je je.:P

    ResponderEliminar
  7. Es un niño fantástico con unas dotes incribles y una imaginación fascinante, bien haria la maestra en valorar esas cosas, creo que la preofesora necesita un psicologo y que el niño lo único que hace es relflejar en sus dibujos a esa profesora, lo del mordicos en el cuello, bueno también hay mordiscos cariñosos, un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Que puedes esperar del chaval, si tendrias que estar contento ya que sigue los pasos de su tio jajajajajaja.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja, he visto la entrada anterior partiendome de risa por la maestra que todo lo tergiversaba, como es posible que siga haciendolo!! Bien hecho por el Ñaka, espero que te sentara bien el desayuno ;)
    Saludossss

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Ñaka!! xDDD Y es que no podía haber final mejor para el relato xDDD

    Divertida la confrontación entre el tio vampiro y la profesora xD

    ResponderEliminar
  11. Hola, Corazón Verde. El asunto de la profesora ya está solucionado con el ÑAKA. Ya lo verás en la próxima reunión que tengamos por motivos de los dibujos escolares de Gurmesindo, je je.
    Recibe un cariñoso abrazo, compañera, y nuevamente agradecerte por pasar por Escritos. :)

    ResponderEliminar
  12. ¡Hey, Oskar! Si yo estoy orgulloso de la malevolencia que emana de cada poro de la piel del sobrinete... Eso si, me apena que nunca aprecie mis relatos. Tendré que hacerme pintor como él para granjearme su simpatía, ja ja.
    Recibe un abrazo. :P

    ResponderEliminar
  13. Hola, Mar. El desayuno me sentó de maravilla. Y la sangre de la señorita Pepa me ha reanimado para un mes entero. La tiene tan buena como su espectacular físico, ñam, ñam.
    Bueno, eso si, al salir de la reunión se quedó un poco debilitada, y tuve que llamarle un taxi para que la trasladara a su casa... Me costó una pasta, eh.
    Recibe un montón de abrazos, empedernida lectora de los espeluznantes relatos de Escritos, je je. ;P

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias por pasarte por mi rinconcito, Tallahasse. Estoy supercontento que te haya gustado este enfrentamiento entre la profe y quien te escribe. Recibe un fuerte abrazo y tienes las puertas del castillo bien abiertas para todas las veces que te parezca bien visitarnos. Una sonrisa de vampiro para rematar el agradecimiento, je je. :)

    ResponderEliminar