martes, 14 de septiembre de 2010

Empleado Incompetente Merecidamente Despedido de Escritos de Pesadilla. (V)

Bueno, una semana más, un despido que se avecina. En este caso voy a recurrir a la ayuda inestimable de mi sobrinete Gurmesindo.
Gurmesindo: ¡Qué bien, estimado tío! ¡Mola mogollón eso de poner alguien en la calle!
Robert El Maléfico: Pues nada, niño. Aquí tienes el listado de todos los empleados de Escritos. Escoge uno al buen tun tun, y ya está, nos habremos librado de un inútil para el resto de nuestra interminable existencia.
Gurmesindo: ¡Ya está! Bogus Bogus. Que de cocinero tiene lo que yo de delantero centro en el Fútbol Club Barcelona.
Robert El Maléfico: Te recalco, Gumersindo, que hay unos sirvientes inamovibles. Intocables. Así que no te empeñes en querer deshacerte de ellos porque te caigan gordo.
Gurmesindo: Jolines. ¿Ni siquiera Croqueta Andarina, que es tan cursi y torpe? Si no currela en todo el día.Simplemente está corriendo de aquí para allí a lo tonto, con la excusa de estar preparándose para las Olimpiadas.
Robert El Maléfico: Croqueta no se toca. Y lo mismo con respecto a Dominique, Harry, Pechuga de Pollo Mutante y un servidor.
Gurmesindo: Me lo pones muy difícil. Veamos. Creo que voy a elegir a este tontaina. Un tal Elisendo Cara de Huevo. Trabaja cuidando la granja. Desde que él está, todo se encuentra patas arriba. Los cerdos están limpios y relucientes, eso si, más delgados que una mujer adicta al aeróbic. El pajar repleto de colchones abandonados que recoge por allí, en lugar de amontonar la paja, argumentando que así se duerme mejor cuando le toca la siesta. Luego está lo de sus estornudos. Es alérgico al heno, y no para de dejar empapados al resto del personal con sus enormes mocos viscosos. Y lo que clama al cielo es el calzado que utiliza. Unas botas militares superpesadas, con clavos incorporados en las suelas. Son buenas para andar por terreno embarrado, pero cuando lo hace por las inmediaciones del castillo, y pisa sin querer a más de un invitado de honor que tenemos en ese momento, reclamación que recibimos al instante e indemnización gorda que nos corresponde tener que dar a la persona lesionada por su pisotón.
Robert El Maléfico: Entonces, ¿tu resolución final acerca del mencionado Elisendo?
Gurmesindo: Que se vaya a hacer puñetas lo más lejos posible de donde estamos. JA JA JA.



2 comentarios:

  1. Ale, que se una a los demas, que ya es larga la lista de los que estasn poniendo de patitas en la calle. Uan gran idea dejar participar a Gumersindo, alguien ha de heredar el negocio, ¿no? Me alegra no obstante que Pechuga de Pollo sea uno de los intocables, al pobre era ya lo que le faltaba despues de todo lo que le pasa, ja ja ja. ¡¡Un saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Nerea. Efectivamente, el elenco principal de Escritos es inamovible. Quienes están siendo despedidos son los actores secundarios. Y como bien dices, en esta ocasión mi sobrino Gumersindo ha llevado la voz cantante en la elección del damnificado. Y lo ha hecho con buen estilo. Esta claro que lleva la sangre de los Maléficos corriendo por sus venas, jeje.
    Un saludete.

    ResponderEliminar