viernes, 24 de septiembre de 2010

En Escritos de Pesadilla estrenamos nuestras Misiones Sangrientas. Primera Misión: La Asociación de Obesos Insaciables.

Tengo el grato honor de anunciarles por fin el estreno de la tan esperada serie de gore y casquería puro y duro. Se llama Misiones Sangrientas. En ella, asaltaremos lugares emblemáticos y no dejaremos títere con cabeza, ja ja.
Hoy empezamos con los miembros de la elitista Asociación de Obesos Insaciables, ubicado en Peña Redonda De Los Jamonos (Navarra). El que menos, ingresa diez mil euros al mes, así que se lo tienen merecido en época de crisis galopante. 










8 comentarios:

  1. Ja, ja. ¡Qué "gore" más puro, brother! ......

    ResponderEliminar
  2. Madre mía ¿más todavía?
    Te he votado en Bitácoras, ¡Te exijo que ganes!
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  3. Puro gore... menuda mantanza de Obesos Insaciables, se lo tenian merecido por gordos gastosos.

    ResponderEliminar
  4. ja,ja,ja...que bueno¡...menuda fiestíta, se montaron tus personajes. Estoy de acuerdo en que el Oso debe seguir dormidito un mes más...por si acaso. Enhorabuena, Robert. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola, Eustace. Un gore a lo grande. A este paso, nos ficha una productora californiana, ja ja.
    Un saludo. :P

    ResponderEliminar
  6. Hola,Nela. Ya ves, siempre surgen nuevas ocurrencias en Escritos. Reconoce que es una gamberrada buena la de ir a sitios públicos acompañado de animales hambrientos... Podríamos hacerlo con el Parlamento, donde hay tanto inútil conduciendo al país a la ruina, jeje.
    En cuanto a Bitácoras. Gracias por el voto. Lo de ganar lo tengo crudo. Mejor para otra ocasión, cuando el blog vaya creciendo en aceptación y adeptos y pueda hacer algo de competencia a los pesos pesados de la blogosfera, ja ja.
    Un fuerte abrazo y besote que te crió.

    ResponderEliminar
  7. Muy bien, Nerea. Estoy feliz por tu apoyo a la masacre de la Asociación de Obesos Insaciables. Por cierto, luego van a pasarnos la factura para los gastos de limpieza, je je.
    Pero ha valido la pena. A ver si repetimos la experiencia con otro sitio que apeste a onanismo.
    Un saludete. :)

    ResponderEliminar
  8. Hola, Anrafera. Si, la fiesta fue de aúpa. Litros y litros de sangre diseminada por los suelos de mármol.
    Huesos mondos y lirondos en el fondo del jacuzzi...
    Algo memorable.
    En cuanto a lo del oso, la recomendación no es mía, si no de Harry, el cuidador de animales.
    Pero mereció la pena despertarle de su letargo con un cactus. Hizo un trabajo destructivo de chapó.
    Un fuerte abrazo,compi. :P

    ResponderEliminar