martes, 21 de septiembre de 2010

Mi sobrino Gurmesindo y su manera de quitarse de encima a su novia del colegio.

Mi sobrino Gurmesindo tiene una admiradora femenina en el colegio donde cursa séptimo desde los ciento veinte últimos años. Se llama Marta. Es una chiquilla muy maja. Rubita. Algo charlatana. Pero en fin, el amor infantil que ella siente por Gurmesindo no es correspondido por este, así que para conseguir enamorarlo un poquillo, la he invitado al castillo de Escritos. Le he dicho que si acude al cocinero Bogus Bogus, este puede prepararle un pastel de Amor al Primer Mordiscazo. Lo malo es que Gurmesindo ha estado atento a la jugada, y a su vez se ha confabulado con Bogus Bogus y con uno de mis zombis de la brigada de la limpieza para conseguir deshacerse de la muchacha. En fin, esperemos que con los años, mi sobrino se deje atrapar por un ligero halo de romanticismo. Si no, será un nuevo solterón dentro del linaje de los Maléficos, ja ja.



4 comentarios:

  1. Pues Bogus Bogus, hace unos pasteles putrefactos asquerosisimos, no sé de que se queja la niña.
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja
    Que va. Ni asi puede quitarsela de encima. Buena labor. XD

    ResponderEliminar
  3. Estoy absolutamente de acuerdo contigo, Nela. Las exquisiteces gastronómicas y reposteras de mi cocinero son inigualables por ningún otro chef profesional en el mundo entero. Y encima con un salario de lo más nimio: euro y medio mensual, je je.
    Besotes a granel, ja ja.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Janniceg. Bienvenida a los comentarios, y más con esa risotada franca. La verdad es que la novia de mi sobrino es más acaramelada y pija que la hanah montana, ja ja.
    Un fuerte abrazo y un besote desde Pamplona. :P

    ResponderEliminar