miércoles, 6 de octubre de 2010

El regalo de Aniversario.(Anniversary gift).

                        Elroy conducía su destartalada camioneta de carga trasera descubierta por el camino polvoriento y poco transitado a cualquier hora del día, con intenciones de dirigirse muy a las afueras de la zona donde vivía con Emma, cuando de improviso divisó a un joven forastero caminando por la orilla reseca del arcén en la misma dirección que él se dirigía. El muy inútil casi arrastraba ya el trasero por la sobrecarga en la espalda de la voluminosa mochila que cargaba.
                Elroy redujo la velocidad del cochambroso vehículo hasta detenerse a trompicones al lado del jovenzuelo desgarbado. Se inclinó hacia su derecha para bajar el cristal de la ventanilla de la puerta del lado del acompañante en la cabina. Estiró el cuello rojizo y sonrió amigablemente al caminante ocioso.
                - ¡Muy buenas, joven! – lo saludó con ganas.
                - Hola, señor.
                - Veo que no eres de por aquí, ¡carámbanos!
                - No. Estoy recorriendo esta parte del estado a pie y con mis propios medios. En plan mochilero. Economía de gastos, ¿sabe?
                - ¿Cómo dices, hijo? Lo último no lo pillo. No pasé de los diez años en la condenada escuela del condado.
                - Que como soy estudiante universitario, y no tengo mucho dinero, no me queda otra que disfrutar de mis vacaciones de verano con los escasos dólares ahorrados, alojándome en albergues o acampando en los campings con tarifas especiales para la ocasión.
                - Llevarás mucho rato caminando a pleno sol.
                - Bueno. Casi quince kilómetros. Unas tres horas. Voy muy tranquilo, porque la mochila pesa un huevo. Vengo precisamente de una localidad llamada Palace. Allí he pasado la noche en los dormitorios comunitarios del Área de Beneficencia del Ayuntamiento. Gratis total. Un lujo.
                - Vaya, tres horas. ¿A dónde vas ahora, hijo?
                - Tengo previsto acercarme a la comunidad hippie asentada en las afueras de Garnick. Tengo interés en conocerla un poco.
                - Ah, sí. Los melenudos con su granja de animales enfermizos, je, je. Bueno, no me dirijo hacia allí precisamente, pero puedo librarte de tener que peregrinar un buen trecho a pata si te subes a mi Chevy. Diez kilómetros se recorren en unos minutos, y eso representa menos peso y cansancio para tus miembros inferiores, ja, ja.
                - Es usted muy amable. Acepto encantado que me lleve.
                - Pues antes de montar, empieza por dejar el macuto en la parte trasera de la camioneta, vale.
                - Si, si.
                “Por cierto, me llamo Jeremy.
                El joven descargó la mochila de su espalda y la depositó de golpe en la parte de carga de la camioneta. Al mismo instante, el conductor se bajó del Chevy con presteza, acompañado de un bate de béisbol. Cuando Jeremy se volvió, se encontró con el lugareño a unos dos pasos de sus narices. Este impactó de lleno la parte del bate que servía para golpear la pelota en el juego deportivo en la cabeza del chico.
                Desconcertado, Jeremy echó su cuerpo hacia atrás, apoyándose contra el lateral trasero de la camioneta. El bate se aproximó nuevamente, esta vez con más fuerza. Su sien derecho y el tabique nasal recibieron dos golpes brutales que le hicieron de desplomarse sin remisión sobre el asfalto de tierra apisonada.
                El hombre lo remató con un cuarto batazo, dejando el hueso del cráneo a la vista, con parte de la masa encefálica rezumando por el cuero cabelludo descarnado.
                Arrojó el bate al lado de la mochila del excursionista.
                Sonrió satisfecho.
                - Mucho gusto, Jeremy. Yo me llamo Elroy.
                Seguidamente se aprestó a recoger el cuerpo sin vida de Jeremy en la parte trasera del Chevy. Le costó lo suyo, porque el muy bicho pesaba como mínimo ochenta kilos. Pero lo hizo con total despreocupación.
                Lo dicho, por ese camino no pasaba ni un alma en semanas…


                Cuando terminaron de cenar, Elroy sonrió con amor a su mujer.
                - Emma, eres mi sol.
                - Ya lo sé, Elroy.
                - No creas que me he olvidado de qué día es hoy.
                - ¡Elroy! ¡El Aniversario! ¡No me digas que tienes preparado algo para conmemorarlo!
                - Espera un momento, nena.
                Elroy abandonó el comedor. No tardó ni un minuto en regresar con una sombrerera de cartón decorado con un rayado vertical verdinegro y con un candelabro de tres brazos con sus respectivas velas aún por ser estrenadas. Emma contempló su actuación embelesada por la emoción. Su marido colocó el candelabro muy cerca de ella, encendiendo las velas una a una con su mechero. Dejó la caja frente a Emma y se dirigió hacia el interruptor de la luz, para dejar la estancia iluminada tenuemente por la luz temblorosa emitida por las velas. Se arrimó con dulzura a su esposa y la animó a mirar el contenido de la caja.
                - Levanta la tapa, corazón – susurró con cierta impaciencia por deslumbrarla con el presente.
                - ¿Qué será lo que me traes, Elroy? ¿Acaso un sombrero caro, ja, ja?
                - Ni hablar del peluquín, je.
                Emma quitó la tapa de la sombrerera. Sus ojos se estremecieron y se abrieron de par en par. Se le escapó un gritito de felicidad incontenible al ver el regalo. Inmediatamente buscó las mejillas sonrosadas de su marido para colmarlas de besos de agradecimiento.
                - ¡Elroy! ¡Siempre serás mi pareja eterna!
                - Feliz Aniversario, cariño. Ya llevamos quince años juntos.
                Ambos miraron el interior de la caja con satisfacción morbosa.
                Dentro estaba la cabeza cercenada de un joven.
                - Se llamaba Jeremías o algo parecido – se mofó Elroy.
                - ¡Qué bien! Le has sacado los ojos. ¡Está precioso con las cuencas vacías!
                - Ahora queda colocarla al lado de las demás. La estaca está preparada para empalarla.
                Emma le puso un dedo en los labios a Elroy para que se callase por un instante.
                - No. Nada de eso. Esta es una cabeza especial por la fecha del aniversario. Quince años ya son tres lustros. Prepararemos un pequeño armario como una especie de altar, ja, ja. Las demás son demasiado ordinarias como para merecer su compañía.
                - Como tú quieras, chiquilla.
                - Ahora vayámonos al dormitorio. Coloquémosla al lado de la mesita de noche y hagamos el amor toda la madrugada.
                - Ja, ja. Eso mismo, Emma. Pasemos toda la noche haciendo cochinadas. Además como Jeremías, o cómo se llamaba el mocoso, no podrá vernos porque está ciego, ja, ja...
                Los dos se besaron, recogieron la cabeza de Jeremy además del candelabro y se dirigieron hacia la intimidad de su dormitorio, donde cometían todo tipo de perversiones desde que ambos se conocieron como sendas almas gemelas de maldad y locura quince años atrás.

6 comentarios:

  1. Ja,ja,ja,jaaa... ¿Creiais que el regalo iba a ser cualquier cosa?. Porque 15 años no son nada, pero es una cifra especial. Je,je,je,.jeeee

    Mis saludos a <Bogus Bogus.

    ResponderEliminar
  2. menudo festejo el de estos dos locos enamorados, je je, brother.

    ResponderEliminar
  3. No, si que el mochilero fuese a palmar estaba cantado, pero lo de ese regalo de aniversario tan particular... ¡¡Eso si que no me lo esperaba!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Epa, Meg! Mira que visitarme precisamente de noche con la publicación de este relato tan edificante. Espero que no te haya estropeado la cena, ja ja.
    Bueno, esta pareja tan perturbada se lo pasa bomba con la colección de cabezas ajenas. Vamos, como quien caza mariposas. Y conmemorar los quince años desde su primer encuentro con una pieza de tanta calidad (recuerda, era la cabeza de un universitario USA), lo convierte en un evento muy especial. Esperemos que no lleguen a celebrar muchos más, porque si no nos quedamos sin turismo rural.
    Saludos envíados a Bogus Bogus.
    Vamos, estimado cocinero, dígale algo a la simpática Meg O´Sullivan.
    - Hum... Para ser una cocinillas, su blog gastronómico está muy bien. Lo malo es que sus recetas son de lo más normales. Y yo soy dado a los excesos. Le transmito mi respeto y me marcho, que tengo que convencer al cobrador de la luz para que entre en el horno especial para la cocción de recetas caníbales...

    Bueno, Meg. Bogus Bogus te hace la reverencia y yo te doy un besote. Hasta la próxima, vecinita. :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Eustace! Si es que ya se sabe, el amor nos hace cometer chifladuras.
    Gracias por la visita y un abrazo gordo made in Escritos. :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya, Nerea! Y yo que creía que en los tiempos actuales, los hombres somos tan previsibles, que es casi imposible sorprenderos con regalos "originales", je je.
    En fin... Y lo peor, un universitario menos en el mundo.
    Un fuerte abrazo. :)

    ResponderEliminar