jueves, 28 de octubre de 2010

¡Halloween en Escritos! "Más vale aceptar el juego del Truco o Trato...".

(¡TA-TA-TA-TAMMMM...! Música tenebrosa de fondo para los créditos iniciales antes de la representación).



Robert, "El Maléfico": Mientras seguimos bebiendo sangría barata y engullendo canapés variados, va a tener lugar la segunda representación teatral a cargo de Croqueta Andarina y Bogus Bogus como actores principales. En ella, vamos a hacer una versión escalofriante y terrible del Truco o Trato de Halloween. Allá vamos. (Narrando): Es noche de Halloween del año 2010. Como es tradicional, los niños van disfrazados a las casas de los vecinos esperando recibir caramelos, rojas manzanas caramelizadas o pastelitos. Es el Truco o Trato. Normalmente, si cumples con el "trato", dándoles las chucherías, se van contentos. Si eres un vecino antipático, y no se les entrega nada, emplean el "truco", que es mancharte la puerta y las ventanas con espuma, huevos e inclusive escupitajos grumosos, ejem... En este caso no es un niño quien va puerta a puerta en busca de caramelos. Es un Espíritu Travieso, que quiere aplicar el Truco o Trato original, procedente de las antiguas leyendas irlandesas. Si el dueño de la hacienda no atiende sus peticiones, le hará la vida imposible, desde crear un "poltergeist" en la casa, hasta poner enfermo al inquilino, con terribles dolores de barriga, de cabeza, etc... Para incomodidad de nuestro "Espíritu Travieso", resulta que visita la dirección de una persona de lo más impresentable...

Croqueta Andarina ("Espíritu Travieso"): ¡Huy! ¡Esta debe de ser la casa! ¡Ya se ve que el dueño nada en la abundancia! Voy a tocar el timbre.
("ding", "dong")
(Se abre la puerta)
Bogus Bogus ("El Inquilino de la casa"): ¡Hum! Vaya. Un niño gordo y redondo, disfrazado de albóndiga. Me imagino que vienes a por dulces. Pues la llevas clara.
Croqueta Andarina ("Espíritu Travieso"): ¡Hola, buen hombre! No soy ningún niño. Soy un duendecillo irlandés residiendo ilegalmente en los Estados Unidos. Vengo a pedirle un favorcillo. No es nada del otro mundo. En cuanto satisfagas mis deseos, me iré para Irlanda de nuevo, eso sí, más contento que unas pascuas.

Bogus Bogus ("El Inquilino de la casa"): ¿Y si no me da la gana, pequeño renacuajo?
Croqueta Andarina ("Espíritu Travieso"): Yo de ti lo haría. Si no, aténte a las consecuencias, ja ja. Pero no creo que llegaremos a tal extremo. Se te ve que tienes un gran corazón.
Bogus Bogus ("El Inquilino de la casa"): No se si corazón, pero tengo un estilazo de pateador de fútbol americano bastante estimable. Para muestra un botón, ja, ja. ¡Albóndiga voladora con destino a Las Bahamas, jo, jo, jo!


(El pobre "Espíritu Travieso" tardó un rato en recuperarse del aterrizaje forzoso en pleno charco, situado a noventa yardas de la dichosa casa del inquilino antipático. Cuando lo hizo, regresó, furioso, dispuesto a hacer uso de sus artes como duende tocapelotas con el dueño de la vivienda unifamiliar, quien en ese preciso instante estaba durmiendo con la placidez de un oso polar en pleno invierno).
Croqueta Andarina ("Espíritu Travieso"): ¡Será desgraciado el tío! ¡De momento no ha aceptado el trato que le proponía! ¡Pues ahora va a tener Truco hasta aburrirse! (El "Espíritu Travieso" saca de la nada una varita mágica y empieza a recitar:) ¿No quieres que se te moleste, siquiera en Halloween, que es tradición? ¡Pues toma, tunante, unos zombis con mucha marcha que aparezcan frente a la ventana de tu habitación! No te van a cantar ninguna serenata, si no más bien lo contrario.


(El "Espíritu Travieso" no estaba satisfecho con la invasión zombi. Aquél sujeto se merecía mayores tormentos...).
Croqueta Andarina ("Espíritu Travieso"): ¡Bien, la musica de fondo de los muertos vivientes, mola! ¡Pero más lo hará si de repente en tu cuarto surge un elefante del Circo Popof, y no cesa de barritar con la trompa, "hola"!
Bogus Bogus ("El Inquilino de la casa"): ¡Mi madre! ¡Así no hay quién duerma!


(Aún así, el "Espíritu Travieso" consideraba de escasa envergadura el malestar nocturno que le estaba causando, así que prosiguió agitando su varita mágica).
Croqueta Andarina ("Espíritu Travieso"): ¡Nada, si con todo esto, aún consigues conciliar una pequeña pesadilla, tengo lo definitivo para que no pegues ojo en meses, tío chulo! ¡Aquí lo tienes, y es lo que te mereces por la patada que me has dado en el culo!


Croqueta Andarina ("Espíritu Travieso"): Pues nada, majo. Que eres uno de mis autores favoritos de Novela Rosa, y me consideraría muy afortunado si me dedicaras con un autógrafo el último libro que acabas de publicar el mes pasado...


Robert, "El Maléfico" (narrador): De este modo, el inquilino de la casa selló el trato con el Espíritu Travieso y pudo dormir de un tirón cuarenta y ocho horas seguidas.

FIN

Pechuga de Pollo Mutante (Abraham Lincoln): ¡NOOO! ¡Basta! ¡Que se termine la fiesta de una vez! ¡Se está mancillando el espíritu de Halloween con estas historietas tan aberrantes!



10 comentarios:

  1. ...cualquiera se niega a realizar el trato¡¡ si le hubiera dado los caramelos desde un principio no hubiera aguantado esas maldiciones¡ Muy bueno Robert. Saludos
    Ramón

    ResponderEliminar
  2. Ja ja ja, que mala es Croqueta Andarina, hay que ver. Y Pechuga de Pollo a la Lincoln sige muy enfadado por la falta de rigor... tomatelo con humor, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Querido amigo Rober, vendré a por ti, vendré a asustarte con mis comentarios. jajajjajaja. Naaaa, no te asustes, aunque lo digo para asustar. Que te he quedado mal, que no te he demostrado lo suficiente que te aprecio mucho.

    Para la próxima semana, si no tengo nada que me lo impida, contestaré al cuestionario del premio que me entregaste y lo publicaré junto a otro que me regalaron, sí, los dos juntos.

    Te dejo aquí un abrazo con todo mi cariño,

    Yo

    ResponderEliminar
  4. Terrorífica la aparición del dependiente del Corte Irlandés, creo que los/as depentientes/as son lo más terrorífico que te puedes encontrar a lo largo del día XD

    ResponderEliminar
  5. Robert, pues a mí me ha parecido que está muy bien la historia que a pechuga de pollo mutante se ha parecido aberrante.

    La parte en que aparece el vendedor del corte irlandés, la que dice: Pague cuatro y lleve tres, fue genial.

    Muchos besos por una bonita y maléfica historia como tú, Robert. Ya he llenado el cuestionario del premio que me entregaste. En dos semanas hago una entra luciendo el premio, pero no tengo a muchas personas a las qué otorgárselo.

    Te mando un besazo,

    Yo

    ResponderEliminar
  6. Bueno, chicos, un poco tarde, pero os contesto a los comentarios. Pasa que llevo todo el finde resfriado, y aún lo sigo. Así que menudo puente... buf.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Anrafera. Bueno, más que caramelos, el espíritu travieso (que no era ningún niño disfrazado) simplemente buscaba el mencionado autógrafo. Así que si incluso le hubiera dado dulces, sin la firma en el ejemplar literario, igualmente le hubiera hecho la vida imposible para el antipático inquilino de la casa, je je.
    Un fuerte abrazo. :P

    ResponderEliminar
  8. Así es, Nerea. Croqueta cuando quiere, es un ser despiadado. Si no nunca hubiera formado parte de la plantilla de Escritos. Con respecto a Pechuga, estuvo de un aguafiestas que no veas. Menos mal que ya lo conocemos y le dejamos ir a su bola, sin hacerle el menor caso.
    Un saludete, compañera. :)

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, Andri! Pues parece que no quieres asustarme, porque veo que te has quitado la foto como avatar... Será posible. Ahora no puedo ver los granos de tu nariz de bruja medieval, ja ja.
    En cuanto al premio, no te preocupes. Es un simple reconocimiento a tu labor como bloguera de pro. :)
    Recibo el abrazo con ganas. Un saludote. :P

    ResponderEliminar
  10. Hola, sr. Nocivo. Efectivamente, lo peor para el protagonista fue la presencia del dependiente del Corte Irlandés.
    De hecho, Bogus Bogus ni se lo esperaba. Como mucho, le habíamos asegurado que en el último acto Croqueta Andarina iba a desvelarle con la presencia de un político, pero decidimos hacer el cambio por algo todavía más aterrador, je je.
    Un saludete.

    ResponderEliminar