lunes, 4 de octubre de 2010

Misterios por resolver en Escritos de Pesadilla: "¿Cómo diablos consiguieron despertar al oso pardo y que luego se dirigiera a la Asociación de Obesos Insaciables?".

Robert, "El Maléfico": Bueno. El primer capítulo de la nueva serie "gore", "Misiones Sangrientas", ha sido un exitazo total. Cuota de pantalla del 97%. El minuto más visto tuvo lugar en el instante que las mascotas dejan el local de la Asociación de Obesos Insaciables hecho un asquito. Se calcula que cien millones de televidentes a nivel mundial vieron esos sesenta segundos de oro sin pestañear, hipnotizados ante la sangre, vísceras y adiposidades de los clientes esparcidos por las paredes y los suelos del gimnasio y del spa.
En espera del segundo capítulo, hubo un dilema entre los espectadores pasivos que asistieron desde la distancia de sus aparatos de plasma con TDT incorporado: ¿Cómo conseguimos encauzar al temible Oso Pardo del Parque Yellowstone hacia el lugar indicado? Mejor dicho, ¿cómo se las arregló mi empleado Harry para que tal cosa sucediera?
Recordemos que el citado oso estaba hibernando apaciblemente en su osera, roncando con notable poderío pulmonar.
La respuesta la tiene Harry:
Harry: Bueno, jefe. La realidad es que ya dimos la respuesta a esa cuestión en el propio episodio, cuando presentamos al Oso Pardo.
Robert, "El Maléfico": Es cierto. Ya se mencionó lo del cactus. Pero la gente se muere por saber cómo te las arreglaste para sacarlo de su fase de hibernación sin lastimarte.
Harry: Ah. Nada del otro mundo. El cactus lo mandé por mensajería express, con entrega directa al destinatario. Ja, ja.



Robert, "El Maléfico": Como se suele decir en el argot del boxeo, fue un directo al estómago. Ahora queda saber el motivo por el cual el oso relacionó el cactus con los miembros decadentes de la Asociación de los Obesos Insaciables.
Harry: Bueno. Digamos que el regalo iba acompañado de una tarjeta de felicitación...

Robert, "El Maléfico": Gracias, Harry, por satisfacer la curiosidad de nuestros seguidores.
Harry: Ha sido un placer, jefe. Además estoy super contento por la excelente acogida de esta primera misión sangrienta. 
Robert, "El Maléfico": Como colofón final, la escena más divertida donde el oso pardo se lo pasa pipa con el Presidente de la Asociación de Obesos Insaciables, ja ja.


4 comentarios:

  1. ¡Tronchante! Podrian hacer campeonato de lanzamiento de cactus contra barrigas agenas. Te ha quedao wapo. Y de paso me he leido el primer episodio. guay, guay.

    ResponderEliminar
  2. ¡Alucinante! Ya nos hemos enterado de como paso todo con el oso. Gran capitulo aquel. Seguiremos esperando el siguiente.

    ResponderEliminar
  3. Gracias guaterloo por tu grata visita por Escritos y por el comentario, aceptando claramente nuestra manera tan sui géneris de despertar a un ser tan noble y tierno como un oso pardo en plena placidez invernal sin recurrir a una lluvia de chinchetas o al lanzallamas, ja, ja.
    Un saludo pesadillesco con su correspondiente sonrisa maléfica. Y no dejes de repetir, eh. :P

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Nerea! Pues eso, ante la demanda tan ingente de peticiones por parte de nuestros seguidores acerca del despertar del oso y su acercamiento directo al recinto ocioso de la Asociación de Obesos Insaciables como si estuviera teledirigido por medios telepáticos de Harry, hemos decidido descubrir el simple truco empleado. ¡Ojo! Que nadie intente imitarlo con el oso más cercano. Es una técnica peligrosa después de todo. Sobre todo para el repartidor de mensajería si no se sube a tiempo a la furgoneta, ja ja.
    En cuanto al siguiente episodio, estamos en ello. Harry está buscando los miembros más fieros del mundo animal más dantesco y deforme para cometer otro desaguisado con gore a tutiplen.
    Un fuerte abrazo, y no de oso precisamente. ;)

    ResponderEliminar