martes, 23 de noviembre de 2010

¡Nuestro Superhéroe Más Peculiar! ¡SUPER ZOMBI!

Se llamaba Eulogio Espárrago Triguero. Era un pamplonica de pro, al que las injusticias sociales le repateaban el hígado cada vez que acompañaba un pincho de pimiento con una copa de pacharán casero.
Una noche, mientras navegaba por internet, descubrió que existían superhéroes de carne y hueso. En principio eran yanquis chalados que emulaban con pocos medios y nulos superpoderes a los héroes más famosos del cómic. Más tarde, la tendencia también se extendió por Europa y el resto del mundo. Eulogio averiguó que en la Vieja Iruña no había nadie que intentara luchar contra el crimen organizado al margen de la ley, así que decidió convertirse en un superhéroe. Adquirió un disfraz con mallas y capa en un todo a un euro. Su nombre artístico iba a ser el de Mega Eulogio, "El del Espárrago Sano y Tierno".
Pero algo iba a salirle mal. 
En una de sus primeras rondas nocturnas por el Casco Viejo, se topó en un callejón con un llamativo barril que contenía leche caducada desde hacía dos meses. Se ve que un deshonesto propietario de alguno de los locales de hostelería había dejado abandonado el contenido del barril en esa zona donde nunca llegaba la brigada de limpieza.
Mega Eulogio husmeó dentro del barril...
A los pocos segundos se sintió indispuesto, para cinco minutos más tarde transformarse en un zombi.
A partir de ese instante, acababa de nacer un superhéroe de verdad:
¡SÚPER ZOMBI!


Super Zombi vela por los ciudadanos de Pamplona desde lo más alto de los rascacielos del centro de la ciudad. Desde ahí otea el horizonte, en busca de malvados que importunan a las personas honestas sin venir a cuento.


Si acaso alzáis la cabeza, y atisbáis una silueta recortada contra el cielo en lo alto de un edificio del Segundo Ensanche, ¡no hay que temer lo peor! No es ningún suicida que decide acortar su vida por la eliminación del equipo de su amores, Osasuna, a pies de un equipo de segunda B en la primera ronda de la Copa del Rey.
¡Es el más ejemplar de los superhéroes! ¡Es Super Zombi! Su presencia en la azotea del rascacielos más interminable en altura de Pamplona se debe a que acaba de reparar en la terrible amenaza de un malvado villano quinientos pisos más abajo.
¡Mirad! Nuestro benefactor vuela en caída libre, decidido a solventar tan delicadísima situación.


Setecientos metros más abajo, un malvado ser está haciendo la vida imposible a los clientes y resto de transeúntes que pasan por delante de la entrada del Supermercado "El Hipopótamo Bailón". Se trata de un falso pedigüeño, de nombre Porfirio Egunetxea. De siempre ha sido un sujeto apegado a la vagancia más descarada. Está soltero. Tiene treinta años, y como mucho, desea abandonar la casa que comparte con sus padres cuando tenga cincuenta años. Porfirio tiene una vida laboral total de dos horas y media por cuenta de una empresa de trabajo temporal, ejercidas en el año 2002. Desde entonces vive del cuento, además de intentar recaudar dinero estafando a los clientes del supermercado con su falsa identidad de mendigo.


Porfirio no contaba con la espectacular intervención de Super Zombi. En escasos diez segundos, nuestro ejemplar salvador mordisqueó cincuenta veces en diversas zonas blandas al descarado Porfirio, consiguiendo que desistiera de pedir más limosnas para el resto de su sosa existencia.


Porfirio terminó por rendirse ante Super Zombi. Desde ese día, se convirtió en una especie de animador cultural...




¡Recordad esto, ciudadanos y ciudadanas de la Vieja Pamplona! ¡Nuestra calidad de vida se la debemos a Super Zombi!

8 comentarios:

  1. ¡Que majo! Yo tengo a unos familaires suyos en el frigorifico, que compré en el Mercadona. Les daré saludos de su parte.
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  2. Que gran heroe que nos hemos agenciado. El problema va a ser la invasion que de esto se derive... pero es un zombi muy majete.

    ResponderEliminar
  3. ¿Es un pájaro? ¿Es un avión? ¡¡No!! ¡¡Es Super Zombi!!

    Ya era hora de que en la vieja Iruña pasara algo interesante!

    Ya estoy soñando con que venga a rescatarme, me mire con esa mirada suya inyectada en sangre y me lleve volando entre sus viriles y podridos brazos para poder decir:
    Mi novio es un zombi
    es un muerto viviente
    que volvió del otro mundo
    para estar conmigo
    mi vida ya tiene sentido
    recuperé el amor perdido
    intacto pero podridoooooo.

    ResponderEliminar
  4. ...menudo Super Heroe teneis en la linda Pamplona¡¡ Si tengo la suerte de ir algún día por esa grata tierra no cesaré de mirar hacia arriba...me gustaría conocerlo. Saludos Robert y felicitaciones por estas estupendas historias y viñetas.
    Ramón

    ResponderEliminar
  5. Super Zombi se siente conmocionado al conocer que mantienes a su tatarabuela y a su primo tercero dentro del frigorífico. Me ha dicho algo de invadir tu querido blog del famoseo con una horda de zombis hambrientos. Vamos, que te lo va a dejar hecho una pena. ¡Mejor que contrates a Rambo!
    Un saludo, y que los familiares del mendas por lo menos te mantengan la casa barrida. :P

    ResponderEliminar
  6. Nerea, Super Zombi es el superhéroe más guay del mundo del cómic. Pamplona duerme tranquila a las tantas de la noche desde que este ser patrulla en busca de cerebros malévolos ajenos.
    Esperemos que nuestra alcaldesa lo tenga en cuenta y le de el honor de lanzar el chupinazo de los siguientes sanfermines...
    Ja ja ja.
    Un saludillo. :P

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola, LaLolaSh!
    ¿A que es chupi que Pamplona tenga su superhéroe de armas tomar?

    Por otra parte, gracias por el poema que le has dedicado a nuestro héroe.
    Está de rechupete. Te lo has currado.
    Me ha encantado un mucho, :).
    Recibe un fuerte abrazo y una sonrisa mega malévola desde Escritos y la propia Iruña. :P

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Ramón! ¡Estás invitado para cuando quieras! Y podrás conocer de lejos a Super Zombi. Porque de cerca, te podría cambiar la personalidad, je je.
    Agradecerte siempre tus comentarios tan positivos.
    Un saludazo. :P

    ResponderEliminar