domingo, 12 de diciembre de 2010

Mi nueva personalidad es de lo más escalofriante.

Mi trastornada mente fue asumiendo
el control de mi personalidad, hasta
entonces mundana.
Aquel contacto con el filo de la
navaja me había convertido
en un ser demoníaco.

Atavíado con ropajes de empleado
de una funeraria, más un gorro
tremendo que me hacía adoptar
la figura de un personaje de terror,
me fui adentrando en las tinieblas de 

la noche.

Recorría los callejones más lúgubres,
impartiendo una muy particular
justicia entre los seres menos
dignos, que en vez de permanecer
eternamente encerrados 

entre las paredes
de la celda de una cárcel, vagaban
libremente importunando a la
gente civilizada de la ciudad.

Mi nombre natural fue borrado
para siempre. Mis conocidos
fueron sumidos en el olvido.

Mi vida maldita fue complementada
por mi incursión en la magia negra
más arcana.
Con ello buscaba adquirir conocimientos,
poderes y fuerzas ocultas que me
posibilitaran aniquilar al ingente
número de criminales existentes en
la Vieja Iruña.

Realicé un pacto con lo más
innombrable ubicado en otra
dimensión paralela, desconocida
para el gran resto de los mortales.
El implacable dueño y señor
del dolor y el sufrimiento eterno
correspondió la entrega de mi
alma a cambio de un libro de
invocaciones y sortilegios
de lo más impuro.

Tras numerosos ensayos, donde
el fracaso se asomó con excesiva
frecuencia, pude por fin
dominar un hechizo
que me iba a suponer de una gran
utilidad.

Desde entonces, he conseguido
un sobresueldo en esta época
del año, invocando cientos de
árboles artificiales de navidad
de todo tipo de tamaño y color.
Se venden como churros, ja, ja.


En fin, una vez pasado por la triste tesitura de la agresión por el intento de atraco que padecí el otro día, se me ocurrió, viendo que tengo una cara tan chula, hacer unas cuantas fotos y realizar este montaje. Al menos no tuve que recurrir a ninguna clase de maquillaje.

13 comentarios:

  1. Bueno, al mal tiempo buena? cara, siempre hay que pensar que pudo ser peor, la delincuencia con la crisis, aunque nos lo oculten va a subir desaforadamente, al final seremos unos angelitos con nuestros relatos, el terror va a estar en la calle.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. AY, Robert!!!!Pobrecito!!!¡¿Qué te han hecho, amigo?! Las malas políticas de Estado generan estas cosas y si no mira mi país. Lamento mucho lo sucedido. Pero me encantó el relato. Te quedó distinto. Va, me encantó. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Así me gusta, que estés por aquí. Pero nada de pasarte al lado oscuro demasiado tiempo, que me das un poco de miedito con esas invocaciones, jajajaja. Un beso!!

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, amigo, sobre todo el hecho de que te lo tomes con humor, es un tanto catártico desde luego.

    a lo mejor estamos asistiendo al nacimiento de un nuevo superhéroe en Pamplona ¿verdad?, que tiemblen los de la bicicleta.

    espero que no te esté doliendo demasiado, la inventiva y la inspiración desde luego te han quedado intactas.

    ResponderEliminar
  5. Ja ja ja ja, eso si que es aprovechar un don y la epoca en que estamos. ¡¡Perfecto!! Un aplauso y espero que pronto tu pobre carita este perfectamente otra vez.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Jose Antonio. Si, desgraciadamente, ya ni puedes en una ciudad pequeña como Pamplona, salir a plena luz del día camino del trabajo sin llevar un spray de gas pimienta como autodefensa personal.
    Es un vergüenza. Ya se va pareciendo a los Estados Unidos. Eso si, me río que siempre se diga lo de las armas en yanquilandia, cuando aquí proliferan las armas blancas a tutiplen. Así que se callen los que viven en una burbuja de felicidad eterna de una vez.
    Perdona por este rollazo final.
    Recibe un fuerte abrazo. Y la sonrisa terrorífica de Escritos. :)

    ResponderEliminar
  7. Hola, Millz. Ya ves, hasta de las penas hay que sacar una vena de inspiración maléfica. Reconocerás que en alguna foto doy miedo, estilo Freddy Krueger, eh.
    Un besote. :P

    ResponderEliminar
  8. Hola, Mar. El lado Oscuro me atrae mucho. Soy yanqui, a pesar de llevar aquí desde el 78. Así que mi mentalidad es emular a Charles Bronson, ja ja.
    Nada, es broma. Eso si, la próxima vez, rociada de gas pimienta homologada por el ministerio del interior como defensa personal para civiles. Ale.
    Un saludete. :P

    ResponderEliminar
  9. Epa, Flamingo. El super héroe ya no lo tenemos en Pamplona desde un post anterior: Super Zombi.
    Yo más que super héroe, Antihéroe.
    Un saludete. :P

    ResponderEliminar
  10. Hola, Nerea.
    Bueno, ahora las tías buenas me miran al menos cuando voy en el bus (las pocas veces que he salido).
    Menos es nada.
    Un besote. :P

    ResponderEliminar
  11. Hola, DDmx. Bueno, de todo hay que aprender en la vida. Después de lo guapo que me ha quedado la cara, al menos he aprovechado la coyuntura para la creación de esta "fotonovela gótica", ja ja. Un saludo, y gracias por pasarte por Escritos. :P

    ResponderEliminar