martes, 28 de diciembre de 2010

La balada del cuatrero muerto.

Cometí un error fatal por el cual fui ajusticiado en público.
Colgado de una soga, la marabunta exigía el tributo por una decena de muertes sin sentido.
Yo era un forajido cualquiera.
La época de mi juventud fue muy difícil de vivir.
La Guerra de la Secesión dejó sus secuelas.
Si querías vivir de la rapiña, no había problema,
siempre y cuando no mataras en el empeño.
Yo era rápido de gatillo.
El dedo ligero lo tenía.
Si en los bancos los cajeros no andaban muy listos en mis demandas,
sus sesos quedaban desparramados por el suelo.
Si los tenderos no cumplían con mis requerimientos,
yo iba a ser el último cliente de sus establecimientos.
Disponía de mujer joven y de dos hijos varones muy pequeños.
Cuando fui detenido y expuesto ante un juicio público,
nada sabían de mi postrera sentencia a la pena capital.
Tras pender dos días de la rama de un olmo,
fui descendido a los infiernos.
Se informó a mi familia de mi innoble existencia como cuatrero.
Según tengo entendido, las lágrimas inundaron las magras tierras que poseo.
Al poco estas fueron expropiadas para satisfacer a los seres más cercanos de mis víctimas.
Alma, Cleg y Michael quedaron en la más extrema pobreza.
Por algún motivo que no comprendo,
mi cuerpo en avanzado estado de descomposición resucitó de entre los muertos.
Abandoné una fosa anónima, en la tierra destinada a los seres más abyectos.
Me incorporé sobre mis miembros inferiores, percibiendo un pálpito que me instaba a buscar a los componentes de mi linaje.
Estuve recorriendo millas de caminos inhóspitos de tierra reseca.
Cuando llegué a la comarca de mis ancestros, pude verificar que en esos escasos acres ya no residían mis seres queridos.
Las tierras fueron vendidas a gente extraña.
Ni siquiera eran nativas.
Hablaban en un idioma desconocido para mí. Seguramente procedentes del  extranjero.
Daba igual.
Mis movimientos eran lentos, pero aún así conservaba buen pulso.
Acabé con la vida de uno de los empleados de la finca y me hice con su escopeta.
Acto seguido, llevado por la furia de la venganza, asalté la que fuera mi casa, embardunándola de sangre fresca y sabrosa.
Al mismo tiempo, un impulso irrefrenable mi hizo alimentarme de la carne de los seres fallecidos esparcidos por los suelos de la hacienda.
Antes de que amaneciera, hice lo posible por ocultarme en una arboleda cercana.
En todo ese rato me invadió el sueño.
Tuve una ensoñación enfermiza donde vi los cadáveres de mis víctimas en mi anterior trayectoria como forajido.
Finalmente me espabilé cuando surgió mi mujer.
Mi querida Alma.
Sus preciosos labios carnosos me susurraron al oído que yo estaba muerto, y que era inútil que intentara encontrar su paradero.
Cuando despegué los párpados, había anochecido nuevamente.
Continué vagando errabundo.
Mis deseos eran reencontrarme con Alma y los chicos.
Nada me detendría en mí caminar errático.
Pasaron varias noches, donde mi hambre fue saciada.
En una casa, antes de devorar el corazón de uno de sus moradores, pude reconocer en las facciones de aquel hombre las correspondientes al agente de la autoridad que consiguió mi detención.
Su rostro petrificado por la visión de mi cuerpo resucitado tuvo la entereza suficiente de rogar por su supervivencia.
Me contó  que Alma y los pequeños vivían en una choza no muy lejos de su hacienda.
No perdoné su vida. Extraje sus entrañas, al igual  que las vísceras de su esposa y de su hermosa hija adolescente, devorándolas con fruición.
Estuve vagando la madrugada, animado ante la perspectiva de reencontrarme con mi mujer y con los mocosos.
Al rato, pude divisar la residencia actual de Alma.
Era una pocilga mísera y deplorable.
Mi ira se acrecentó. Tuve que controlarme. Afortunadamente estaba saciado, así que procedí a dirigirme hasta el umbral de la entrada a aquel deprimente cuchitril.
La puerta estaba sin asegurar.
Avancé sin demora. Estaba cerca de abrazar y de besar a mi bendita esposa y a mis inocentes hijos.
¡Alma! ¡Estoy de vuelta! – quise gritar llevado por la alegría.
¡Cleg! ¡Michael! ¡Vuestro padre ha vuelto! – estuve por anunciarles mi llegada.
Cual fue mi horror al descubrir sus cuerpos fríos y medio devorados.
Otro resucitado impulsado por el ansia de la carne fresca humana había asaltado la casa para cebarse en ellos.
Permanecí el resto de la noche velando sus cadáveres.
Quise llorar.
Me fue imposible.
Mis sentimientos habían desaparecido para siempre.
Desde ese instante, mi único anhelo fue alimentarme de la carne de los vivos.
Nunca iba a parar de hacerlo.
Me movía sin descanso, mascullando palabras inconexas.
Cada vez me era más difícil  manejar la escopeta.
De mi anatomía emanaba un olor nauseabundo.
Perdía porciones de piel, de cabellos y las uñas eran arrancadas con un simple tirón.
La noche en esa breve época fue mi protectora.
A ella me debía.
La zona fue poblándose de gente resucitada.
El Ejército de  la Unión se encargó de aniquilarlos con el empleo del fuego, la única manera de conducirlos a la paz eterna.
Finalmente me llegó el turno.
Conforme me consumía entre las llamas, lloré por última vez por mi Alma, Cleg y Michael.
El resto de los muertos causados por mi violencia irracional en la vida normal como mero bandido no me causaba ningún cargo de conciencia.
Mucho menos los fallecidos durante mi frenético estado de resucitado por la gracia divina de Dios o la intervención maldita del Diablo.


21 comentarios:

  1. Menos mal que no estaba comiendo nada durante esta lectura. Repulsivamente bueno, el regreso de los forajidos. Muy explicito con los olores. Buen relato, gracias compañero.

    ResponderEliminar
  2. No deja de sorprenderme el gran talento que tienes para describir imágenes, hay autores de terror que nos cieguen entre las palabras pero a ti al leerte es como si se nos encendiera una pantalla virtual en la que visualizamos el relato sin dificultad.

    Me ha hecho gracia también la estructura clásica de la narración, frases cortas, muchos puntos finales y un montaje cortante y nervioso de la oración que le viene muy bien al cuerpo de la historia, leerte es todo un lujo amigo mío.

    Felices fiestas.

    ResponderEliminar
  3. nada, otra obra digna de ser leída. saludos.

    ResponderEliminar
  4. Forajidos zombies, que gran idea... acabas de mezclar dos generos, el del oeste y el del terror zombie, asi, sin mas, en una estupenda historia.

    ResponderEliminar
  5. El relato contado por el Zombi!! Muy bueno!

    Un saludillo.

    ResponderEliminar
  6. Me acerco de nuevo para desearte una hermosa noche de año nuevo, amigo mío.

    ResponderEliminar
  7. Hola, DDmx. Desde Escritos de Pesadilla, recomendamos encarecidamente dejar el zampamiento del bocata para antes de emprender la lectura. Si durante la misma se hace ñam ñam, o después de ella se atreve uno a hacer gronfa gronfa, lo más probable es que nada quede asentado en el estómago, je je.
    En fin. Que tengas una buena nochevieja, compañero y que el 2011 sea menos zorrona que este 2010 (aunque para ello tendrían que desaparecer todos los políticos mundiales, cosa harto difícil de suceder).
    :)

    ResponderEliminar
  8. Hola, Flamingo. Desde Escritos, te damos las gracias por lo bien que valoras este relato. Y más en esta época, que para mi no son felices, sino más bien al contrario.
    Aún así, prefiero no contagiar este pesimismo al resto de los lectores, y menos a ti. Que sigas disfrutando de las fiestas y que el 2011 sea un año donde los seres humanos nos comportemos de manera menos irracional, cosa que la propia Historia de la Civilización nos dice lo contrario.
    Un fuerte saludo. :)

    ResponderEliminar
  9. Hola, Deglutis. Muchas gracias y feliz 2011.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Nerea. Si, aunque es una lástima que una horda de zombis no se comiera a todos los repulsivos gobernantes y políticos que pululan por este país, por el resto de Europa, por los demás Continentes y casi en el espacio exterior.
    En fin. Malos tiempos para la lírica.
    Recibe un fuerte abrazo y que el 2011 sea de tu agrado. Un saludito. :)

    ResponderEliminar
  11. Hola, Xurxo. Desde Escritos recibimos con alborozo que te haya gustado el relato. A ver si un día retomo algo de humor gráfico, que tengo a los personajes abandonados por culpa de mis bajos instintos mentales.:)
    Recibe un abrazo y feliz 2011.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Corazón Verde. Un fuerte abrazo, un besazo y que el 2011 te traiga cosas bonitas. ;)

    ResponderEliminar
  13. Hola, Elisa. Igualmente te deseo un próspero año 2011. (Esto de las frases hechas...)
    Un besito. :)

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Hola, de Nuevo Flamingo. Igualmente desde Pamplona te deseo una entrada de año 2011 de lo más chulo. Un abrazo gordo. :)

    ResponderEliminar
  16. Macabro y espeluznante relato, Robert. Lo he leído sin sobresaltos. Esperaba un final de imnpacto y esta vez ha terminado como debía terminar. Un beso y felices Magos (blancos o negros).

    Hace tiempo que no te leo por mis pagos.

    Saludos a Bogus Bogus...que supongo me estará cuidando la cocina como él sabe.

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola, Meg! Feliz 2011. Montonazos de besotes de Bogus Bogus. Su alta cocina nos ha hecho engordar veinte kilos en las pasadas navidades.
    Un abrazo y la sonrisa vampírica correspondiente, je je. :)

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola, Elisa! Desde Escritos te deseamos un pedazo de 2011 estruendoso, ja ja. Un fuerte abrazo y un besete. :)

    ResponderEliminar