sábado, 31 de julio de 2010

Diario de un imposible (Writing an impossible feat in my diary)

22 de septiembre de 2007

Memoria mía. Qué frágil te conviertes con el paso del tiempo, sumando multitud de recuerdos en el olvido.
Cuerpo mío. Qué inútil me resultas en la vejez, necesitando el apoyo del bastón o de la silla de ruedas para continuar recorriendo los lugares más comunes de la vida.
Salud mía. Qué quebradiza se torna con los órganos envejecidos y asumiendo la precariedad de las enfermedades.
¿Pretendemos tener una vida larga con un sufrimiento final necesario antes de abordar el recodo final del sendero que ha de conducirnos al cementerio?
Yo no lo deseo así.
Me presento. Soy David Hammer. Tengo cuarenta años. Dispongo de un trabajo estable. Estoy soltero y sin compromiso. Mi estado es bueno en general. No tengo sobrepeso, el nivel del colesterol nunca ha sido alarmantemente alto, hago ejercicio con cierta frecuencia, bebo lo justo y fumo dos o tres cigarrillos diarios.

viernes, 30 de julio de 2010

No se admite la sonrisa de ningún político en Escritos de Pesadilla. ¡A tomar el pelo a otro lado!

Nada, hoy me he levantado con dolor de tripas y con mal talante por ver repetidamente las estultas sonrisas de esta gente que vive del cuento dejando un país entero con más agujeros que un colador. Encima, uno ha querido infiltrarse a hurtadillas camuflado con el tocho de la Reforma Laboral, y he tenido que recurrir a uno de mis zombies para echarlo. Eso si, la sonrisa del político es siempre eterna.



miércoles, 28 de julio de 2010

Soy el pie que pisotea, la mano que empuña un arma, la boca que escupe...

Él era todo lo contrario a un rayo de esperanza. Más bien era la mano que mantenía la cabeza de una persona que se estaba ahogando bajo el nivel del agua. O el tacón del zapato que pisaba los dedos de la mano de un suicida arrepentido que pendía del borde de la cornisa de la décima planta de un edificio.
Se llamaba Ryan. Peter. Marcus. Leopold.
Su identidad variaba según el momento. Su sexo era masculino. Lo único definido en definitiva.
Podía ser alto, bajo, gordo, delgado, rubio, moreno, albino, dotado de buena visión o ciego, muy hablador o mudo…
Lo que le caracterizaba era estar en el momento adecuado de un suceso inevitable pero a veces de final imprevisible si no interviniese él. Jamás elucubraba sobre las consecuencias de sus actos. Simplemente él era así. Si algo se salía del guión de la desesperación, se encargaba de remediarlo, dotándolo de un punto final de lo más apropiado.

lunes, 26 de julio de 2010

Entrevistas con personajes conocidos del mundo del terror.

Entrevista de Pechuga de Pollo Mutante al Hombre Lobo Godofredo Peludo.

Pechuga de Pollo Mutante: Buenas, estimados lectores, tanto masculinos como femeninos de Escritos de Pesadilla. En un nuevo cometido dentro de la empresa, pues no nos queda otra que realizar varias funciones simultáneas a cambio de recibir como ingresos un euro y medio como suculento salario mensual por parte de nuestro jefazo, Robert “El Maléfico”, me veo en la ingrata tesitura de tener que entrevistar a personajes terribles, horripilantes y desnaturalizados del mundo del terror y del miedo más angustiante.
En este caso empezaré con el Hombre Lobo Godofredo Peludo. Te doy la bienvenida a Escritos de Pesadilla.
Hombre Lobo Godofredo Peludo: (Aullido penetrante) (Mirada lobuna centrada en la Pechuga de Pollo Mutante, con la saliva corriéndole desde las comisuras de la boca, con ganas de zamparse al entrevistador).
Pechuga de Pollo Mutante: Bueno, nene, ya he hecho la introducción, así que espero que sepas pronunciar alguna palabra coherente entre aullido y aullido lupino.
Hombre Lobo: (Nuevo aullido). Más o menos, Pechuga de Pollo. En la metamorfosis la lengua se me ensancha contra el paladar, y me cuesta, pero consigo charlar con cierta consistencia.
Pechuga de Pollo: Veamos. En la ficha personal tuya me consta que tienes ya ochenta y nueve años. Mides un metro cincuenta y pesas cuarenta kilos.
Hombre Lobo: Así es.
Pechuga de Pollo: Pues qué quieres que te diga. Que inspiras más risa que miedo. Vamos, que cuando ibas al colegio, los demás chicos lobos abusarían de ti.
Hombre Lobo: Sinceramente, eso es lo que ocurría. Me ataban al tronco de un pino y me forzaban a separar las mandíbulas, haciéndome tragar truchas crudas del río contaminado cercano, porque donde yo vivía, había una central nuclear.
Pechuga de Pollo: Así que siempre fuiste un niño lobo acomplejado.
Hombre Lobo: Si. A los doce años me fugué de casa y desde entonces me dio por vivir en plena naturaleza salvaje, alimentándome de piñones, hierbas comestibles y truchas de río. De hecho, me aficioné a esa clase de pescado por lo anteriormente reseñado.
Pechuga de Pollo: Me estás insinuando que eres vegetariano, si exceptuamos lo de las truchas. Entonces no entiendo esa cara que me estás poniendo, con las babas manchando el suelo del plató. Es como si quisieras perder el control sobre tus instintos básicos lobunos para pegarme un buen bocado.
Hombre Lobo: (Aullido lastimero). Chico, es que son tantos años desde que no se me ha tentado con un filete de ternera.
Pechuga de Pollo: Yo de vacuno tengo poco, eh.
(Se escuchan cuatro disparos de escopeta)
Pechuga de Pollo Mutante: Bueno, doy por finalizada la entrevista con el hombre lobo más patético que pueda uno tropezarse en plena medianoche con la luna llena influyendo mala cosa. Ahora espero que alguien se lleve al Godofredo Peludo al foso de las hienas, que las pobres están en los huesos.





sábado, 24 de julio de 2010

Si buscas un empleo guay, ficha por Escritos de Pesadilla, ja ja.

Primero vayamos con el anuncio de empleo en el diario "Crónicas Dantescas de Mesopotamia":















Ahora queda esperar que alguna alma cándida acceda a formar parte de la ilustre plantilla de mi servidumbre.
(clicar en cada tira cómica para verla en tamaño más grande).








jueves, 22 de julio de 2010

1000 escalones hacia el cielo. (1000 steps to heaven).

El sonido de un disparo, seguido de un fogonazo y el olor característico de la pólvora.
En qué pocos segundos la plenitud de una vida queda relegada al latido inconstante y débil que precede a la línea horizontal de la muerte testificada por el monitor del equipo de cardiología ubicado en la habitación de planta de una UVI de un hospital cualquiera.
Él no había estado preparado para una muerte tan prematura. Joder, si solamente tenía cuarenta años. Le quedaban unas cuantas décadas por disfrutar. Estaba soltero. Era mujeriego. Algo bebedor. Hijo único. Sus padres ni se preocupaban de su existencia, y él los repudiaba en secreto porque nunca le habían querido ni desde que el espermatozoide afortunado diera con el óvulo reproductor, fecundándolo de cara a su postrer nacimiento, del todo indeseado para ambos vista la indiferencia que habían demostrado por su crianza y posterior educación para la edad adulta. Así fue como siempre frecuentó compañías inadecuadas, bordeando la frontera cercana a la delincuencia, hasta cruzarla del todo.

miércoles, 21 de julio de 2010

¡Un Diplodocus ataca Escritos a lo godzilla!

Como nuestro cuidador de animales, Harry, está disfrutando de su merecido período anual de día y medio de vacaciones, por algún casual se quedó la jaula que contiene al Diplodocus Loco abierta. El inocente animalillo, alborozado por haber alcanzado la libertad, la ha emprendido a golpes con la estructura defensiva del castillo, pero afortunadamente, Pechuga de Pollo Mutante, en una demostración de valentía inigualable, lo ha dejado hecho papilla en un plis plas. Como siempre, clicar en el cómic para verlo en tamaño grande, je, je.



La tarde más aburrida de mi sobrinito Gurmesindo

Tengo que reconocer que mi querido sobrino Gurmesindo, aunque aparente lo contrario, es uno de mis más apasionados seguidores. Debe ser la entonación adecuada que impongo a cada una de mis narraciones, que le instala en un abismo del terror insalvable, je je.



viernes, 16 de julio de 2010

Asesinos ficticios: Amadeus Stormhill, el Asesino de Carteros Rurales. (Fictional murderers: Amadeus Stormhill, Murderer of Rural Letter Carriers).

En Escritos de Pesadilla retomamos nuestras biografías de Asesinos Ficticios dentro de la amplia leyenda rural norteamericana.

En esta ocasión toca exponer un breve pero aterrador glosario de las acciones funestas de Amadeus Stormhill, “El Asesino de Carteros Rurales”, en el estado de Idaho.
Amadeus Stormhill nació en Chewaka City, en realidad un pueblecito de apenas quinientas almas caritativas y de devoción católica sumamente conservadora, donde el único habitante pecaminoso era el propio sheriff, Obdulio Reeves, propenso al sexo desenfrenado con las feligresas adolescentes, hasta que un padre enfurecido tuvo a bien practicarle la vasectomía más primitiva con la intervención de un machete.
En medio de un paraje tan idílico nació nuestro protagonista, Amadeus, en la fecha concreta del 27 de agosto de 1880 cerca de la medianoche, emergiendo del vientre de Úrsula Stormhill entre espasmos dolorosos de esta última, quien perjuró que jamás volvería a alumbrar ningún hijo más, cumpliendo a medias con la promesa para desespero de su marido, Mathias Stormhill, pues tuvieron una descendencia adicional de cinco chiquillas, siendo el único varón el mencionado Amadeus.
Desde muy jovencito, Amadeus demostró su complejo de inferioridad al estar dominado por la destacable y numerosa presencia femenina bajo el hogar de los Stormhill. Bajo sus propias palabras, “estaba sometido a la tiranía de mis hermanas, quienes se empeñaban en disfrazarme con vestidos ridículos, maquillándome el rostro y adornándome la cabeza con alguna de las innumerables y terribles pelucas de mi madre”.

jueves, 15 de julio de 2010

Nuevos fondos de escritorio terroríficos, prestados por la Pechuga de Pollo Mutante



Reacción de Pechuga de Pollo Mutante ante un premio otorgado a Escritos de Pesadilla

Simplemente hago público el merecido certificado entregado a Escritos de Pesadilla por parte de un representante del Gobierno, donde se reconoce nuestro sacrificio personal y salarial por seguir a rajatabla las directrices de la súper molona Reforma Laboral.


Y la reacción plena de felicidad por parte de uno de mis empleados, en este caso, la Pechuga de Pollo Mutante.



miércoles, 14 de julio de 2010

Balada del Paladín Sanguinario (Ballad of the Bloody Paladin)

Espada empañada de sangre.
Muéstrame el camino hacia la destrucción.
Vivir es sinónimo del sufrimiento,
más mi instinto primigenio me pide sobrevivir
al amparo del dolor de los demás.
Pertrechado en mi armadura desgastada
marcho a pie con pisadas pesadas y pausadas,
pues hace tiempo que mi cabalgadura ha muerto,
inclinada ante el peso de mí destino.
Recorro senderos de locura,
entrelazados hasta formar nudos donde
la cordura queda atascada.
Mi aliento gélido surge de mis labios agrietados,
atraviesan las hendiduras de mi yelmo
y se desvanecen en la quietud de la noche.
El frío del invierno demuestra lo liviana que es la protección que uso,
al igual que el calor del verano persiste en la inconveniencia de su uso.
Es mi marcha.
La marcha del dolor que inflijo a la normalidad que rodea a las personas.
Pues una vez que desenvaino la espada,
sesgando vidas sin reparar en la importancia de las mismas,
el sosiego es sustituido por el espanto,
gritos,
aullidos,
lloros,
súplicas,
gemidos.
Todo ello antesala del silencio.
Cuando todo queda transformado en la nada,
guardo mi arma
y con cada lámina que conforma mi armadura recubierta de fresca sangre,
abandono las tierras de los caídos ante mi ira irreprimible,
marchando al encuentro de nuevas almas
que contente a mi señora,
la  Dama de la Muerte.


martes, 13 de julio de 2010

Compañeros de trabajo (Working mate)

En ningún momento pudo consentirlo. Aquella persona era maravillosa, y no se merecía que por culpa de un vil malnacido cobarde su vida privada pudiera quedar destrozada en los sueños de una América corrupta y pútrida.
Lo esperó a la salida. Era un joven de veintiocho años. Estatura inferior a la media. Cabellos cortos rubios pajizos. Aparentaba cierta inocencia, como si fuera incapaz de romper un vaso de cristal. Bastardo. Si supiera ya lo que estaba sucediéndole a la distancia desde hace unas cuantas horas, no sonreiría ni siquiera al abordarle.
- ¿Arthur Desmoines? – le preguntó cuando estaba acercándose a su Ford Focus gris metalizado por el lado de la puerta del conductor.
Se detuvo y lo miró con curiosidad.
- ¿Quiere algo? ¿De qué me conoce? No me suena su cara.
- Pues debería.
- Va a ser que no.
- Seguro que le suena el nombre de Albert Larramendi.
Fue citar el nombre y aquel joven perdió su jovialidad inicial en un instante.

lunes, 12 de julio de 2010

Vampiros en los sanfermines (Vampires in Sanfermines).

             
                - ¿Llevas el equipo?
                - Si.
                - Entonces vamos allá.


                Sensaciones de felicidad, contrastadas con las fiestas de San Fermín. Conocidas en el mundo entero. Para nosotros, simplemente significa un punto de encuentro de miles de personas llegadas del extranjero a quienes poder seleccionar de manera arbitraria al ritual de la extracción de la sangre que nos alimenta.
                Somos innumerables. Sometidos al anonimato de las multitudes. Durante el resto del año viajamos de región en región donde haya aglomeraciones de masas y quede impune nuestra ansiedad de sed por la sangre ajena. Es nuestro don. La vida casi eterna. Y debemos de sacarle partido sin remordimientos que afligen nuestra conciencia.

España 1 - Holanda 0. ¡Campeones del Mundo!

¡Menudo día de locura indescriptible en plenos Sanfermines! Un jugadón de la selección, genialmente rematado por Andrés Iniesta a cinco minutos escasos de la finalización de la prórroga ha otorgado el primer campeonato mundial de fútbol para España. No veáis cómo se ha vivido la gesta en la Plaza del Castillo. Algo irrepetible. Y en la redacción de Escritos de Pesadilla, otro tanto de lo mismo, je je.

                                          Momento en que la trayectoria del balón supera al
                                                       guardameta holandés. Gol histórico de Iniesta.
                                                       Foto de Marca.com


Recreación de Pechuga de Pollo Mutante del 
importantísimo gol conseguido por Iniesta. Tuvimos
que adquirir la equipación deportiva deprisa y corriendo en una
tienda de todo a un euro.


Momento que quedará marcado para la historia
del deporte español: Campeones del Mundo 2010.
Foto de Marca.com



En plena euforia incontenible, hicimos una celebración
casera de la Copa del Mundo. Improvisando un trofeo
con un florero dorado y un huevo de avestruz
fosilizado del año 1873 y pintado todo con tonos
dorados por obra y gracia de la pericia de mi
sobrino Gurmesindo. Así pude entretener a mis
empleados portándolo en alto como si ellos mismos
hubieran ganado el mundial. Una forma como otra
de conseguir hacerles olvidar cualquier tipo de
reivindicación salarial.


Desde Escritos, la enhorabuena a los nuevos Campeones. Y ahora a recibirles con todos los honores a su vuelta de Sudáfrica. ¡Congratulations, chicos!





sábado, 10 de julio de 2010

Es la hora de mi paseo (Is time to take a walk)

Es la hora de mi paseo. Me llamo Verónica. Pero también podría ser Manuel. O Alejandra. O Francisco. O Laura. O Javier…
Qué risa me dan mis cortos pasitos de viejecita. Dicen que tengo ochenta y cuatro años. Pero yo opino que no tendré más de treinta. Es mi nueva ilusión. De ser joven de nuevo.
Estoy viviendo en una residencia para ancianos en Pamplona. Se llama la Casa de Misericordia. Aquí estamos bien atendidos por las monjitas, los doctores, los celadores, el hombre de la portería…
Visitas recibo ya pocas. Se me mueren antes que yo. Es lógico. Yo vivo mucho. Demasiado para el gusto de alguno. Que se chinchen.

miércoles, 7 de julio de 2010

Golazo de Puyol y primera final de un mundial de fútbol para España.

Sobran comentarios. Desde Escritos, y en plena vorágine sanferminera, los miembros de la redacción del blog, en plena degustación de pollo frito y cervecita fresquita mientras contemplábamos el partido en  la tele de 10 pulgadas, damos las gracias por la sensación de felicidad extrema a los integrantes del combinado nacional, y en especial a Puyol, por el pedazo gol de cabeza. ¡Machote, eres un crack! ¡Te lo mereces por la trayectoria que llevas en tu club, el F.C. Barcelona, como en la selección! Y ahora a soñar con el domingo día 11. Otra batalla de armas tomar, en esta ocasión, contra Holanda.





lunes, 5 de julio de 2010

¡Ya falta menos para el chupinazo de los Sanfermines en Escritos de Pesadilla!

Nos encontramos en las vísperas del chupinazo. Ya estamos todos inquietos por la ansiedad y las ganas de pasarlo a tope hasta el catorce de julio de la medianoche, en que tanta locura sana y festiva tendrá su conclusión. Mientras llegue el mediodía de mañana, aquí os dejo algunas foticos de familia de anteriores sanfermines celebrados con los miembros de la pandilla de Escritos. Sobran comentarios, je-je...









Atendiendo las reclamaciones salariales de mis queridos sirvientes...

Como cada lunes, me toca apechugar con las diversas quejas de los empleados de mi pavoroso castillo...


(Clicar en la tira cómica para verla más grande)



Zombies alterados al enterarse de la Reforma Laboral

Menuda se armó cuando en una fiesta privada, se nos coló un piquete de zombies protestando por su precaria situación laboral...




domingo, 4 de julio de 2010

Una estrella ando buscando... (I´m looking for a star...)

Después de tanto "dibujico", un relato corto de misterio...


Es una noche veraniega, con el cielo completamente despejado. Son casi las doce y miro hacia el firmamento, buscando un nido de estrellas. De entre ellas debería de destacar el cuerpo celeste que llevo añorando desde hace tanto tiempo indeterminado…
Recorro calles apartadas de todo tránsito denso. Intento hallar la inspiración. El acto que concentre mi atención, haciendo germinar el hallazgo final de la estrella que reconduzca mi situación a mi origen inicial como ser viviente. Pues no soy de esta tierra que detesto. Me encuentro muy distante de mis semejantes…
Se suceden los minutos. Ya casi debe de ser la una de la madrugada. Pasando al lado de una ventana abierta de par en par por el bochorno que aflige el descanso nocturno de los habitantes del piso de planta baja del edificio en cuestión, me infiltro de manera silenciosa, sorteando con habilidad una escueta verja de hierro forjado que rodea el costado.  Desde el interior recorro con la mirada en perpendicular hacia el cielo, pero el destello que señale el fin de mi recorrido en esta parte del mundo no me corresponde, así que recorro las dependencias una a una…

Mundial Sudáfrica 2010. España las pasa canutas pero pasa a las semifinales.

Mientras rodábamos las escenas de la anterior tira cómica, donde se reflejaba mi primer encuentro con un zombie de verdad (el actor que me interpreta no es otro que mi afable y cariñoso sobrino Gurmesindo, que siempre se presta a todas las propuestas que le haga), la selección de España mantenía un duelo de aúpa con Paraguay en los cuartos de final del mundial de fútbol que se disputa en Sudáfrica. Finalmente, el salvador del equipo, Villa, el genial jugador asturiano, nos sacó las castañas del fuego y se consiguió la sufrida clasificación para las semifinales. Ahora nos aguarda el combinado germano, que será igual o más duro de pelar todavía. Pero de momento, ya estamos entre los cuatro mejores del mundo, je je.
En el instante que Villa recogía el rechace del balón envíado al poste izquierdo por Pedro y lo mandaba al fondo de las redes del portero guarani, Dominique inmortalizó tal logro sacando una foto con su teléfono móvil. A mi sobrino se le ve un poco cabreado porque el zombie seguidor del San Antonio de balonmano no le dejaba mirar el partido, ja ja.






Ahora a esperar la semifinal del miércoles, a ver qué sucede. Esperemos pasar por primera vez a la final. No me importaría invitar a mi sufrida plantilla de empleados a una ronda de cerveza fermentada en el siglo XVIII...



Memorias de mi infancia. El ataque del zombie maléfico.

Bueno, con tantos calores, hoy no tengo muchas ganas de teclear en el ordenador. Así que para amenizar algo este domingo, os contaré una anécdota ocurrida en el transcurso de mi infancia. Se trata de mi primer contacto o encuentro con un zombie. Uno malote. Feo. Hediondo. Pútrido a más no poder. Sin venir a cuento, y a mi tierna edad de nueve añitos, este bicharraco se las ingenió para colarse en casa y darme un sobresalto de aúpa. En su momento, esa visita la detesté un montón. Pero conforme tuve más incidencias macabras que consiguieron traumatizarme hasta convertirme en lo que soy ahora, el dueño malvado del castillo de Escritos, actualmente la observo desde la lejanía del tiempo como un hecho divertido.
Por cierto, el zombie acabó en su huída atropellado por una máquina apisonadora, pues en ese momento estaban asfaltando la calle...

Lo que sigue a continuación es la escena recreada, pues en aquella época no existía ni el sello de correos. Los actores son:

Sobrinito Gurmesindo (haciendo de Robert "El Maléfico" a la edad de 9 años).
Edelmiro Patxutxoboitia (zombie seguidor del Portland San Antonio, que aún no se ha enterado que hace tiempo que el equipo ha cambiado de patrocinador, haciendo de zombie propiamente dicho).
Guionista: Robert "El Maléfico".
Director: Robert "El Maléfico".
Ayudantes de producción: Dominique, Harry y Bogus Bogus a regañadientes por la reciente bajada de sueldo a raíz del atraco del otro día.
Chica de la claqueta: Croqueta Andarina.
Supervisor de Seguridad: Pechuga de Pollo Mutante (su misión consiste en impedir que los fogosos admiradores presentes durante el rodaje se acerquen para intentar fotografiarse y pedir autógrafos a los miembros del equipo).

Y la escena quedó así de requetebién.

(Clicar en la tira cómica para verla más grande)





viernes, 2 de julio de 2010

Fondos de pantalla de San Fermín, made in Escritos de Pesadilla.

Ya falta poquito para el chupinazo del mediodía del 6 de julio. Como el resto de la ciudadanía pamplonica, quienes vivimos en el castillo de Escritos, estamos dispuestos a vivir la fiesta a tope. Puede que hasta haya absentismo laboral (y mira que les pago una pasada de sueldo como para que la tropa se me escaquee vilmente), empalmadas a deshoras, resacas eternas, dolores de tripas intensísimos e infecciones de pulgas, garrapatas, piojos y toda clase de insectos parasitarios a mansalva. Pero en fin, todo sea por unos días. Mientras llega el día D, os dejamos algunas perlas bosquejadas a brocha gorda para que el blog esté ultramono y os llegue ya el preludio de la fiesta a todos los visitantes que tienen a bien dejarse caer por este rinconcito del horror más malévolo.