jueves, 28 de octubre de 2010

¡Halloween en Escritos! "Más vale aceptar el juego del Truco o Trato...".

(¡TA-TA-TA-TAMMMM...! Música tenebrosa de fondo para los créditos iniciales antes de la representación).



Robert, "El Maléfico": Mientras seguimos bebiendo sangría barata y engullendo canapés variados, va a tener lugar la segunda representación teatral a cargo de Croqueta Andarina y Bogus Bogus como actores principales. En ella, vamos a hacer una versión escalofriante y terrible del Truco o Trato de Halloween. Allá vamos. (Narrando): Es noche de Halloween del año 2010. Como es tradicional, los niños van disfrazados a las casas de los vecinos esperando recibir caramelos, rojas manzanas caramelizadas o pastelitos. Es el Truco o Trato. Normalmente, si cumples con el "trato", dándoles las chucherías, se van contentos. Si eres un vecino antipático, y no se les entrega nada, emplean el "truco", que es mancharte la puerta y las ventanas con espuma, huevos e inclusive escupitajos grumosos, ejem... En este caso no es un niño quien va puerta a puerta en busca de caramelos. Es un Espíritu Travieso, que quiere aplicar el Truco o Trato original, procedente de las antiguas leyendas irlandesas. Si el dueño de la hacienda no atiende sus peticiones, le hará la vida imposible, desde crear un "poltergeist" en la casa, hasta poner enfermo al inquilino, con terribles dolores de barriga, de cabeza, etc... Para incomodidad de nuestro "Espíritu Travieso", resulta que visita la dirección de una persona de lo más impresentable...

Croqueta Andarina ("Espíritu Travieso"): ¡Huy! ¡Esta debe de ser la casa! ¡Ya se ve que el dueño nada en la abundancia! Voy a tocar el timbre.
("ding", "dong")
(Se abre la puerta)
Bogus Bogus ("El Inquilino de la casa"): ¡Hum! Vaya. Un niño gordo y redondo, disfrazado de albóndiga. Me imagino que vienes a por dulces. Pues la llevas clara.
Croqueta Andarina ("Espíritu Travieso"): ¡Hola, buen hombre! No soy ningún niño. Soy un duendecillo irlandés residiendo ilegalmente en los Estados Unidos. Vengo a pedirle un favorcillo. No es nada del otro mundo. En cuanto satisfagas mis deseos, me iré para Irlanda de nuevo, eso sí, más contento que unas pascuas.

Bogus Bogus ("El Inquilino de la casa"): ¿Y si no me da la gana, pequeño renacuajo?
Croqueta Andarina ("Espíritu Travieso"): Yo de ti lo haría. Si no, aténte a las consecuencias, ja ja. Pero no creo que llegaremos a tal extremo. Se te ve que tienes un gran corazón.
Bogus Bogus ("El Inquilino de la casa"): No se si corazón, pero tengo un estilazo de pateador de fútbol americano bastante estimable. Para muestra un botón, ja, ja. ¡Albóndiga voladora con destino a Las Bahamas, jo, jo, jo!


(El pobre "Espíritu Travieso" tardó un rato en recuperarse del aterrizaje forzoso en pleno charco, situado a noventa yardas de la dichosa casa del inquilino antipático. Cuando lo hizo, regresó, furioso, dispuesto a hacer uso de sus artes como duende tocapelotas con el dueño de la vivienda unifamiliar, quien en ese preciso instante estaba durmiendo con la placidez de un oso polar en pleno invierno).
Croqueta Andarina ("Espíritu Travieso"): ¡Será desgraciado el tío! ¡De momento no ha aceptado el trato que le proponía! ¡Pues ahora va a tener Truco hasta aburrirse! (El "Espíritu Travieso" saca de la nada una varita mágica y empieza a recitar:) ¿No quieres que se te moleste, siquiera en Halloween, que es tradición? ¡Pues toma, tunante, unos zombis con mucha marcha que aparezcan frente a la ventana de tu habitación! No te van a cantar ninguna serenata, si no más bien lo contrario.


(El "Espíritu Travieso" no estaba satisfecho con la invasión zombi. Aquél sujeto se merecía mayores tormentos...).
Croqueta Andarina ("Espíritu Travieso"): ¡Bien, la musica de fondo de los muertos vivientes, mola! ¡Pero más lo hará si de repente en tu cuarto surge un elefante del Circo Popof, y no cesa de barritar con la trompa, "hola"!
Bogus Bogus ("El Inquilino de la casa"): ¡Mi madre! ¡Así no hay quién duerma!


(Aún así, el "Espíritu Travieso" consideraba de escasa envergadura el malestar nocturno que le estaba causando, así que prosiguió agitando su varita mágica).
Croqueta Andarina ("Espíritu Travieso"): ¡Nada, si con todo esto, aún consigues conciliar una pequeña pesadilla, tengo lo definitivo para que no pegues ojo en meses, tío chulo! ¡Aquí lo tienes, y es lo que te mereces por la patada que me has dado en el culo!


Croqueta Andarina ("Espíritu Travieso"): Pues nada, majo. Que eres uno de mis autores favoritos de Novela Rosa, y me consideraría muy afortunado si me dedicaras con un autógrafo el último libro que acabas de publicar el mes pasado...


Robert, "El Maléfico" (narrador): De este modo, el inquilino de la casa selló el trato con el Espíritu Travieso y pudo dormir de un tirón cuarenta y ocho horas seguidas.

FIN

Pechuga de Pollo Mutante (Abraham Lincoln): ¡NOOO! ¡Basta! ¡Que se termine la fiesta de una vez! ¡Se está mancillando el espíritu de Halloween con estas historietas tan aberrantes!



miércoles, 27 de octubre de 2010

¡Halloween en Escritos! "La leyenda falsa del Irlandés Golfo".

(Tarari- tarará, música de fondo para los créditos iniciales antes de la representación).



Robert, "El Maléfico": Estimados lectores. Iniciamos la velada con una versión muy libre y poco fiel del supuesto origen de la famosa calabaza de Halloween, conocida como "Jack O´Lantern". En este caso la procedencia de nuestro personaje también es irlandesa. Se llama Mick Sanders. Tiene una edad avanzada...
Dominique: ¡Protesto! ¡No soy tan viejo!
Robert, "El Maléfico" (narrador): Está bien. Omitamos su edad. El citado Mick es un holgazán de mucho cuidado. No trabaja. Vive a expensas de su hermana, pues sus padres hace unos cuantos años que estiraron la pata. En pleno período de crisis, la familia Sanders ha de tirar con unos cincuenta euros mensuales, procedente de la mendicidad de Sandy, la hermana del bribón de Mick, quien espera en la entrada de los supermercados a que los clientes le suelten alguna que otra moneda. El problema viene cuando Mick, que bebe más de la cuenta, vacía la hucha para gastarse los escasos euros en cerveza irlandesa más falsa que Judas, de procedencia chipriota. Poco le importa lo escuálida que está Sandy, ni lo debilucha por la dieta diaria de sopa de nabo con tropezones de pan birlado en el parque a las palomas. ¡Menuda vergüenza!


Dominique ("El Irlandés Golfo "): Bueno, hermana. ¡Hics...! Lo he pasado superdivertido en la taberna. Hasta he invitado a una ronda a los muchachos, ¡hics...! Eso representará que tendremos que estar un par de días sin poder probar ni medio bocado. Mira la parte positiva, ¡hics...! Al menos conservaremos la figura, je, je. Ahora me voy a echar una merecida siesta, para que se me pasen en parte los efectos del alcohol...¡hics...!

Robert, "El Maléfico" (narrador): El comportamiento bochornoso de Mick no tardó en llegar a oídos de un terrible diablillo. Este ser horrible quería ascender en el escalafón infernal, y para ello debía de recolectar unas cuantas almas perdidas. Así que no dudó ni un instante en recordarle a Mick que su destino era pasarlas canutas en un sitio donde nunca se apagaba la calefacción.




Sobrinete Gurmesindo ("Diablillo): ¿Será posible lo que contemplan mis ojos, además de mi cornamenta? ¡No solo no pegas ni golpe, si no que encima malgastas los escasos ahorros conseguidos por tu querida hermana en mala cerveza de importación, para luego sin reparos, dormir la mona en esta hamaca! Querido Micky, te has hecho acreedor de dejar ya este mundo, facundo, para condenarte eternamente en el Infierno.
Dominique ("El Irlandés Golfo): (despertándose de la siesta) ¡Oh! ¡Hiccs...! ¿Qué tenemos aquí? Un mocosillo que ha tomado demasiado sol en la playa, ja ja. Estás rojo como un cangrejo, ¡Hiccss...!
Sobrinete Gurmesindo ("Diablillo"): (visiblemente enojado) ¡A ver si te enteras que soy un diablo, y que vengo a llevarte conmigo al Infierno, leñe!
Dominique ("El Irlandés Golfo"): (dándose por fin cuenta de la situación) ¡Oh, no! ¡Qué horror! ¡Hicsss...! Por lo menos me permitirás un último deseo antes de abandonar este mundo de vivos.
Sobrinete Gurmesindo ("Diablillo"): Vale. Con tal de llevarte conmigo... (Pensativo) Pero pidas lo que pidas, nada te librará de tu merecido castigo. Así que desembucha de una vez lo que quieres.
Dominique ("El Irlandés Golfo"): ¡Una verdadera cerveza de origen irlandés! ¡Es más, quiero que tú te conviertas en la botella de cerveza! Eso garantizará que es de buena calidad, ¡hiccss...!

(En este preciso momento se escucha una protesta entre los asistentes a la representación. Es Pechuga de Pollo Mutante, que se ha disfrazado para la ocasión de Abraham Lincoln:)
 


Pechuga de Pollo Mutante (Abraham Lincoln): ¡Una cosa es que hagais una versión libre del origen de la calabaza, pero de ahí a este desmadre...! Se supone que el protagonista pide una última ronda, a costa del demonio. Y al no tener dinero, le convence para que se convierta en una moneda, nunca en una cerveza, caramba. De ese modo evita ir al infierno al meter al demonio en forma de moneda en el bolsillo, donde un crucifijo le impide salir de ahí. A cambio de salir, el demonio le concede otro plazo de un año antes de llevárselo consigo. Finalmente, el tío engaña otra vez al demonio, consiguiendo esta vez diez años de vida extra, pero aún así la palma antes de consumirlos. Cuando sube al Cielo, no lo quieren ver ni en pintura, y el diablo, como hizo el acuerdo de los diez años, tampoco lo puede admitir en el infierno, así que le da lumbre para que pueda guiarse por los caminos habidos entre el bien y el mal. En principio fue un nabo hueco, hasta que se adoptó la calabaza iluminada con la vela.
Robert, "El Maléfico" (narrador): Pechuga, ¿ya te has quedado a gusto?
Pechuga de Pollo Mutante: Más o menos. Es que si no lo suelto, se me produciría un corte de digestión ante semejante obra tan cutre.
Robert, "El Maléfico" (narrador): Pues retomemos el momento en que el vivales de Mick le pide al diablillo...




Dominique ("El Irlandés Golfo"): ¡Transfórmate en una cerveza irlandesa!
Sobrinete Gurmesindo ("Diablillo"): ¡HECHO!

Dominique ("El Irlandés Golfo"): Pues nada, chaval, ¡hiccsss...! Has picado como un novato. ¡Hala, ahí te mando para que te reciclen!


Robert, "El Maléfico" (narrador): Y así fue como finalmente el pelanas de Mick se nos libró de visitar el infierno antes de tiempo.


FIN

martes, 26 de octubre de 2010

¡Halloween en Escritos de Pesadilla Por Fin!

Je, je. La fiestecita va a da comienzo en un santiamén. Ya todos los miembros de esta pequeña familia aterradora de Escritos estamos disfrazados. Pronto nos reuniremos en el patio central del castillo, a la simple lumbre de unas antorchas portadas por mis lacayos zombis. Ahí degustaremos el buffet preparado por Bogus Bogus, para a continuación hacer dos representaciones teatrales con clara referencia directa a Halloween.
En fin. Ahora os dejo. Seguro que me están esperando con ganas. Ya saben. Soy el jefazo, y nada comienza sin mi previa autorización personal.
Por cierto, espero que mi atuendo de E.T. cause furor en la gala. El dedo fosforescente se ilumina con una pila plana que me ha costado un dineral: cinco eurazos, ¡¡¡uff!!!!


lunes, 25 de octubre de 2010

La leyenda urbana del teléfono sonando sin que nadie conteste al mismo. (The urban legend of the phone ringing and no one answer to it).

Queridos seguidores y seguidoras de Escritos. Con este relato un poco más largo de lo habitual, iniciamos la semana aterradora de Halloween. ¡Adelante con la marcha fúnebre! Ja, Ja, JA!


Llamaron al mismo número varias veces a lo largo del día durante cinco días seguidos.
Era una casa situada en un barrio del suburbio. Entraron de noche, tomando las precauciones de siempre para robar todo cuanto pudiera haber de valor en el interior de la vivienda.
Efectivamente, daba la sensación de llevar desocupada un tiempo. No había mucho polvo acumulado y todo estaba en orden, así que era de suponer que los dueños estaban ausentes por vacaciones.
Registraron habitación por habitación, mueble por mueble. Lo más valioso eran ciertos equipos electrónicos de vídeo, televisión y sonido, además de un ordenador de sobremesa. No hallaron dinero, ni siquiera algo de calderilla. Cargaron con los componentes hasta su furgoneta y se marcharon en silencio. Les había llevado casi una hora. Todo perfecto.
Se quitaron los guantes de látex y los pasamontañas negros.
- Llevamos una buena racha. Ya van cinco de cinco – comentó Julius.
Era el mayor en edad de los dos. Tenía 37 años, por 25 Derrick Mitchell IV. Ambos eran afroamericanos, curtidos por manejarse en el mundillo de la delincuencia. Julius había pisado la cárcel un par de veces. Siempre por pequeños robos.
Ahora la cosa era más seria si eran pillados por la policía. Asaltar casas en plena nocturnidad y armados les podría costar una severa pena en una prisión de las más conflictivas del este del país.
- Bueno, hermano. Aquí hay para unos mil dólares pagados muy a la baja – calculó Julius, poco eufórico.
- ¡Demonios! Tenemos que cambiar de tratante. Ese puñetero blanco bajito es un tacaño.
- Conozco a Richie desde la trena, chaval. Será blanco, pero es legal. Si fuera negro, tampoco íbamos a sacar más de mil dólares por esta chatarra. Lo más nuevo parece la mini cadena musical. Lo demás debe de tener más de tres o cuatro años de uso, joder. Aunque la marca sea buena.
- Vale, ese tipejo es nuestro mecenas, ja. No te jode. Nosotros arriesgamos el trasero para que luego él monte su supermercado ilegal.
- Déjate de coñas. Tengo hambre. Cenemos pollo frito, nos vamos cada uno a nuestra casa a dormir y mañana entregamos la mercancía a Richie.
- Vale, tío. Mi estómago ruge. En eso tienes razón con lo del pollo frito.

La táctica era sencilla y funcionaba. Consistía en explorar en los barrios más alejados del centro de la ciudad casas familiares que dieran la sensación de poder estar abandonadas por la época veraniega. Ahora no podían guiarse simplemente por la acumulación del correo o de la prensa en el buzón y sobre la alfombrilla de la entrada de la casa porque los dueños recurrían a los vecinos, familiares cercanos o gente conocida para que se lo llevara, evitando esa sensación de abandono. Julius y Derrick primero procuraban hacerse con el número de teléfono de la casa. Eso era ahora sencillo gracias a internet. En el buscador de las páginas amarillas introducías el apellido familiar, la calle y el número de la casa, y si el dueño no había puesto reparos marcando la casilla del contrato telefónico donde impedía el uso de sus datos para fines comerciales, ¡tachán!, el número quince de Redson Street tenía el 389-4274, por ejemplo. Conseguido el detalle del teléfono, llamaban varias veces al día, esperando que nadie contestara. Al mismo tiempo controlaban las cercanías de la vivienda desde su furgoneta esperando ver algún tipo de movimiento o de idas y venidas hacia la misma. Cuando llevaban dos o tres días sin que nadie contestase al teléfono, y con la casa dando la misma sensación de estar vacía, se preparaban para el asalto nocturno.
El plan les funcionaba bien de esa manera, aunque a Derrick le parecía que tomaban demasiadas precauciones iniciales. Él hubiera preferido robar en la primera noche.
- Más vale ser precavidos que imprudentes, chaval – le aconsejó una tarde Julius a Derrick mientras vigilaban una casa. – Te diré una cosa. Un tío que se creía muy listo, y que ahora está en el corredor de la muerte, también asaltaba casas. Igualmente llamaba por teléfono. Pero su impaciencia le hizo de ir a allanar una casa en su primera noche. Dio la casualidad que mientras se preparaba, llegó la dueña, que era periodista o algo similar. Ella aparcó su coche dentro del garaje y se metió en la casa. Cuando el otro llegó con su furgón, vio las luces de la casa apagadas. El coche de la tía estaba oculto en su garaje, recuerda. Aún así, el tío no es tonto del todo y vuelve a llamar al número del teléfono de la casa. Nadie contesta y tan tranquilo, entra por una ventana de la planta baja. Empieza a registrar el salón con la linterna, cuando se lleva el susto padre al oír el grito de la mujer y ver cómo se enciende la luz principal de la planta baja. Se vuelve, y la ve envuelta en una toalla. El truco del teléfono no había funcionado porque la pava se estaba duchando y no había escuchado la llamada. Así que el colega, fuera de sí, con el plan reventado, le pega dos tiros y se larga echando leches, hasta que la poli le trinca al día siguiente.
“¿Y sabes por qué la cagó? Por no haber hecho un seguimiento de varios días seguidos. Por eso, tengo ya todo preparado con antelación en la furgoneta para el instante del asalto. No se me ocurre tampoco marcharme del lugar ni para mear. Por eso somos dos, para turnarnos en los descansos. Porque cinco minutos de ausencia pueden bastar para que les dé a los dueños de volver cuando menos te lo pienses, aunque sea en la puñetera madrugada, jolines, chaval. Así que métete las prisas por donde tú ya sabes. Que mientras estés conmigo, se harán las cosas a mí manera.

Julius estuvo esperando la vuelta de su compinche. Estaba claro que esa misma noche iban a irrumpir en esa casa de madera de aspecto colonial de doble planta y ático. Derrick regresó de la cabina telefónica más cercana.
- ¿Qué tal?
- Joder. Ya sabes. No contesta nadie. Ya son cuatro días haciendo el idiota, Julius. Encima hay una pechada de quince minutos hasta la jodida cabina, coño. No sé porqué nunca utilizamos el móvil.
- Porque quedaría registrado el número. Y no tengo ganas de estar cambiando de teléfono cada cuatro o cinco horas. Si pasa algo mal, los de la policía científica descubrirán que las llamadas fueron efectuadas desde la cabina. Y sin huellas, se podría inculpar incluso al pato Donald de haberlas hecho, ja, ja.
- ¡Listo que eres! Ahora espero que esta haya sido la última caminata.
- Nada. Dentro de una hora estará anocheciendo. Entraremos hacia las once. Tenemos la suerte que la casa está bastante apartada del resto.
- ¡Las once, dices! Joder, me acomodo en la parte trasera para dormir un rato.
- Eso, hazlo. Así no escucharé tus quejas durante un rato. Mocoso quejica de las narices.

Julius y Derrick flanquearon la casa por el lado izquierdo. Tantearon con la primera ventana, pero la hoja estaba demasiada encajada como para permitir hacer fuerza con la palanca. Fueron a la siguiente y la forzaron con facilidad. Se adentraron con la tranquilidad de saber que no había casas vecinales que pudieran albergar testigos en su interior.
- Esto es muy extraño, tío. Una casa tan aparatosa, sin vecinos que la molesten – dijo Derrick, inquieto.
- Cálmate, quieres. Es una vivienda antigua. Esto antes debía de ser un campo, con los habitantes distanciados unos de otros. Ahora con el crecimiento de la ciudad, el barrio lo ha absorbido todo.
- Menos esta puta casa, que sigue en casa Cristo, ja, ja.
- Tarde o temprano, o será integrada en el barrio, o lo más probable, derruida para la construcción de nuevas viviendas. Ahora cállate y echemos un vistazo, a ver con qué nos encontramos.
Julius y Derrick fueron iluminando la estancia en la que estaban con las luces halógenas de sus linternas. En este caso la vivienda no estaba vacía por las vacaciones de sus ocupantes, pues había mucha suciedad acumulada en forma de polvo sobre los muebles, con insectos muertos, papeles de periódico amarillentos y cuarteados cubriendo el suelo, telarañas en cada rincón…
Derrick enfocó algo que había cerca de una pata de un armario.
- ¡Joder! ¡Cómo huele! ¿Qué coño es eso?
Julius se acercó lo mínimo para comprobar horrorizado que era un feto humano en avanzado estado de descomposición.
- Es un bebé muerto.
- ¡La madre! ¡Salgamos de aquí, Julius! Este sitio me da escalofríos. Además todo está en un estado lamentable. Es imposible que encontremos algo de valor entre toda esta mierda.
- Sí que da la sensación de estar desocupado desde hace muchos años. Pero el crío nació hace poco.
- Joder. Julius. Estás chapado a la antigua, pero debes saber que lo más seguro que la tía que estaba embarazada vendría aquí, o bien para abortar o para tener el crío. Seguro que era una drogata blanca que se lió con alguien que le dejó el recado. ¡Venga, tío! ¡Marchémonos de una vez!
Julius se alejó del cuerpo del niño muerto.
En ese instante escucharon un teléfono que sonaba desde una habitación cercana.
El sobresalto que se llevaron por el sonido repentino fue inenarrable.
- ¡La puta! ¡El teléfono! ¡Está sonando el teléfono! Y no somos ni tú ni yo, colega – dijo alterado, Derrick.
- Tienes razón. Salgamos por donde hemos entrado. ¿Me vas a hacer caso? ¿Por qué pones esa cara de los cojones? – Julius veía el terror en estado puro reflejado en el rostro de Derrick. Cuando quiso averiguar qué era lo que le que estaba sacando de quicio, fue demasiado tarde. Notó unas fuertes manos asentarse con firmeza a ambos lados de su cabeza, su giro brusco del cuello hacia la derecha y la pérdida de la vida en apenas un segundo.
Derrick estaba paralizado por la presencia de aquella criatura enorme que acababa de romperle el cuello a su amigo.
La figura sin vitalidad de Julius se desmoronó sobre el polvoriento suelo como si fuera un simple saco pesado.
La sonrisa del ser alcanzaba una longitud de oreja a oreja. Era diabólica, con una dentadura puntiaguda y negruzca asomándose con malicia.
Entonces sonó el teléfono de la habitación cercana.
Derrick salió momentáneamente de su parálisis. Miró el cadáver de Julius derrumbado sobre los periódicos, el manto de polvo y los insectos resecos. Sus ojos se encontraron con las cavidades oblicuas de la criatura, en cuyo interior sobresalía el tono anaranjado brillante del iris.
Derrick se acercó a la ventana por la cual se habían colado en aquella estancia infernal. Conforme retrocedía, sin dejar de alumbrar la figura que sonreía perversamente, el teléfono volvió a sonar con persistencia.
La mano izquierda de Derrick se posó entre temblores sobre  el marco inferior de la ventana abierta.
El teléfono cesó en sus llamadas.
La criatura se llevó un dedo retorcido al filo irregular de uno de los dientes superiores.
Contemplaba con evidente regocijo a Derrick.
La hoja de la ventana se deslizó de golpe hacia abajo, mutilando la mano de Derrick, para de paso cerrarle la única vía de escape que disponía.
- ¡Nooo! ¡Ahhh!
Derrick perdió la linterna, llevándose el muñón al regazo, tratando de impedir que sangrara. El dolor aún era ínfimo con lo que podría llegar a sentir más tarde.
La criatura se desplazó en dos zancadas hacia Derrick, asiéndole por el cuello con una mano mientras que con la otra le hizo de introducir el muñón sangrante en la enorme boca sonriente.
Derrick pataleaba en vilo, sin poder tocar el suelo con las zapatillas. Poco a poco se fue sintiendo más débil conforme aquel ser se alimentaba de su sangre.
Antes de morir, la criatura lo arrojó contra el cuerpo de su compañero muerto. Saboreó la sangre del joven con deleite, pasando la alargada lengua por los labios enrojecidos.
Conforme Derrick iba apagándose como una vela, con los párpados cediendo al deseo de un sueño eterno, el teléfono de aquella otra  maldita habitación reincidió en su llamada.
La criatura soltó una carcajada malsana, mientras contemplaba los últimos estertores de vida del intruso.
- Aquí nunca contestamos al teléfono – graznó,  con el teléfono manifestándose como insistente sonido de fondo

viernes, 22 de octubre de 2010

Malas notas escolares. (Poor school grades).

Mark estaba preocupado. Le acababan de entregar las notas del colegio del segundo trimestre donde los ceros proliferaban al igual que los exquisitos donuts en el expositor de una tienda de dulces. Le acompañaba su amigo del alma Tony. Este era un año mayor y tenía una constitución física bastante avanzada para tener once años. Ambos eran considerados los raros de la clase. Mark por su personalidad acomplejada, y Tony por su aspecto y sus rarezas. Decía cosas extrañas. Frases que muchas veces no tenían ningún sentido. Se reía repentinamente en medio de la clase. Cambiaba la entonación de su voz, confesando a Mark que tenía cuatro personas distintas en su interior. Su tez era muy pálida y se le caía el pelo con extrema facilidad. Comentaba que sus padres eran enterradores. Que vivía con ellos en la propia funeraria. Buf, esas cosas le daban algo de yuyu a Mark, pero aún así agradecía su amistad porque pasaba muy buenos momentos con él jugando, matando ratones y algún que otro gato callejero, destripándolos y luego quemando los restos en un bidón vacío de pintura.
Tony estaba observando los nervios de su amigo. Sabía que su padre era una mala bestia que cada dos por tres le golpeaba con las manos y con el cinturón. La última vez que llevó las notas, que fueron algo mejor que las presentes, Mark regresó a clase con un ojo tumefacto y con dos chichones en la cabeza que permanecían medio disimulados por su abundante mata de pelo ondulado.
- Si te ven los suspensos, compañero, el bastardo de tu padre te mata – le dijo sin tapujos.
Mark llevaba la cartilla de las notas entre dedos temblorosos. Ya estaba cerca de llegar a su casa.
- Ahora no está. Llegará del trabajo en unos minutos.
- Menos mal que tu madre está muerta. Unos golpes que te ahorras – dijo Tony con una fría insensibilidad.
Mark no se indignó por ese comentario. Sólo estaba pendiente de la tremenda paliza física que iba a darle su padre.
- Ahora sólo está la abuela. Pero ella vive en otro mundo. Ni siquiera querrá ver mis notas – musitó, mirando a su amigo tan extraño.
Recorrieron el tramo de acera que les quedaba llegar hasta la casa de Mark. Este introdujo la llave en la cerradura y animó a su amigo a acceder al interior.
- Hazme compañía hasta que venga papá. En cuanto entre, te vas. Así no te hará nada – solicitó a Tony, conforme avanzaban por el vestíbulo.
- Tu viejo no me asusta ni media. Si quiero, puedo matarlo, ja, ja.
Tony puso los ojos en blancos, con la mandíbula inferior floja, regurgitando la saliva en la cavidad bucal, emitiendo un ruido asqueroso. Pero el color de la saliva era rojizo como la sangre…
- ¡Para ya de hacer eso! Sabes que no me gusta que lo hagas. Bastante tengo con la que se me avecina. Y ni se te ocurra querer matar a mi padre.
Tony ofreció su cara más normal, riendo por lo bajo.
Continuaron andando por la casa hasta que oyeron la voz cascada y agriada de una mujer. Procedía del piso superior.
- Es mi abuela. Se debe de acabar de levantar de la cama.
Se aproximaron al pie de la escalera de madera. Desde arriba estaban llegando los pasos de la mujer. Al poco su silueta encorvada y delicada, embutida en un camisón gris oscuro los miraba por el hueco de la escalera.
- ¡Niñosssss! ¿Eres tú, Mark, verdadddd? ¿Y el otro? ¡El otro es pura maldad! Ja, ja. Menudos amigossss, tienes, hijito.
- Ahora se marcha, abuela.
- Mi hijo tiene que estar aquí. Lo necesitooo yaaaa.
- Si, abuela. Papá vendrá en unos minutos para cambiarte el pañal.
Tony sonreía a la anciana con malicia. Sin advertirle nada a Mark, fue subiendo los escalones con presteza, hasta situarse arriba, al lado de la abuela.
- ¡Niñoooo! ¡Mark! ¡Qué se vaya! ¡Es pura maldad tu amiguitoooo!
Mark estaba petrificado por el terror. No pudo ni decir media palabra. Su amigo Tony se situó detrás de su abuela y sin más, la empujó escaleras abajo. Cuando llegó al suelo, estaba muerta.
- ¡Tony! ¿Qué le has hecho a la abuela? – gritó, aterrado.
Cuando miró hacia arriba, ya no estaba su amigo en el piso superior. Había desaparecido.
La puerta de la entrada fue abierta de golpe. Los pasos fuertes y robustos de su padre se desplazaron por el vestíbulo, acercándose más y más.
Unos pocos segundos más tarde…
- ¡Madre! ¡Mark! ¿Qué ha pasado? ¿Cómo es posible esto?
Mark se giró con decisión.
Le mostró la cartilla de las notas. Su padre se las tiró al suelo de un golpe con la mano.
- ¡Ahora no, Mark! ¡Ahora tus notas me importan un carajo! ¡Hay que llamar a Urgencias! ¡No puede ser posible que la abuela esté muerta! ¡Demonios de escaleras! Tendría que haberle instalado una silla elevadora.
Su padre se agachó frente a la mujer fallecida.
- ¡No! ¡Mamá! ¡Perdona a tu hijo por no haber previsto este tipo de accidente!
Mark recogió la cartilla de notas. Se marchó de allí para al poco volver con un teléfono inalámbrico.
Su padre se volvió, con el rostro bañado en lágrimas. Se lo recogió. Llamó al número de Urgencias, para después atraer a su hijo y consolarse con él.
- Siento mucho que hayas tenido que presenciar esto, Mark.
Mientras Mark era estrujado entre los brazos de su fornido padre, alzó la mirada nuevamente hacia el piso superior. Desde allí le sonreía Tony de nuevo, feliz de haber impedido que su amigo recibiera una paliza de parte de su padre por las bajas notas escolares.

jueves, 21 de octubre de 2010

Ven a tomar tu medicina. (Come to take your medicine).

- Ven a tomar tu medicina, pequeño.
- ¡No quiero! ¡Déjame en paz!
- Es para que te pongas bueno.
- ¡No!
El niño le soltó una patada en la espinilla que le hizo de ver las estrellas en noche despejada.
- ¡Maldito trasto! ¡Toma golpe! ¡Así aprenderás!
El bofetón fue brutal, haciendo que el pequeño cayera de bruces, casi contra la esquina de la pared cercana al televisor. Nada más quedarse quieto sobre el suelo, se llevó la mano a la mejilla derecha y se puso a gimotear con fuerzas.
- Soy tu niñero, Henry. Estás algo enfermo, y el doctor te ha recetado esta medicina que tienes que tomar cada ocho horas. Es algo que recalcaron tus padres antes de irse. Y si quiero cobrar la pasta, tengo que conseguir que te tragues el contenido de un puñetero cucharón. Así que menos remilgos y a abrir la boca, mocoso.
Se puso muy cercano del niño, quien permanecía acurrucado contra el rincón de la sala. Llenó la cuchara sopera con la medicina del frasco. Miró al niño con acritud. El muchachito vestía su pijama de una sola pieza estilo tortuga ninja. Se resistió, dándole patadas desde el suelo. La medicina se volcó sobre la tarima del suelo.
El niñero se enfureció más y más. Le soltó tres bofetadas seguidas hasta calmarlo por la fuerza. Luego le apretó la nariz, hasta hacerle separar los labios para respirar y le acercó el gollete del frasco obligándole a bebérselo casi por entero.
- No vayas ahora a vomitarlo, eh. Como no asimiles la medicina, te voy a poner el culo más rojo que el color de tu propio corazón.
Recogió al pequeño en brazos y lo llevó en volandas hasta su dormitorio. Ahí lo metió en la cama, sujetándole con cuerdas por las muñecas y los tobillos, amordazándolo con un calcetín.
Cerró la puerta y se fue a ver la tele.
Una hora más tarde llegaron los padres del niño. Nada más percibir el sonido de la llave en la cerradura se acercó a la ventana abierta del salón que daba al jardín y se escabulló por ahí.
En ese instante, el dinero le importaba poco. El crío era demasiado problemático, como para continuar siendo su niñero.
El padre del pequeño estaba colgando su pelliza en la percha del vestíbulo, mientras su mujer llamaba con suavidad al niño.
- Estará durmiendo, querida – le dijo. – Por cierto,  ¿dónde está Lucy?
En un instante le llegó un grito espeluznante. Era su mujer. Procedía del baño. Corrió hasta la estancia y encontró el cuerpo sin vida de la niñera ahogada en la bañera. Estaba desnuda, con multitud de cortes. El agua estaba teñida con la sangre de la pobre muchacha.
La imagen era aterradora. Aún así sus miradas se encontraron y al unísono se olvidaron de la desgraciada niñera para centrarse en localizar su hijo.
La ventana abierta de la sala transmitió hacia el exterior los gritos y los sollozos de los padres al comprobar el terrible estado de su hijo.
Agazapado bajo la ventana, aún dudando si reclamar el dinero, estaba el falso niñero.
- No sé de qué se quejan. Ese crío no hay quién lo aguante – musitó, enfurruñado, para al final alejarse de la casa.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Premio "Libros de Miedo" a Escritos de Pesadilla por parte de Camomila y Janniceg Franckfurt.

Se acerca Halloween, y con ello los premios, ja ja. Es broma. Lo que va en serio es el detallazo por parte de dos compañeras blogueras. Se nos ha dinstinguido con el Premio "Libros de Miedo." Las compis que nos han regalado esta preciosa calabaza literaria son Camomila y Janniceg.





Las reglas son las siguientes: 
- Agradecer a quien lo otorga.(hecho).
- Contestar al cuestionario. (a continuación).
- Otorgárselo a 10 blogs. (después del cuestionario, leñe, que no se puede hacer todo de golpe y porrazo).

PREGUNTAS CONDENADAMENTE INFAMES:

1.- ¿TE GUSTA LEER LIBROS DE TERROR Y POR QUÉ?
Me gustan los libros de terror por las situaciones pavorosas que en ellas se narran, ja ja ja.
2.- ¿CUÁL ES TU LIBRO DE TERROR FAVORITO?
Tengo varios. “The Omen” (La Profecía), de David Seltzer; “Psicosis”, de Robert Bloch; “Drácula”, de Bram Stoker; “El silencio de los corderos”, de Thomas Harris; “Confesiones de un Vampiro”, de Anne Rice; “Carrie”, “Cujo”, “El Resplandor”, de Stephen King; “Libros Sangrientos”, de Clive Barker… Hay tantos y de tanta calidad maligna, je je.
3.- ¿CUÁL ES TU AUTOR DE TERROR FAVORITO?
Son varios. Stephen King, Ramsey Campbell, Clive Barker, Howard Phillips Lovecraft y Edgar Allan Poe.
4.-
¿CUÁL ES EL LIBRO DE TERROR QUE MÁS TE DECEPCIONÓ?
Las claramente comerciales de Stephen King de la última década, en contraposición con su fértil y condenadamente imaginativa primera época. Luego hay de todo, obras maestras, obras para pasar el rato y obras que te sirven al menos para luego nivelar un mueble.
5.- ¿UN LIBRO DE TERROR QUE CREES QUE TODO EL MUNDO DEBE LEER?
Hay tantos autores con tantas obras de nivel máximo para los más asustadizos, que es injusto destacar un libro en concreto.
6.- ¿EL PRIMER LIBRO DE TERROR QUE LEÍSTE?
Casi la obra completa de Lovecraft. Para los quince años casi la tenía terminada a falta de algún título suelto.
7.- ¿LA MÁXIMA SITUACIÓN DE TERROR QUE HAYAS VIVIDO?
Cuando haciendo footing en Pamplona, por recriminar a dos tipejos que iban en un coche el casi haberme atropellado en un paso de peatones con la luz verde a mi favor, se pusieron a perseguirme por media ciudad. Tenían pinta de ser dos polizontes de paisano que se lo tenían muy creído. Al final me cogieron sobre el puente del río Arga, en el barrio de San Jorge, me arrebataron la gorra y la lanzaron al río. Eso fue en el verano del 96. Tengo un relato que rememora esa penosa experiencia, titulado “Locura Urbana”. Eso sí, el protagonista acaba mucho peor que yo.
8.- ¿TU PELÍCULA DE TERROR FAVORITA?
Entre “Alien” y “Aullidos”. 

Contestada las ocho preguntas capitales, ahora llega el instante de nombrar a los compañeros merecedores del premio con los enlaces directos a sus memorables blogs.
Los diez elegidos por mi pérfido cerebro son los siguientes:


Bueno, nuevamente una tonelada de gracias por el premio desde la redacción de Escritos, y un merecido aplauso para los diez compañer@s que han sido elegidos de manera arbitraria por la mano inocente de un zombi, que es quien ha ido escogiendo las bolitas con los nombres del fondo de una cajita de cartón a modo de urna. No exagero diciendo que había casi medio millón de bolitas con los nombres de quinientos mil administradores de blogs...
Dominique, no me pongas esa cara de que estoy mintiendo.

Dominique: No digo nada, jefe. Es que se me ha enganchado el chicle en la muela del juicio, y la tengo cariada, claro. 

En fin, doy por concluído el certamen del premio dedicado a los LIBROS DE MIEDO.

Terror Malsano. Imágenes impactantes en Escritos de Pesadilla.

Se nota la cercanía de Halloween, y desde Escritos vamos a intentar que nuestros ilustres invitados se sientan lo más incómodo posible entre relatos, imágenes y dibujos de lo más horripilante, facilitando el insomnio, para alegría de las farmacías en su venta de pastillas para dormir, ja ja ja.

The Ring
El Hombre Alto
Dibujado por AngelicHeaven
Pesadilla en Elm Street
Collage perturbador.
Puente estrecho en plena nocturnidad
Luna Maldita
Mirada terror oriental
Paisaje gótico
Calavera encontrada en el lugar del crímen

Implorando clemencia final
Bebé infernal
Evil Dead
Ana, y el amante de sus sueños
Nunca dejes de mirar hacia atrás

martes, 19 de octubre de 2010

¡Ya queda poco para Halloween! En Escritos nos estamos preparando para la llegada de tan gozosa fecha.

Como un anticipo de Halloween, un par de chistes gráficos "made in Escritos".
En el primero aparecen Croqueta Andarina y mi adorable sobrinete Gurmesindo durante su salida nocturna del año pasado.
En el segundo, bueno... Mejor que lo vean y lo lean ustedes mismos, je, je.




Cómo incentivar a un pacífico hipopótamo robado del zoológico a cometer una masacre en plena plaza pública.

Después de la bromita hecha a los dos primos de Pechuga con la falsa exhibición de la película de los "300", servidor se encontraba algo achispado por el litro de sangría ingerido. Me sentía en una nube. Hacía mucho tiempo que no cometía una tropelía terrible. Yo, que por algo me llamo Robert, "El Maléfico". Así que urdí por mi cuenta un plan de lo más maquiavélico. En realidad era bastante sencillo de llevar a cabo. Tenía que acceder a la jaula del hipopótamo, que estaba encerrado injustamente en el zoo y conducirlo con mesura hacia la cercanía de la plaza pública del pueblo. Era buena hora. Casi las doce del mediodía. La plaza estaba muy transitada. Hacía buena temperatura, los políticos estaban de mitin, los trabajadores manifestándose en huelga y el resto parecía ir a su bola.
Así que puse el hierro de marcar ganado bravo al fuego, hasta que se pusiera al rojo vivo. Una sonrisa terrible afloraba a mi rostro cadavérico, mientras el hipopótamo me ofrecía sus cuartos traseros con toda la inocencia del mundo, ignorando el tremendo dolor que estaba a punto de padecer, je, je.

Una vez el hierro candente, me precipité dentro de un barril de cerveza, dejándome asomar lo justo para marcarle el trasero al hipopótamo. Consumada la gamberrada, podría ocultarme con facilidad, a la vez que el enfurecido animal saldría propulsado derechito hacia la plaza principal del pueblo. Así que eso es lo que hice, dejarle al pobre bicho marcado con la E de Escritos.


Lo que sucedió a continuación fue de lo más atroz y sangriento jamás acontecido en la localidad de Buena Suerte La Grande, que así se llama el lugar a donde me dirigí para realizar semejante trastada.
Con mi teléfono móvil de última generación conseguí inmortalizar el desastre ocasionado por la ira descontrolada del hipopótamo. Para muestra, las tres fotos que dejo para el final del reportaje, je, je. Y por cierto, no tengo ningún remordimiento por lo hecho. Es más, los habitantes del pueblo deberían de estar agradecidos por haber aparecido en los telediarios de medio mundo. JA, JA, JA.

En Escritos también tenemos un Cine donde exhibimos películas de alto standing, ja ja. En este caso, "300".

Efectivamente. En mi humilde y tétrica hacienda, también disponemos de un recinto conocido por cine, donde cualquiera de nuestros visitantes insignes pueden acercarse a él para ver una película de buen nivel. Tras el pago previo de cien euros para la entrada, y una vez debidamente ocupada la butaca correspondiente, se apagan las luces para presenciar con más de tres años de retraso, la espectacular película de los "300". Hoy los primeros espectadores son los hermanos Pechugaza Exquisitos a la Parrilla. Son dos primos de Pechuga de Pollo Mutante, que les ha convencido para asistir a la "Premier", je, je. 
Por cierto, el cine llevaba un tiempo sin usarse, así que mi mayordomo Dominique se ha encargado de quitar el polvo y de sujetar con firmeza un espectacular rótulo con el título de la película de cien kilos de peso sobre la marquesina de la entrada.