miércoles, 12 de enero de 2011

Dedicado a la querida mutua de mi empresa.

Hola. Estoy que muerdo. Esto no es ningún relato ni cómic, pero como este es mi blog, tengo que desahogarme.
Como algunos sabeis, el pasado 8 de diciembre de 2010 dos mamarrachos intentaron atracarme camino del trabajo a las 14:30. No lo lograron, pero me dieron un navajazo en el pómulo izquierdo y me dejaron el ojo negro como el betún y más hinchado que un globo aeroestático. Desde el primer momento, la mutua de mi empresa, Asepeyo, para que conste en acta, puso un empeño en que volviera al trabajo, ya que el incidente tuvo lugar en la media hora antes cuando me dirigía a mi ocupación laboral.. Finalmente me dio el alta el 22 de diciembre. Mi cara estaba para esa fecha así.


Trabajo de cara al público en un hipermercado. Soy quien está a la entrada de sala de ventas, con su traje y corbatita, atendiendo a la clientela, sellando bolsas, rellenando albaranes de devolución. La médica consideró que no, que estaba bien, y sin retirar los puntos aún. 
Cuando fui a la médica de cabecera, enseguida vio que aún no estaba para volver al trabajo. Igualmente en el sindicato, así que otra vez me dieron la baja, esta vez por la seguridad social. 
De mi empresa, ninguna queja. Han considerado que estuviese de baja el tiempo necesario hasta mi recuperación estética, dentro de que el careto con la cicatriz se me va a quedar hasta que me muera.
Mi mala leche, mala hostia, viene cuando entrego el alta en las oficinas para el día quince de enero, y al poco recibo una llamada a mi móvil de una empleada que no se identifica de la mutua Asepeyo de Bilbao. Ni siquiera de Pamplona, que tienen dos instalaciones enormes.
La impresentable me espeta desde el principio que a ver qué pasa conmigo, que desde el 23 de diciembre no trabajo. Que eso no puede ser. Le digo que efectivamente, ellos me dieron el alta el 22, pero la médica de cabecera me dio la baja el 23 porque aún no podía trabajar en esas condiciones. La empleada, representante, o lo que sea de Asepeyo de Bilbao me amenaza que esa segunda baja es ilegal, y que se me va a caer el pelo. En ese instante ya estoy jurando en arameo. Robert "El Maléfico" ya tiene ganas de mandar un misil tierra aire en dirección a quien me está haciendo la estúpida y repulsiva llamada. Finalmente la elementa me comenta que necesita que le mande el alta del 15, y yo la mando al infierno, que para eso que se mueva ella, gilipollas de persona.
En fin, espero que esta individua nunca jamás sufra un tajo en la cara. Pero si lo sufre, que no espere comprensión de parte mía. Y desde aquí le digo que amenace a sus familiares más queridos, que enseguida hablé con mi sindicato y con las oficinas de mi empresa por la actitud impresentable de esta individua.
Disculpen mi vocabulario y este post.
Tenía que sacar toda la mala bilis de dentro, coño.
A ver si pronto escribo un relato como dios manda, aunque poco a poco ya se me están quitando las ganas hasta de estornudar.


23 comentarios:

  1. Pense que el seguro laboral cubria la hopra anterior y la hora posterior, por lo cual te cubriria el "incidente"... y de cara al publico con esa cara ... no sé. Estoy un poco estupefacto Robert, no sabria que decirte.

    ResponderEliminar
  2. Hola, DDmx. Así es, el seguro laboral me lo estuvo cubriendo desde el 8 hasta el 22 de diciembre. Pero entonces me dieron el alta, y tuve que recurrir a la médica de cabecera de la seguridad social para seguir "recuperándome de mis heridas de guerra". Date cuenta que las mutuas están para ganar dinero, y cuanto antes, te quieren mandar de vuelta al currelo. En concreto, de esta mutua ya había leído en los foros de internet lo de las amenazas telefónicas. Qué se le va a hacer. Es más, la próxima vez prefiero tener la baja por enfermedad desde el principio con tal de no volver a pisar los aledaños de esta condenada mutua, con la estúpida de su doctora (al menos la de Pamplona, porque la tía no es mejor que esta otra persona desde Bilbao que me hizo la llamada). El cuerpo me pedía sacar a luz pública los excesos de estas basuras de mutuas. Como siempre, el que está más abajo es al que pisotean, mientras los Anzars, Felipes Gonzalez y companía obtienen sueldos hinchados por tocarse los cojones... Recibe un saludo. :)

    ResponderEliminar
  3. Pues haces bien en desahogarte! Que pena que te amenacen por teléfono de esa manera :( Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Joder, Robert, menudo asunto... a mi lo que peor me parece precisamente es eso, la forma en que te llama la tipeja esta, con amenazas, chuleria, y mala educacion. Asi no se trata a nadie, vamos, me parece de verguenza que te llamara es esos terminos. En fin, no te hagas mala sangre, haz lo que tengas que hacer para meter un puro esa gentuza, y sobre, todo, espero que pronto estes mas tranquilo y mas recuperado. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me entero ahora de lo que te ha pasado.
    Sobre las mutuas me creo todo lo que me digas.
    Espero que te vayas recuperando y que la baja te dure el tiempo necesario.
    Ánimo.

    ResponderEliminar
  6. Vaya, siento lo que te ha pasado. La verdad es que tenías la cara echa un Cristo para ir a trabajar...
    Yo el año pasado me caí y me rompí el menisco trabajando y la mútua de mi trabajo me decía que siguiera trabajando , que sólo me había torcido el pie...
    2 meses de baja, ese fue el resultado..
    La verdad es que hay mucha incompetencia y así va el mundo.
    Ánimos y cuidate.

    ResponderEliminar
  7. Jo que fuerte!!!
    Espero que te mejores...
    Llevo un rato por aqui y me ha gustado lo que he leido
    Volvere
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  8. Vaya!! siento lo que te ha ocurrido!!

    No obstante te dire, que la Seguridad Social y la Mutua, son incompatibles, es decir, son empresas distintas, una del Estado y la otra Privada, cada una gestiona de distinta manera.

    Pero tienes mucha razón en el mamoneo de una y otra, aunque legalmente ellos, los de la Mutua tengan razón, son unos mangantes que chupan al empresario para hacer la vida imposible a los trabajadores.

    Espero que pronto se solucione tu problema favorablemente.

    Un Saludo

    ResponderEliminar
  9. Hola, Mar. Además era la puntilla del día, porque por la mañana estuve en el médico forense para diligencias previas por la denuncia, y la primera que me atiende en recepción al coger el historial me espeta que menuda avería me han hecho. Ya se ve, delicadeza a tutiplen. Luego por setecientos cochinos euros hay que aguantar las tonterías de algunos de los clientes en el híper que se creen que aún existe distinción de clases como en la India...
    En fin. Un abrazo. :)

    ResponderEliminar
  10. Hola, Nerea. La realidad es que me pilló con ganas de bailarle una polka japonesa encima de haberle tenido de frente. Pero tranquila, esta será de las personas que luego se queja de todo y que pone reclamaciones y piensa que contribuye en la salvación del ecosistema porque en el híper me pide que no le precinte la bolsa porque esto contamina y fomenta que el agujero de ozono se multiplique por mil...
    En fin, estoy sarcástico. Como dice un compañero del curro, que le den a la tía esta.
    Un besote, y a ver si es la última vez que posteo ya acerca de mi nuevo aspecto de monstruo de Frankenstein. :)

    ResponderEliminar
  11. Hola, Markos. Gracias por el ánimo. Lamento que os cuente todo este rollo, que es personal y que en nada tiene que ver con el espíritu literario horripilante del blog. Pero en fin, también podría decirse que el blog puede irse al garete el día que se me vayan las ganas de escribir por tener que convivir entre tanto gárrulo. Cada vez me veo más siguiendo la senda de Poe...
    Eso si, cuando la palme, que nadie se beneficie de mis escritos dos siglos más tarde, que mando mi espíritu a darle un buen escarmiento, je je.
    Perdona el desvarío.
    Un fuerte saludo. :)

    ResponderEliminar
  12. Esto si que es un relato de terror, solo que es real. Hay que joderse, lo que pasa en este mundo.
    Suerte y ánimo, verás como pronto pasa.

    ResponderEliminar
  13. Hola, FAIL. Gracias por seguir Escritos, aunque el administrador esté como una cabra, je je.
    A la semana de pasarme esto, vino un repartidor de mensajería que me conoce de vista de ir con frecuencia al híper, y nada más verme se quedó petrificado. Cuando le dije las ganas de la doctora de la mutua de mandarme al curro con el careto, me contó algo similar a tu experiencia. Que casi perdió el ojo y que antes de tiempo su mutua le quería dar el alta. Al final los tuvo que denunciar.
    Te agradezco el comentario y te invito a seguir visitando este lugar, ya con relatos de por medio. Un fuerte abrazo. :)

    ResponderEliminar
  14. Hola, La Pérfida Canalla. En primer lugar darte la bienvenida y comentarte el orgullo por parte de Escritos de contar con una nueva seguidora más. Recibe un fuerte abrazo y la sonrisa vampírica de Escritos. :)

    ResponderEliminar
  15. Hola, Carlos. Tienes razón en que son incompatibles de cara a una baja, que nunca puede ser compartida. Pero si la mutua te da de baja, luego de alta, y al día siguiente visitas el médico de la seguridad social y por contigencias generales te concede otra vez la baja, ahí no hay imcompatibilidad. Ya se acabó la relación con la mutua en la anterior. Ahora estoy de nuevo de baja, pero por la seguridad social y cobrando menos, pero con gusto, porque lo prefiero. Es más, si acaso sufro un día otra baja, prefiero perder pasta y que me lleve todo la seguridad social que las mierdas de mutuas estas.
    Recibe un fuerte abrazo,, y como he dicho con Markos, ya perdonareis por la publicación de este post, pero precisaba gritar a los cuatro vientos como uno de los protagonistas de la peli 300, je je. :)

    ResponderEliminar
  16. Hola, Garcibañez. Gracias por los ánimos y por ser seguidor de Escritos.
    Desde luego da para idear un argumento de terror con una mutua de por medio. A lo mejor me pongo en ello, je je.
    Un saludazo. :)

    ResponderEliminar
  17. ...vergonzoso lo que nos expones Robert y con toda razón has escrito esta entrada. Espero te recuperes lo más rapido posible. Saludo cordial.
    Ramón

    ResponderEliminar
  18. Robert...

    En primer lugar, lamentar lo que te hicieron esos "hijos de puta" (no tienen otro nombre" y espero que la recuperación sea lo más breve posible, amigo.
    El asunto de la S.S. y la Mutua es sangrante. Las Mutuas eran entidades por Decreto ley sin ánimo de lucro y estaban supeditadas y auditadas por la Seguridad Social. Es decir, dependian totalmente de ella aunque actúen como Organismos autónomos. Pero el hecho de que la Mutua te "conceda la gracia del alta" y posteriormente tú médica de cabecera vuelva a emitirte un parte de baja es totalmente legal, simple y llanamente por una cuestión de competencias, así que es correcto y legítimo que continues en situación de baja hasta tú total recuperación.
    Más jodido si cabe es la actuación de la Mutua o de esa "señorita". Corren, corren que te pillo para dar altas a diestro y siniestro utilizando hasta la coacción como ha sido el caso, y es totalmente denunciable.
    El problema radica en el poco control de la S.S. sobre estas entidades que incluso en los "reparto de dividendos" son fiscalmente opacas.
    Continua...

    ResponderEliminar
  19. Así que las Mateps quedan configuradas como auténticas entidades gestoras de la
    Seguridad Social, con competencias para reconocer y denegar prestaciones a los
    trabajadores; pero dirigidas y controladas por los empresarios y sin apenas control por
    parte de la Administración, lo cual es lo que te ha sucedido a tí. Se une las pocas ganas de pagar a los trabajadores en situación de baja, de hay las prisas...
    Se ha producido una perversa reforma del sistema de la
    Seguridad Social, creado para la protección de los trabajadores, que ha cedido una parte
    importante de sus competencias (bajas médicas) a los patronos...
    Que les vayan dando, aquí me tienes para lo que sea menester.
    Cuidate y pronta recuperación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Hola, Anrafera. Gracias por los buenos deseos. Ahora ya se me ha pasado el calentón, eso si, más vale que no vuelva a ver a la médica de la mutua en Pamplona que me quería casi dar el alta ya pasados unos pocos días. La mando a la mierda directamente, porque yo no soy un tío políticamente correcto. Y la próxima vez que tenga una baja, prefiero que me lo lleve la seguridad social, aún a expensas de perder dinero, que esta gentuza asquerosa. Hala, otra vez que me quedo pancho, ja, ja. Un fuerte saludo. :)

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola, Félix! Mogollón de gracias por el apoyo. Te has explicado muy bien para quienes casi nunca se han relacionado con las mutuas (porque afortunadamente esta es mi primera baja larga). Aparte de la señorita del teléfono, también tiene miga la médica de la mutua de Pamplona, que al día siguiente de la agresión, me revisa, con la cara hecho un cristo y con más apósitos que una momia, y me dice de refilón "porque mañana sería un poco precipitado volver al trabajo, verdad...". Luego me prolongó una semana más la baja como si estuviese cediendo por misericordia... Que le den a ella también. Y como venga al híper y encima me vea y quiera quedar bien, ja, ja, tendrá que ir enseguidita a poner una reclamación a atención al cliente, porque la voy a poner de media vuelta. Luego con decirles que era la médica de la mutua que quiso que volviera al curro con la cara hecho unos zorros a los siete días, lo entenderán. En fin, de nuevo gracias por el comentario, que tenga un feliz año 2011, que creo que no te he felicitado aún, y un abrazo monstruoso. :)

    ResponderEliminar
  22. Siento lo que te ha pasado, pero no te enfades, afortunadamente el tiempo de la esclavitud ya han pasado.
    Un saludo y cuidate

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola, Luna! Gracias por el aliento. Ahora estoy ya mejor, y trabajando. Hasta me está empezando a gustar la cicatriz doble. Me pega con la administración de Escritos, ja ja.
    Un saludo. :)

    ResponderEliminar