lunes, 21 de febrero de 2011

¡Mis Zombis se quedan sin el paro! ¡No queda más remedio que recurrir a la "Operación Mofeta"!

(Basado en Hechos Reales. Se advierte de la dureza de las imágenes expuestas a continuación.)










10 comentarios:

  1. jeje menuda e entusiasta historia tienes talento Robert para el dibujo tendre que utilizar la operacion mofeta pronto el trabajo esta duro!
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno. Hasta los zombis tienen necesidad y se las ingenian para cubrirla.

    Recibe un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Ja ja ja ja ja!! Muy astuto, Robert. Todo un exito la Operacion Mofeta, aunque pobrecito Liborio. Pero bueno, todo sea por tus zombies.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Despe! La realidad es que urdí el argumento en el turno mañanero del currelo. Estamos con presión por parte de la empresa, que amenaza con despedirnos por bajo rendimiento, buf.
    En cuanto a la operación mofeta, la primera fase es más delicada que la segunda, porque lo del saco de patatas está al alcance de cualquiera, ja ja.
    Un saludazo. Y besete de vampiro en las últimas. :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Maric! Mis zombis son de lo más extraordinarios. A este paso van a desplazar en protagonismo a Pechuga de Pollo Mutante, Croqueta Andarina y mi sobrino Gurmesindo, que mira que es un decir.
    Un saludo horrendo, je je y la sonrisa malévola que nunca falte en la despedida. :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Nerea! Bueno, decir que tras año y medio, Liborio fue rescatado. Estaba algo flacucho y desaseado, pero en fin, finalmente reubicado como policía municipal en las Bahamas.
    Un besote. :)

    ResponderEliminar
  7. Al final acabaremos todos como tus zombis...Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Buena historia, señor feudal. Y las "fotografías_" muy expresivas, sí. UN saludo, Oskar.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, Luna! ¿Acaso una porción de la humanidad ya no está zombizada en cierta parte mental, ja ja? Un abrazo, compañera. :)

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Meg! ¿Hola, Oskar? Vaya, sorpresa gorda, más que vérselas con un zombi cuando uno está encerrado en el cuarto de baño, ja ja. Un fuerte saludo a ambos. :)

    ResponderEliminar