domingo, 17 de abril de 2011

Año y medio de Escritos de Pesadilla desde su primer seguidor oficial. Una celebración entre penumbras...

Hola, estimados lectores y seguidores de Escritos. Hoy se cumple una singladura de dieciocho meses desde que este rinconcito del terror más insignificante tuviera a bien obtener el reconocimiento en forma de su primer seguidor oficial con avatar. Je, je. Son los 250 que figuran ahí arriba. Sin rubor. Sin temor a quedar marcados para siempre. Señalados por el dedo criticón de la sociedad en general.
En agradecimiento a estos seguidores, además de a quienes prefieren mantenerse en la discreción del anonimato va dedicado este sucinto post.
En estos tiempos, difíciles para mi mente trastornada, resulta difícil seguir con ánimos de teclear frente al procesador de textos para conformar alguna nueva historia. Igualmente cuesta lo suyo animarme a bosquejar los dibujitos con los que intento contrarrestar el desasosiego de los relatos con el humor gráfico.
Sinceramente, reconozco que es jodido que en mi entorno más cercano, no se me valoren mis relatos. Cuando comento a mis familiares, amigos y compañeros de trabajo la existencia de este blog, la mayoría se extraña que escriba. "¿Cómo es que se te da por escribir historias de miedo?", suelen comentarme como si fuera una incoherencia, una cosa inútil, una pérdida de tiempo.
Todo esto, concentrado con la época que me toca vivir, que no me motiva en absoluto, me sume en una melancolía real, similar a la de las dos ilustraciones más recientemente publicadas. 
"Ese es mi camino".
"Puede".
"Ahora".
"A lo mejor".
Diantres. Nunca se sabe. 
Menuda manera de celebrar que al menos hay personas anónimas inmersas en el océano de internet interesadas en algunos de los renglones torcidos que escribo.
En fin, dejando la eterna amargura que me invade, con el cual me siento cada vez más identificado con mi idolatrado Poe, os dejo una chispa de mi Álter Ego Pechuga de Pollo Mutante.
Cada vez más cabreado, enojado, a punto de explotar como si fuera una maldita bomba de racimo, de las vendidas a Gadafi para que ahora este se ponga ciego matando a civiles...



2 comentarios:

  1. Es cierto que ultimamente no tenemos por aqui nuevas historias, pero si recuperaciones de las antiguas que no habiamos leido. Y que se te nota algo decaido.

    No te desanimes. El tiempo que dedicamos a nuestros blogs, sean de lo que sean, no es tiempo perdido, y menos con un escritor de relatos de terror tan talentoso, original y estupendo como tu. ¡¡Animate y vuelve a la carga que echamos de menos verte en este blog al 100%!! Besitos...

    ResponderEliminar
  2. Hola, Nerea. Gracias por el comentario y los ánimos.
    Esperemos ver algo de luz en el horizonte.
    De momento, la sonrisa vampírica de rigor. :)

    ResponderEliminar