miércoles, 18 de mayo de 2011

Dos libros infantiles para el trabajo escolar de mi sobrinito Gurmesindo.

La maestra de mi muy estimado sobrino Gurmesindo le ha encargado, como al resto de los angelicales niños de su clase, un trabajo escolar de lo más fatigoso. Tiene que leer dos libros infantiles de libre elección, y luego presentar un resumen de ambos.
Como está un poco indeciso, he acudido a la librería del tuerto jorobado Belloto Duro. Haciendo un enorme esfuerzo económico, he escogido dos títulos de lo más llamativo.
Gurmesindo: ¡Más te vale haber elegido bien, tío! ¡Si son aburridos y encima cateo, publicaré en el muro de tu perfil de facebook que te duchas con el pijama puesto encima!
Mi querido Gurmesindo. Te aseguro que los dos cuentos son entretenidos y además de lo más didácticos para un mocoso de tu edad.
Aquí tienes la portada del primero.

Gurmesindo: Si al final se la come, habrá merecido la pena leerlo a las dos de la madrugada...

Je, je. Eres de lo más sutil, sobrino. Ahora vayamos con la portada del siguiente libro infantil.


Gurmesindo: ¡Este si que tiene buena pinta! ¡Además el vampiro cateto del medio se te parece un montón, tío Robert!
¡Hala! ¡Hala! ¡Llévatelos contigo, sobrinete, y que te den!
Gurmesindo: ¡Lo mismo te digo, vejestorio!

4 comentarios:

  1. Me da que Gumersindo este curso, lo repite.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  2. Ja ja ja ja, que mono Gumersindo, espero que se aplique y haga un buen trabajo de esos dos libros tan peculiares que le has recomendado.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Nela. Lo de mi sobrino es de chapó. Treinta y cinco años repitiendo quinto grado, ja ja.

    ResponderEliminar
  4. Hola , Nerea. El trabajo le salió redondo: la maestra lleva una semana ingresada en una institución mental, encerrada en una celda acolchada, ja ja.

    ResponderEliminar