viernes, 30 de septiembre de 2011

Mi cocinero Bogus Bogus vilmente enamorado.

En cuanto te descuidas, surge un leve hilo de amor en mi infernal sitio, y yo, Robert "El Maléfico", sin poder impedirlo, snif, snif...







8 comentarios:

  1. Ingenioso cocinerito. Ha sido un gusto leer sus aventuras. Un cordial saludo; Robert

    ResponderEliminar
  2. Bongus bongus? Estas historias son ten entretenidas que se las contaré a mis nietecitos. Ademas los dibujos muy acertados. Felicitaciones socio.

    ResponderEliminar
  3. ...para cuando la boda!
    Estupendas viñetas perfectamente complementadas con tu estupendo relato.
    Un abrazo Robert y buen fin de semana.
    Ramón

    ResponderEliminar
  4. Hombre, pero se comprensivo, el pobre se ha enamorado, ja ja ja ja.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Mariela. El cocinero me ha hecho la pascua, porque encima la bota quedó poco hecha, brrr...
    Esperemos que se le acabe el enamoramiento enseguida, que si no me quedaré en los huesos. :)
    Un fuerte saludo y un besote malévolo, ja ja. :D

    ResponderEliminar
  6. Mama mía!! Bogus Bogus es un nombre acorde con las destrezas culinarias del cocinero nefando. Por cierto, quitando Pechuga y Croqueta Andarina, en sus días, cada uno de mis personajes gráficos tuvieron su participación criminal en su relato correspondiente (Bogus Bogus, Harry y Dominique). Es la anécdota dentro de Escritos.
    Con respecto a tus nietecitos, mejor unos heladitos, que estos personajes a mí me traen de cabeza, brrr...
    Menos mal que les pago menos de dos euros a cada uno.
    Un abrazo de nietecito de King Kong en su faceta de gigoló cuando visitó New York. :))

    ResponderEliminar
  7. ¡Gracias Anrafera! La boda...
    Haré lo imposible por impedir tal dislate y fechoria. Ya tramaré algo para echar a esa fémina deportista despampanante de Escritos. Tiempo al tiempo.
    Un fuerte abrazo, compañero y buen dominguete. :)

    ResponderEliminar
  8. Nerea, ni comprensivo ni ná. ¿Dónde voy a conseguir un cocinero al nivel de Arguiñano en la faceta culinaria más pútrida y descompuesta del vasto mundo de lo innombrable y monstruoso donde yo habito? ¿Y encima por un euro con veintidós céntimos al mes de sueldo? ¡En ninguna parte! Por eso no puedo exponerme a perderlo.
    Que se prepare la sexy girl esa...
    La lleva clara en Escritos.
    Hum.
    Saludetes cordiales. :)

    ResponderEliminar