domingo, 18 de septiembre de 2011

Postales de una nueva vida. (Relato Gráfico.)

Nuevo relato gráfico de terror. Gestado tras el 8-0 del F.C. Barcelona frente a los desvergonzados que han salido al campo con una falta de profesionalidad manifiesta, mancillando nuevamente la historia del Club Atlético Osasuna. Por cierto, hasta los muertos vivientes corren más y tienen más agresividad física que estos privilegiados deportistas navarricos en plena crisis nacional.


"Postales de una nueva vida."

8 comentarios:

  1. Ya tienes mi voto en Bitacoras.com A ver si este año estamos ambos muy arriba.
    Sigue con tu gran trabajo y saludos desde Cinediario.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, Arandax! Igualmente te he seleccionado entre los cinco de la categoría en que estás encuadrado. ¡Un fuerte abrazo, y también felicitarte por la dedicación que le dedicas al cine con tu estupendo blog, Cinediario.:)

    ResponderEliminar
  3. Tus historias siempre impresionantes Robert...

    ResponderEliminar
  4. Mal que mal, ha encontrado una nueva familia... recuerdo relatos con finales peores en este blog.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado, aunque encuentre familia al fin, me parece un final triste para el pobre monstruo. El no quería hacer daño.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Camomila! Las historias, no se, pero visitantes como tú si que son impresionantes como los jardines colgantes de Babilonia. ¡Un fuerte abrazo, compañera! :)

    ResponderEliminar
  7. Hola, Nerea. Ajá, ya estás mentalizada con el lema principal de Escritos:"aquí nunca hay finales felices." El protagonista, encontró una nueva familia, pero qué quieres que te diga, el hombre era un buenazo, tenía una mujer cañón y un hijo maravilloso. Perder su arraigo familiar por unos seres asquerosillos purpúreos, vamos, que como mucho es un poquillo deprimente, je.
    Un saludillo desde las sombras perpetuas. :)

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Nyx! Acabo de entrar en tu sitio, y está muy chulo. Ya veo que perteneces también al mundillo de lo tenebroso, je je. En cuanto al hombre, pues si, lo dicho, es un final muy chungo. Además nunca quiso acabar sus días como un ser monstruoso.
    La culpa el servicio de limpieza del callejón, por haber dejado esas manchas purpúreas que lo parasitaron, tranformándole en un engendo mutante más feo que picio.
    Recibe un fuerte abrazo, y gracias por haberte dejado caer por este rincón tan nefando. :D

    ResponderEliminar