jueves, 10 de noviembre de 2011

Schindniska. (Microrrelato de terror).


Moralidad discutida. El camino me marcaba hacia un desvío equivocado.
Schindniska.
Población de quinientas almas.
Noche avanzada. Mi corazón congelado precisaba palpitar nuevamente.
Amplias zancadas. El aliento marcado en el gélido ambiente propio del invierno.
La nieve endurecida del suelo cruje bajo las pisadas de mis botas impecablemente bruñidas.
Mi visión vislumbra ventanas cerradas a cal y canto. Puertas solidificadas para evitar toda intrusión nocturna por medio de sólidas cerraduras, cadenas, candados y trancas.
Chimeneas encendidas, para dificultar la incursión por su acceso exterior por los tejados.
Schindniska.
Se me teme.
Se me odia.
Se me evita.
En cambio…
Yo necesito acercarme a cualquiera de ellos.
Profanar sus hogares, para imponerme sobre sus cuerpos mortales.
Mis cuencas vacías y sangrantes se vuelven hacia el cielo ennegrecido.
Alzo mis brazos y los extiendo en toda su amplitud.
Inspiro profundamente antes de exhalar mi aliento.
Seguido de un chillido interminablemente agudo.
Schindniska.
Se me impide la entrada.
Yo os impido la salida.
Conforme me marcho, me alejo de la población, diezmada por la muerte instantánea.
Quinientas almas  que han dejado de respirar por imposibilitar la simple presencia de mi ser en uno de sus míseros hogares en busca de la sangre que me sirva de alimento esencial.

12 comentarios:

  1. Terrorífico, escojan la opción que cojan, los habitantes del pequeño pueblo estaban condenados. Me ha gustado mucho

    ResponderEliminar
  2. Suspenso. Mi genero favorito. Aparte del genero masculino jii. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Robert! te he pasado un mensaje a tu gmail!

    ResponderEliminar
  4. Breve y sensacional, no puedo decir más.

    ResponderEliminar
  5. Qué tal, La atalaya de la bruja. El destino de los habitantes estaba marcado.
    Es una tétrica alegoria donde se demuestra que los seres normales, en este sentido, nosotros, la ciudadanía, estamos a merced de los asquerosos gobernantes que rigen los destinos de las naciones actuales.
    Recibe un abrazo. :)

    ResponderEliminar
  6. Divertido nick el tuyo, átomo muerto. Gracias por tu superelogio. Recibe un abrazo cadavérico, je je.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Bellarte. Aunque ya sabes que aquí siempre predominará el terror, o el humor, je je.
    Un saludo.
    Pd: el mío es el femenino.;)

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Yonblo.
    Ahora atravieso una fase de cansancio mental, y no me quiero aventurar en relatos de tamaño medio o largo. Un saludete. :)

    ResponderEliminar
  9. Bueno, Nerea, será inquietante, pero mírale el lado bueno para los especuladores: ha quedado un buen terrenito para construir chalecitos a 200000 euros...
    :)

    ResponderEliminar