viernes, 30 de diciembre de 2011

Esencia de vampiro.

En plenas navidades, un cuentico de terror de lo más liviano, escrito bajo los efectos benignos del cava, je, je. 


Ricardo recogió una botella de cava del frigorífico. Estaba lo suficientemente fría como para  satisfacer el paladar seco e hiriente de Penélope. Atrajo consigo la atención de la mujer con el tintineo del cristal de las dos copas al entrechocar entre si.
- Aquí tienes el néctar que calmará tu sed, querida - le dijo con tono frío.
Penélope observó cómo Ricardo vertía el contenido de la botella en ambas copas. 
Le tendió una.
Estaba llena en sus tres cuartas partes.
Ella aceptó de buen grado.
Sus labios carnosos sorbieron el líquido, humedeciéndose hasta adquirir un sentimiento superficial muy cercano al erotismo.
Ricardo sintió como su corazón muerto palpitaba frenéticamente ante su propia resurrección.
Se acercó hasta su víctima, hincándole los comillos en la yugular.
Penélope gritó de manera desaforada mientras su vitalidad mutaba desde su organismo hasta la enfermiza personalidad de Ricardo.
- ¡Te quiero, Penélope! ¡Te quiero, hasta tu muerte! - bramó aquel hombre malvado.
Cuando la mujer quedó tendida sobre el sofá, sin gota de sangre en sus venas, con un corazón inmóvil que denotaba su estado inerte, Ricardo, creyéndose triunfante por unos segundos, se agitó desesperado al instante. Sintió un ardor hiriente que le hizo gritar como la bestia que era, vomitando un torrente de sangre profundamente oscura sobre las tablas de la tarima del suelo.
MIró a su víctima con desprecio y horror.
- ¡Me has matado, puta! - farfulló, antes de sucumbir a su final.
Demasiado tarde...
Descubrió con tardanza que su presa había abandonado el mundo de los vivos hacía años.
Pues era un fantasma.
Un espíritu errante, que ahora se incorporaba desde el sofá, sonriendo con satisfacción hacia aquel vampiro. Ensanchó los orificios nasales, absorbiendo la esencia de Ricardo, convirtiéndose de esta manera en una entidad cada vez más poderosa y maligna.

15 comentarios:

  1. escueto pero entretenido. por una vez, el chupasangres sale malparado. joder, que imaginación la vuestra. un saludo desde maspalomas.

    ResponderEliminar
  2. Son las doce de la noche, la mejor hora para leer tus cuentos. Delicioso.

    Soy bellarte.

    ResponderEliminar
  3. El cazador cazado... no pasa a menudo, pero este se ve que se lo merecia. Uno nunca sabe que se va a encontrar por ahi, eh??

    ResponderEliminar
  4. ♥.TE DESEO UN VENTUROSO AÑO 2012.♥
    ♥.GRACIAS POR ESTAR AHÍ.♥.
    ★MaRiBeL★

    ResponderEliminar
  5. Cómo amo esta clase de escritos!, y la esencia que le das a los tuyos es magnífica, algo había leído en el libro Entrevista con el vampiro, que si bebía sangre de un muerto su corazón se contagiaba de ese estado. En fin, me ha encantado. Saludos :)

    ResponderEliminar
  6. Para que vayan aprendiendo los vampiros. Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Hola, sebastopol. Esto es como todo en la vida real. También en la vida malvada tiene que haber sobresaltos para los seres casi eternos, je. Un saludito. :)

    ResponderEliminar
  8. Hola Bellarte (que hoy vienes disfrazada super sexy de Narrador de quinta, ja ja.)
    Las doce de la noche y con el acompañamiento de un higadillo fresco chorreando sangre... Efectivamente. Una hora de lo más idílica, compañera. Y después del cuento, el besazo. Muca, ja ja. Un saludo. :)

    ResponderEliminar
  9. Así es Nerea. No se puede ir toda la vida ligando en plan vampiro, je. :)

    ResponderEliminar
  10. ¡Gracias, Trastoteca! Igualmente, y que sea mucho peor que el pasado...
    Uy, digo mejor. :)

    ResponderEliminar
  11. Gracias Maribel por tus buenos deseos. Un abrazo orondo desde Escritos. :)

    ResponderEliminar
  12. Hola, Bastet Selene. Gracias por el comentario. En realidad ahora llevo una temporada un poco plúmbea, y no me animo a escribir relatos largos y más complejos.
    Recibe un fuerte abrazo y feliz año. Con la sonrisa vampírica consiguiente. :)

    ResponderEliminar
  13. ¡Gracias elblogdeluna! ¡Feliz año y múltiples besos castos para ti! :)

    ResponderEliminar