domingo, 11 de marzo de 2012

La mutilada mano derecha de Curtleos Evans.


Relato muy cortito donde intento retomar mi interés por volver a escribir. Veremos...

Curtleos Evans necesitaba hacer esa llamada. Sabía que la última vez había fallado a los Tutts, y que por ese incidente perdió cuatro de los cinco dedos de la mano derecha, además de una fea cicatriz en forma de ele perfilada de manera irregular e indeleble en la mejilla izquierda, cerca del ojo.
De alguna forma, tenía que volver a hacer encargos para los gemelos. Era su solución a sus males económicos actuales. Llevaba dos meses sin pagar al casero, y este le había comunicado que al día siguiente ya lo echaba del diminuto y repulsivo piso donde vivía alojado en el último semestre.
Miró a través del vidrio cuarteado de la ventana del dormitorio. Su respiración se esparcía por el aire formando bocanadas que reflejaban la ausencia de calefacción con una temperatura de cuatro grados centígrados bajo cero. El dueño del edificio ya había anticipado su salida, cortándole la electricidad, el suministro de agua y la línea telefónica. Por ello usaba una linterna de petaca para manejarse por el interior de su precario hogar.
Abajo, en la misma esquina de la calle, estaba la cabina de teléfono. La nieve cubría toda la superficie. Llevaba todo el día y la noche nevando con cierta intensidad. El grosor de la misma acumulada sobre la acera era de unos quince centímetros. Fresca y mullida, por no ser una zona muy recomendable de ser transitada, y menos a partir de la puesta del sol invernal.
Una farola de estructura metálica herrumbrosa y con el foco carente de cubierta, ofreciendo la desnuda bombilla descomunal en tamaño su lúgubre iluminación amarillenta, proyectaba su halo en las cercanías de la cabina. Desde la distancia de su vivienda, se apreciaba el vandalismo practicado en la cabina. No quedaba ni un solo cristal entero, además de los grafitis más indecentes y de nula calidad artística estigmatizaban el mobiliario urbano con diversos tonos de pintura barata en espray. A pesar de semejante estado, seguía en funcionamiento, porque Curtleos apreció la silueta de una persona en su interior. Igualmente las pisadas formadas sobre la nieve conducían desde la lejanía de la calle hasta la cabina.
Apremiado por la necesidad de encontrar recursos económicos humillándose ante los Tutts, se colocó el abrigo y salió de casa, bajando las escaleras con presteza. Al llegar a la calle, se dio de cuenta que las viejas zapatillas deportivas de pana iban a humedecerse con la nieve y que en escasos minutos iba a sentir un frío del demonio en los pies. Le dio igual. Estaba desesperado por hacer la maldita llamada. Eran las doce de la noche, y sabía que cualquiera de los Tutts estaría espabilado, en plena orgía con fulanas de cierta categoría. Tan solo rezaba porque no le colgaran nada más reconocer su voz. Disponía de lo justo para realizar una única llamada. Siguió el recorrido de las pisadas impresas en la nieve por la persona que había estado usando el teléfono público.
Para su contradicción, al llegar frente a la cabina, el individuo continuaba en su interior, ofreciéndole la espalda.
Era un hombre calvo, de mediana estatura. Vestía un abrigo negro que le llegaba hasta los talones.
- ¿Tiene para mucho rato, tío? – le preguntó sin tapujos Curtleos.
El hombre estaba apoyado contra la caja del teléfono. Curtleos reparó en el teléfono que colgaba por el cable enrevesado, casi tocando el suelo de la cabina.
- Dios.
Curtleos maldijo su suerte. Estaba claro que le había dado un ataque al corazón o algo similar y estaba muerto.
Echó un paso atrás.
Desde el micrófono del receptor llegaba el tono de línea ocupada.
-Diantres. ¡Joder! ¡Ya vale de fastidiarme la puta vida, Jesús de los Cristianos! – farfulló Curtleos, harto de ser el saco de boxeo donde confluían todos los golpes.
Estaba pensando en cómo diablos mover el cadáver, para entrar en la cabina, cuando el rostro de aquel hombre desconocido se volvió, mirándole.
- Joder – Curtleos se llevó un susto que le hizo de perder el equilibrio, cayendo de espaldas sobre la nieve.
Los ojos del hombre estaban en blanco. Sus labios agrietados y sangrantes se separaron mínimamente, mientras su lengua pálida se agitaba en la cavidad bucal, conformando palabras:
- La línea está muerta, muchacho. Desde hace tiempo. Para que vuelva a funcionar, necesita el usuario apropiado. ¡Ja! ¡Y ese eres tú! ¡Maldito descreído!
Curtleos quiso incorporarse, pero no pudo.
Su vista quedó nublada. Los músculos no respondían a las directrices mandadas desde su cerebro para mover sus extremidades.
Repentinamente, cerró los ojos, quedando tumbado encima de la nieve de medio lado.
Pasaron escasos segundos.
Cuando se reincorporó, encontró echado a su lado el cuerpo sin vida del hombre de la cabina.
Lo miró con cierta despreocupación. Se rió, satisfecho.
- Te llamas Curtleos. Qué nombre más ridículo – musitó con voz resquebrajada por la adicción al alcohol. Se contempló las manos, en especial la derecha.  – Vaya desastre de cuerpo. Con un solo dedo, como mucho podré limpiarme los mocos de la nariz – se dijo, riendo ahora con más estruendo.
Se dio la vuelta y se alejó de la cabina. Avanzó por la calle, dejando atrás el bloque de pisos donde había vivido hasta ese instante el antiguo propietario del cuerpo, convencido que tendría que encontrar pronto otro de muchísima más calidad.

3 comentarios:

  1. Lo que pasa por hacer una simple llamada... quien lo iba a decir.

    ResponderEliminar
  2. Hey parece cuento urbano... Si me permite preguntar Señor Maléfico, ¿Qué dedo era? Wajajajaja.

    ResponderEliminar
  3. Vaya! Pobre hombre sin dedos y poseido:S eso es maldad de la buena xD

    ResponderEliminar