lunes, 24 de febrero de 2014

Genoveva Ducrati Tisdale, la Asesina de Pésimos Actores de Teatro

               Genoveva Ducrati Tisdale, nacida en la discreta localidad de Broken Fields, en el estado de Nueva York, en el año 1868. La fecha en concreto es una incógnita. Sus padres la dejaron abandonada a la puerta de la mansión de la ilustre estirpe de los Morrisbeg, quienes a su vez ordenaron a una de las criadas que llevara a la recién nacida ante la entrada principal del hospicio de la citada población neoyorquina. Se tiene constancia que la criatura pasó gran parte de la infancia entre las paredes de la institución caritativa, sobreviviendo a las epidemias de la época como las paperas, la viruela y la gripe, enfermedades en gran medida causantes de la elevada mortandad infantil de aquella segunda mitad del siglo XIX.
                En los archivos de los registros de seguimiento de los huérfanos de padre y madre, se refleja que Genoveva abandonó la institución a los quince años, siendo adoptada por un tal Jerónico Todorakis Cucliotis, y por su amante, Dora Condoraikis Constatinnaina, dos emigrantes griegos que se hicieron pasar por un joven matrimonio sin hijos, cuando realmente eran los promotores de un ínfimo circo ambulante. La adolescente fue reclutada de manera tan hábil para que formara parte del trío Celestino, los payasos que alegraban poca cosa el intermedio de las actuaciones de la programación circense. Los tres payasos ataban a Genoveva a un poste con cadenas, convenientemente amordazada para acallar sus indisimuladas protestas y practicaban la puntería con ella, lanzándole con muy buen tino desde la distancia tartas rellenas de arándano y de nata. Puede afirmarse que Genoveva acabaría odiando por este motivo toda actuación de cara al entretenimiento del respetable, deseando a su vez poder descargar toda su furia vengativa e incontenible en contra de quienes ejerciesen tal oficio.
                Aún formando parte activa del circo "Peloponeso Agonicus", Genoveva empezó a asistir en sus escasas tardes libres a los teatros locales donde tenían lugar la representación de obras insignificantes y  soporíferas, cuyo elenco de actores y actrices solía estar integrado por gente tan mala para la actuación en público, que en realidad su único fin parecía más constar como cierta válvula de escape para los asistentes al teatro, concitando las burlas, la mofa, el escarnio, los abucheos y el arrojo final de todo tipo de objetos, verduras y frutas en estado pútrido y de lo más pringoso que estuviera al alcance de la mano, constituyéndose en el motivo principal por el que se acudía al recinto en sí.
                La joven Genoveva Ducrati, aprovechándose del anonimato que representaba para ella estar en medio de una multitud, en vez de lanzar al escenario una coliflor de lo más blanda, un tomate licuoso o unos huevos malolientes, atinaba su puntería hacia cualquier protagonista de la obra con un ladrillo, un adoquín o con tornillos impulsados por un tirachinas, generando lesiones diversas para el deleite del resto de la gente congregada en el patio de butacas del teatro. Cabe hacer el inciso que los directores de las compañías de teatro de tan escaso nivel obligaban a la permanencia de sus actores y actrices en el escenario para contentar el malestar del público, llegando a apuntarles con un arma con tal de evitar su huída entre bambalinas.
                En estos primeros escarceos dentro del vandalismo público, Genoveva se maravillaba de su impunidad al formar parte de la masa de descontentos espectadores, quienes  expresaban su disconformidad en contra del elenco artístico más allá de meros abucheos, recurriendo a la violencia más extrema. En una de sus asistencias como espectadora a uno de tales eventos, fue cuando decidió dar un paso por encima del propio gamberrismo. Aprovechándose de la siguiente bronca, tenía decidido acabar con la vida de uno de los intérpretes.
                Por el año 1886, Genoveva Ducrati abandonó el circo, y se dispuso a recorrer las localidades que ella bien conocía de sus anteriores giras con el "Peloponeso Agonicus". Sin duda, quería ejercer sus tropelías en los teatros que por ella habían sido más frecuentados.  Sin oficio conocido, y dada su afición por la bebida de absenta, debía de conseguir ciertos emolumentos manteniendo relaciones esporádicas con algunos caballeros de vida alegre, asiduos también a los eventos culturales de la zona. La citada Genoveva era verdaderamente atractiva, luciendo a veces pelucas rubias decoradas con largas trenzas y lacitos de colores.
                El 15 de abril del citado año, en el teatro “Red Flames”, de Blue Coast, durante la actuación de la obra cómica, “Un amor fragmentado en mil trozos por la ira de los celos de mi hermana, la tuerta”, en el acto tercero se desencadenó el reproche espontáneo de los espectadores. Los comediantes se tropezaban entre ellos en el escenario, se quedaban a veces con la mente en blanco, improvisando líneas que no tenían ningún sentido con el diálogo que se tenía en ese momento, los gags eran horribles. Un verdadero desastre de compañía. La lluvia de lechugas, coliflores, tomates, patatas, huevos, excrementos de perro, no tardó en dejar a los actores principales hecho una pena. De repente, un tal Joshua Tarret, de 29 años, recibió una cuchillada en pleno tórax. Seguidamente, otro cuchillo se clavó en el cuello de su compañero de reparto, Negus Twain, de 33 años , atravesándolo de lado a lado. Ambos fallecieron en el acto entre espasmos de dolor sobre la tarima, sin que cesaran de caerles encima verdura en mal estado y fruta madura.
                27 de mayo, en plenas fiestas del honorable pueblo de Apricot Season, se representaba un número del género musical. En este caso, la compañía era de cierto nivel dentro del gremio, pero debido a la abundante ingesta de alcohol de los espectadores, no dejaron de interrumpir la actuación con gritos, quejas altisonantes, insultos variados, y el lanzamiento masivo de objetos y verdura. En medio de semejante barullo, la actriz principal, Salomé Nebie, de 45 años, fue alcanzada por un machete entre ceja y ceja, partiéndole el hueso de la frente y dividiéndole parte del cerebro. Desde ese día permanecería ingresada en una clínica de reposo hasta su muerte natural, a los 67 años.
                Una semana más tarde, el 2 de junio de 1886, en el Salón de Actuaciones Variadas, de Lime Town, la compañía de teatro “Raibonda”, llevaba a cabo la representación de su obra original y genuina, titulada “Un remanso de paz entre familias enfrentadas”. El reparto era muy numeroso, facilitando la puntería de los espectadores cuando mostraban su desagrado por la nula calidad de los actuantes. En medio de la escandalera, la actriz Rosemary Troop, de 19 años, fue alcanzada por una lanza que le atravesó el corazón, causando su muerte al instante. El niño Trickie Ballon, de doce años, quien estaba haciendo sus primeros pinitos como actor infantil, recibió la certera puntería de dos cuchillos en ambos ojos, dejándole ciego de por vida. Y por último, un agente de la policía local que vestía de paisano por estar fuera de servicio, tuvo la genuina ocurrencia de subirse al escenario para intentar de imponer un cierto orden, siendo alcanzado en plena barriga por un tridente de aventar la paja. El infausto policía era James Snort, de 55 años. Murió en pocos minutos, sin poder dejar testamento a su esposa y diecisiete hijos.
                Algunos testigos se fijaron en las prisas con que una joven mujer se alejaba del lugar, dejando detrás una daga en el asiento que había ocupado instantes antes en la tercera fila más próxima a las tablas del escenario.
                Con la muerte de un agente de la ley, se inició una investigación exhaustiva, relacionando los hechos acontecidos en los tres teatros de las tres localidades afectadas con una única persona agresora. Era una mujer, de entre veinte y treinta años, estatura media, lucía vestidos llamativos y usaba pelucas rubias adornadas con lazos y tirabuzones de colores más oscuros.
                Como el área de actuación de la asesina comprendía localidades muy cercanas entre sí, siempre con actuaciones artísticas en los teatros de las mismas, se determinó que su siguiente aparición podría tener lugar en el pueblo de Ever Heaven. Iba a celebrarse una obra de carácter religioso en la propia iglesia de San Pedro El Inflexible.
                Genoveva era desconocedora del despliegue policial. Cuatro agentes de paisano se situaron entre el público, ocupando los bancos de la nave central. En la zona del altar, utilizado como escenario eventual, estaban los actores interpretando la obra evangélica “Ojo por Ojo, Diente por Diente”. La iglesia estaba llena de gente, y Genoveva se buscó sitio en la antepenúltima fila de bancos, confiando en su buena puntería y así tener la salida más cercana de cara a su huída.
                La obra era de lo más deplorable. Las actuaciones eran bochornosas. Aún así, el público asistente guardaba silencio absoluto, manteniendo cierto interés en la trama de la obra. Genoveva se reía por dentro, incapaz de comprender la nula reacción del respetable hacia semejante desastre, así que empezó a dar palmadas, pateando el suelo y gritando, esperando ser imitada por el resto.
                Los policías infiltrados recelaron del comportamiento anómalo de la joven, y sin esperar a más, la rodearon y la sacaron de la iglesia. Una vez fuera, fue registrada, encontrandose en su posesión un hacha de mango corto, siete bolas de petanca de acero reforzado y una cajita de chinchetas de destacable tamaño. La vestimenta y la peluca que llevaba Genoveva coincidía con la descripción que se tenía de la persona que aprovechaba los tumultos y pataleos de los espectadores que se daban en los teatros para asesinar discretamente a algunos de los artistas, así que fue detenida y llevada a la comisaría de Lime Town, la capital del condado y lugar donde se cometió la muerte de una actriz horrenda, la de un intrépido policía y se dejó ciego a un joven actor infantil de lo más prometedor.
                Genoveva Ducrati Tisdale no tardó ni medio interrogatorio en confesarse autora de los hechos que se le imputaban.
                “Han hecho bien en descubrirme. Tenía  grandes planes. Uno de ellos era introducir un mini cañón rodante disimulado bajo la falda de mi vestido, para lanzar de un único disparo cuchillos, navajas, cristales rotos, cadenas, etc, en forma de munición múltiple. Con tanto proyectil, podría acabar con todo el reparto en un santiamén.” – remarcó a uno de los detectives que la interrogaron sin inmutarse lo más mínimo.
                Genoveva Ducrati Tisdale fue juzgada el 13 de diciembre de 1886 en el Tribunal de Justicia de Lime Town por el juez Robert Ferraro de 95 años. Fue sentenciada a morir en la horca el 16 de diciembre a las once de la noche. 
        Estaba a punto de cumplir los 19 años de edad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario