domingo, 4 de mayo de 2014

Detroit en caída libre (o el escenario de una película postapocalíptica)

En realidad es usual en un país como Estados Unidos. Zonas habitadas en torno a una economía emergente de lo más boyante. Cuando por motivos de agotamiento (carrera del oro, carbón, etc) esas poblaciones quedan abandonadas, convirtiéndose en las habituales ciudades fantasmas del oeste. Lo más llamativo es que en esta ocasión hablamos de una ciudad ya asentada en décadas pasadas, que en su pleno apogeo con 1890000 habitantes se ha pasado a apenas contar en la actualidad con 700000. El motivo, la excesiva dependencia de su producción automotriz. Con la pérdida de ventas por la enorme competencia en el sector, los habitantes se vieron forzados a la búsqueda de empleo en los estados vecinos. La Capital del Motor estadounidense quedó tocada de muerte. Ahora la que fuera ciudad bulliciosa es una metrópoli con amplias zonas abandonadas, en franca decadencia, en ruinas, como si de verdad hubiera sido afectada por un cataclismo militar de una guerra brutal. Se incrementa su inseguridad ciudadana con infinidad de incendios y con la tasa de delincuencia y asesinatos más alto del país entre 1960 y 1990. En el año 2013 el gobernador declaró la ciudad en bancarrota, con una cifra de desempleo que superara el cincuenta por ciento... Ahora Detroit es un escenario natural para las grandes producciones de zombies. 































No hay comentarios:

Publicar un comentario