lunes, 6 de enero de 2014

Superando límites insospechados

A un tal Dimitri Venko, los científicos enajenados de un centro de investigación militar en Siberia occidental, enclavado a 157 Km. de las orillas sólidas del río Obi, le fue extirpada la glándula pineal en los inicios de la puericia, provocándole una precoz madurez corporal y un anticipado desarrollo intelectual. Era considerado un niño prodigio. Con tan sólo diez años había urdido la trama de dos novelas de ciencia ficción de indudable calidad literaria y científica, cuyos argumentos del todo creíbles por la enorme veracidad con que estaban expuestos, estaban basados en los poderes paranormales y extrasensoriales que, en cierta manera, él mismo poseía.
Sus logros... Su talento en sí era puramente artificial. No había sido dotado de forma natural. En él no había nada de místico o divino. En pocas palabras, no le DEBÍA a Dios que pudiera desplazar objetos a su entero antojo, ni que pudiese leer lo escrito y sostenido en un libro de ensayo sin antes haberlo abierto por una de sus primeras páginas. El ciudadano Venko, de origen ucraniano únicamente de parte materna, fue cumpliendo con un cierto orden preestablecido de entrada al brote de su propio nacimiento, cubriendo así las primeras etapas de la vida. Atrás quedó la pubertad y la adolescencia. Cuando cumplió los veinte años, el general Goris Vanessian, cirujano jefe de la base militar Uva Gris destacada en el corazón gélido de Siberia, decidió experimentar con una segunda intervención quirúrgica en el encéfalo del paciente Venko. Buscaba desarrollar y amplificar los parámetros lógicos y cognoscitivos de su intelecto, hasta sobresaturar su inmensa y casi endemoniada inteligencia hasta dejarla inactiva, o como mal menor, en estado latente.
En esta ocasión, Venko fue más difícil de convencer para pasar por la aséptica mesa de operaciones. Ya no se hallaba en las condiciones más apropiadas de asentir ante todo cuanto se le ordenase. Ni tenía los tres años naturales de la primera incisión en el córtex de su cerebro. El paciente era conocedor de su nada idílica situación de mero conejillo de indias. Era el primero de su súper especie en disfrutar de los conocimientos adelantados de la compleja mente humana; unas habilidades antinatura que, en la mayoría de los seres humanos coexistentes en el planeta, permanecen adormecidas.
Como queda anteriormente dicho, quienes poseían poderes extrasensoriales, o bien lo heredaban genéticamente, o lo hacían bajo un irracional matiz divino. Venko hacía alarde de sus pensamientos móviles o visuales sin mayor esfuerzo de concentración. Para él, era un símil audiovisual: cuando quería, apagaba la excitación del centro nervioso, y cuando lo requería, esta era encendida. Obviamente, en infinidad de "experimentaciones sensitivas", se le instaba con hieratismo a poner en práctica el uso de sus privilegiados poderes. Conforme Venko fue adquiriendo excesiva notoriedad, sus sentimientos de carácter indómito fueron chocando de frente con las órdenes del colectivo, impartidas desde un nivel superior jerárquico. Debido a su rebeldía ya incontenible, Venko permanecía recluido "sine die" en un centro de experimentación biológico neuronal e iba a permanecer privado de libertad absoluta de movimientos y pensamientos hasta que "alguien" decidiese que era... prescindible.
Venko vislumbró que su figura extraordinaria llevaba camino de estar de sobra en el organigrama básico de la base científica cuando empezó a fijarse que iban llegando niños de dos y tres años arrebatados a sus madres, reclusas de un campo de deportadas y destinadas a trabajos forzados de por vida. Por lo que supo averiguar tras el sondeo de diversas mentes implicadas en el proceso de selección, el índice de natalidad de la prisión se debía a simples violaciones selectivas. En la mayoría de los terribles casos, las madres elegidas para concebir en contra de su voluntad eran jóvenes preferiblemente sanas. El que dispusieran de un alto coeficiente intelectual era un añadido previsible. Una vez que daban a luz, y tras un corto período de atención maternal, quienes concibieron el experimento del "Alumbramiento del pensamiento tibio", consideraban el momento de desligar todo contacto físico y emocional de la criatura con su madre dispuestos a encumbrarla para el beneficio propio de la única y gran Madre de todos los estados soviéticos.
Venko presagió con acierto que su fin existencial estaba próximo. A efectos de salud, estaba perfecto, sin la menor tara física o psicológica. A niveles operativos... estaba acercándose a la inactividad social.
El experimento insano insistía en profanar el campo intuitivo de la normalidad, traspasando el umbral que separaba y delimitaba el afán de notoriedad y soberbia de los hombres con respecto a los límites del territorio donde palpitaba el oscuro y arcano temperamento de un ser indudablemente TODOPODEROSO y ETERNO que los había creado a su imagen y semejanza. La recolección de infantes seguía su tétrico curso. Los promovedores del proyecto hecho realidad ponzoñosa adecentaron un ala del hospital militar, transformándolo en un jardín de infancia, con las dependencias del REPOSO reconvertidas en comedor, guardería y dormitorios de medidas estándares. Venko pudo observar con curiosidad que cada niño elegido para el incremento de sus capacidades psíquicas disponía de su correspondiente niñera, todas mujeres militares del ejército regular ruso.
Esto era lo peor de todo. El conocimiento intrínseco de los entresijos de la operación "Alumbramiento del pensamiento tibio" era muestra clara y diáfana de su inminente eliminación.
A Venko le estaba permitido libre acceso a todos los sectores médicos de la base, excepción hecha de la zona hospitalaria donde hallábanse Cirugía y Neurología. Así pudo profundizar en los detalles principales con el médico y general Vanessian. Y cuando supo que éste planeaba practicarle un segundo retoque en la epífisis, Venko intuyó que ese trastornado y delirante manipulador de conciencias ajenas ansiaba propiciar su muerte, o como simple mal menor, trepanarle el cráneo por el frontal, haciendo del método de la lobotomía la cumbre de la estolidez. De este modo, Dimitri Venko pasaría a ser catalogado como el "Caso Venko".
El resumen de su inadmisible vida incluía tres ciclos clasificados correlativamente de la siguiente forma: una salida del útero materno (equivalente a la NORMALIDAD); la instrumentalización de su conducta, manipulando su glándula pineal y estimulando sus sentidos adormecidos (dándole cabida al disfrute de una amplia gama de DONES, jamás utilizados enteramente por un único ser humano, considerando esta fase la del APOGEO); y la DECADENCIA FINAL, donde, o bien rebosaría cretinismo por los cuatro costados, o bien le correspondería ataviarse la mortaja que envuelve a todo cadáver antes de su entierro.
Venko estaba resentido contra sus superiores. En un grado sumo les había servido de gran utilidad para llevar a cabo cada anotación y rectificación sobre la marcha del experimento. "Alumbramiento del pensamiento tibio" continuaba disfrutando del refrendo por parte del Kremlin, satisfecho de como este iba evolucionando. Las subvenciones destinadas al progreso del experimento secreto de la base militar "Uva Gris" llegaban con la misma facilidad que el agua a una bañera nada más girar la manivela del grifo. Venko había asumido la particularidad de sus dones innaturales. De niño, desplazar pupitres, sillas y objetos decorativos en la sala del ALUMBRAMIENTO era tratado desde la perspectiva de un mero juego infantil. La mayoría de los infantes rusos carecía de los adelantados divertimentos de sus réplicas occidentales, habida cuenta del nivel de pobreza del habitante medio. El presupuesto estaba estructurado para mantener las líneas defensivas de las repúblicas socialistas soviéticas a salvo de cualquier futura pretensión ofensiva del enemigo situado tan lejos y al mismo tiempo tan cerca de su frontera desde la venta de Alaska a los EE.UU. El ejército era el PUEBLO, y por el ejército el cinturón de cada cual era ajustado al máximo.
Venko desconocía el nivel de vida medio de sus camaradas. Toda su existencia había sido llevada entre las paredes, corredores y muros de la base militar, y dentro de la misma su libertad de movimientos se circunscribía a ciertas zonas, el área considerado amarillo. La otra zona, el área azul, que representaba las partes esenciales del desarrollo de la investigación, le estaba completamente vedado. Y eso en sus buenos tiempos. Ahora que estaba "maldito", residía en una parcela acotada dentro de la zona hospitalaria. Se llamaba la zona de Venko...
Venko relacionó su cautividad con el sentimiento inabarcable de la araña, que teje su filamentosa telaraña en un rincón del techo con la pared, y fuera de ubicación, desconocía todo cuanto acontecía en el resto de la habitación. Visto desde esa óptica, la educación recibida por parte de sus tutores y mentores le proporcionaba bancos de información sesgada que su mente engullía con voracidad de escualo, quedando almacenada en la memoria, presto a servirse de ella cuando fuese necesario. Habida cuenta que jamás iba a concedérsele visitar el mundo existente más allá de las paredes y pasillos de la zona Venko del centro hospitalario, sus conocimientos le fueron pareciendo cada vez más vacuos. Inservibles. Tanta información cultural, política e histórica, para nada. Tantos recursos matemáticos, físicos y químicos, destinados al olvido a medio y largo plazo. Sus vocaciones artísticas, referidas al mundo fascinante literario y de las artes plásticas, cada obra creada, era destruida y quemada en el incinerador una vez supervisada por el equipo de evaluación destinado a controlar sus avances y desafueros extrasensoriales. Y así supieron al tiempo que su individualidad era ingobernable. Porque todo lo que urdía con su mente, constituía un acto homologado por él mismo, acto inquebrantable ante cualquier sugerencia externa. Venko iba dominando las distintas facetas de sus dones, y conforme se iba haciendo con ellas, las fue puliendo. Ya no desplazaba frutas y bolas de petanca encima del tablero de una mesa. Estaba capacitado para levitarlas en el aire, mesa incluida, y en un punto central de concentración máxima, conseguía transformar su aparente apatía en destrozos de mayor o menor envergadura, retorciendo las patas de la mesa, enroscándolas, hasta hacerla estrellarse contra las paredes diez, quince, veinte veces..., reduciéndola a la condición de objeto inutilizable. Pero este rasgo de violencia reprimida no quedaba aquí, reflejado en la destrucción de un vulgar mueble metálico. Venko conseguía hacer que sus deseos ardiesen de impaciencia... Un libro podía ser leído con las tapas cerradas, y también podía ser prendido por una chispa invisible, Lo intangible corría serios visos de comportarse de forma natural, ardiendo como si Venko mismo hubiera aplicado la boquilla de un soplete, consiguiendo que la obra enciclopédica carbonizara hasta las guardas, con las cenizas ennegrecidas y volátiles ajetreándose en el aire, antes de posarse en el enlosado cuarteado del suelo con la suave gracilidad de la pluma de un faisán. Estos alardes entusiasmaron por un tiempo al equipo encargado de su seguimiento. Tenía por aquél entonces once años. Era el primer balaustre, que sumado a decenas de balaustres posteriores, servirían para crear la barandilla de una extensa y enmarañada escalera que conduciría a cualquier destino, menos al OLIMPO. Con la conformación de la balaustrada, la desmedida euforia inicial fue dejando paso a la rutinaria indiferencia de quien contempla un milagro repetido hasta la saciedad. Con la nueva hornada de niños prodigio inmersa en la trama del descabellado experimento, las "habilidades" de Venko pasaban desapercibidas, y llegado el caso de sincerarse, estaban siendo - en teoría - superadas por los poderes de los chiquillos. Venko estaba decididamente predestinado al olvido. Sólo había que aguardar a que el general Vanessian tuviera decidido ya tachar su identidad del listado de las cobayas mentalistas humanas.
En principio se tomaron todas las medidas de seguridad necesarias para afrontar proceso tan arriesgado. Venko estaba DESFASADO, pero la energía acumulada en su materia gris servía para plantar cara a una brigada de asalto entera. Para evitar una pérdida innecesaria de unidades, decidieron que lo mejor era administrarle un fármaco tranquilizante de efectos inmediatos en la comida.
El intento cayó en saco roto. Venko les adivinó sus intenciones de pretender inmovilizarlo.
Acto seguido, cerraron y sellaron la puerta de su diminuta estancia acondicionada como comedor individualizado.
Venko quedó encerrado.
No le hizo falta mirar por la ventanilla para saber que un contingente extraordinariamente armado permanecía alerta al otro lado de la puerta de acero. Venko pudo VISUALIZARLO a través de ella. Rostros adustos y atentos a la orden de carga. Pronto iba a abrirse la puerta de cierre hidráulico.
Dimitri Venko tenía veinte años en esa fase de su vida postergada al manejo frío y calculador de los mentores científicos encargados de bregar satisfactoriamente con el experimento del "Alumbramiento del pensamiento tibio". El mismo había supuesto que su fin llegaría tarde o temprano. Por ello había preparado una táctica defensiva que iba a tornarse ofensiva, en busca del TODO o la NADA. La LIBERTAD SUPREMA, o la claudicación ante una acertada oscilación del filo de la guadaña de la MUERTE. Porque lo que Vanessian y sus huestes no sabían, era que el paciente Venko, conocido como "MENTE PRIMERA", había decidido ocultarles un alto porcentaje de sus avances paranormales adquiridos en los últimos cinco años. Sus destrezas habían sido subestimadas por haber alcanzado ya un supuesto "apogeo" y un manifestado "nulo interés" por la siguiente fase del experimento por parte del aludido Venko. Y el operativo de ataque había mordido con presteza el cebo del anzuelo tendido por el insustancial y gris joven.
La compuerta emitió el sonido de apertura, y nada más iniciarse el hueco que permitiría que una persona de medidas normales pudiera tener cabida a través de él, se introdujo el primero de los aniquiladores, portando un Kalashnikov bruñido, engrasado y recién cargado. Venko no le permitió ni realizar el amago de posicionarse para disparar con cierta comodidad y puntería. Con enorme facilidad se apoderó de su mente juvenil y le hizo morir de una embolia cerebral. El soldado cayó desplomado contra el suelo, yaciendo a pocos pasos de la entrada.
La puerta quedó entreabierta. Dos militares más curtidos sustituyeron al joven soldado muerto de manera fulminante en acto de servicio. Apuntaron a la figura del iluminado, y cuando estaban dispuestos a abrir fuego, hilillos de sangre encarnada fluyeron de sus oídos, los tímpanos reventados y el cerebro descompuesto. Cayeron con flaccidez sobre el cadáver de su compañero, las armas diseminadas a los pies de Venko. No hizo falta que descerebrara a más militares, pues Vanessian dio la orden de retirada, cerrando la puerta a cal y canto.
Venko no iba a concederles un segundo encierro involuntario, encargándose personalmente de controlar el proceso de cierre automatizado, sustituyendo éste por el proceso inverso de apertura.
Un hombre apostado en el pasillo pronunció una imprecación contra la madre biológica de MENTE PRIMERA, antes de que la formación retrocediese escarmentada, atrincherándose en uno de los recodos. Venko escuchó con plena satisfacción el estrépito de los pasos retumbando sobre el piso. No le hizo falta asomar la cabeza para asegurarse de su posición defensiva al fondo del corto pasillo. Venko no tenía escapatoria. El comedor comunicaba con las demás dependencias de la zona Venko mediante ese corredor. Al fondo, en una esquina cerrada, tenía al pelotón de fusilamiento. Al otro lado, una pequeña porción de suelo que remataba en la pared de cierre, donde había un cuarto trastero para los encargados de la limpieza. Venko sonrió, demostrando una confianza en sus posibilidades francamente asombrosa. Recogió una de las armas de los soldados fallecidos, y sosteniéndola a una altura media, la mantuvo en vilo, sin que sus manos la tocaran. Determinó la funcionalidad del arma, centrándola en el pasillo, a la altura que la sostendría un soldado. La hizo desplazarse hacia el recodo, y focalizando su punto de mira desafiante en el parapeto del séquito exterminador del general Vanessian, descargó su furia plausible, pillando de sorpresa a dos soldados, de los cuales uno resultó muerto y el otro seriamente herido. El imprevisto ataque del "soldado invisible" hizo que surgiesen unos segundos de indecisión, circunstancia que fue aprovechado por Venko en beneficio propio para dirigirse medio agachado hacia el diminuto cuarto de limpieza. El subfúsil le cubría las espaldas, empleando parte de la munición disponible, arremetiendo esta vez sin tanta precisión. Cuando Venko concentró su atención en otro punto de mayor interés para él, el arma cesó de disparar, impactando bruscamente contra el suelo.
Vanessian ordenó a sus hombres que devolvieran cumplida réplica, pero cuando empezaron a asomarse por el recodo, no encontraron a nadie. Venko no estaba agazapado en el pasillo. Ni escondido en el comedor. El General reparó en el cuarto donde se guardaban los útiles de limpieza, y aferrándose firmemente a los pomos, tiró de las puertas hacia afuera. Su mente se enturbió al apreciar cómo parte de la pierna de Venko terminaba de desmaterializarse, atravesando la pared, evadiéndose de su cerco.
Vanessian acababa de descubrir que MENTE PRIMERA estaba capacitado para atravesar la materia sólida... Los límites de su fascinante mente no tenían fin. El muy sagaz los había tenido engañados todo estos años como a pardillos. Vanessian, rojo de indignación, conminó a los hombres que retiraran a los muertos, y con cuatro soldados como guardia pretoriana y abrigados para poder soportar los cuarenta grados bajo cero del exterior, fue en pos de Venko. Atajaron por una salida de incendios, corriendo en paralelo por la parte trasera del ala lateral. A un minuto de distancia real, dieron con huellas moldeadas en la nieve. Las huellas se encaminaban a las afueras del sector azul. Vanessian iba a ordenar a sus cuatro subordinados que rastrearan los alrededores a fondo hasta dar con Venko. Entonces fue cuando su ser se vio invadido por un fuerte dolor a la altura del pecho, en su lado izquierdo. Fue un ramalazo sordo e intenso, que no tardó en colapsarle el corazón. A pesar del intenso frío, el rostro del General enrojeció terriblemente, y con las piernas aflojadas, cayó de rodillas sobre la nieve, para después desmoronarse, envuelto en espasmos musculares. Los soldados huyeron atemorizados, decididos a no prestarle ninguna clase de ayuda.
Desde la perspectiva del suelo nevoso, Vanessian observaba una claridad absolutamente cegadora. El cielo azulado se tornó incoloro, y sus labios agrietados por el frío y las condiciones más extremas, se humedecieron con la saliva grumosa.
"Vanessian."
"Vanessian."

Alguien susurraba su primer apellido.
Una figura hasta entonces inadvertida se le acercó a los pies, arrojándole una bola de nieve a la cara, recreándose en su infortunio.
"Vanessian."
Las pisadas furtivas del fugitivo habían dado la vuelta, regresando hasta la silueta del hombre tendido de espaldas sobre la nieve. El General no podía distinguir nada. Estaba ciego. Su corazón le dolía enormemente, sumiéndole en la amargura de saber que le quedaban escasos segundos de existencia terrenal.
"Vanessian." - le susurró la voz.
Y cuando terminó de pronunciar su nombre, Goris Vanessian se sintió fuera de su cuerpo, desposeído de él. Y una vez fuera, una heladora ráfaga de viento siberiano trasladó su alma hasta los confines de un destino incierto, vagando de norte a sur, de este a oeste...


Instantes después, el cuerpo echado recobró VIDA, y un nuevo y radiante Vanessian púsose de pie. Se miró complacido a la bata blanca que sobresalía en parte bajo su grueso abrigo. Quitó la nieve de sus flancos, y con paso decidido, se adueñó de la pistola que se le había escapado de la mano al padecer el amago de ataque de miocardio. A medio metro de él, se hallaba tendido de medio lado sobre un costado la figura de Venko. Dimitri Venko. MENTE PRIMERA. El General vació el cargador entero sobre el cuerpo sin vida, dando por cerrado el caso "Venko". Andando de forma pausada, abordó la entrada al ala lateral izquierdo del recinto hospitalario de la zona azul.
Venko había asumido una nueva personalidad.
Un nuevo esqueleto.
Una novedosa piel que le servía de envoltorio.
Una nueva condición humana.
Y no estaba dispuesto a que intentaran atentar de nuevo contra su vida.
Cuando hubo traspasado la puerta de acceso al interior del vestíbulo, saludó a uno de los soldados que había huido en desbandada al ver su desplome físico. No le hizo falta al Vanessian de nuevo cuño adivinar la sorpresa reflejada en el rostro del joven. El desconcierto residía en el interior de su mente. Y el extinto Dimitri Venko se encargó de subsanar el error... Mucho más tarde ya se ocuparía de los otros tres testigos presenciales de la supuesta muerte de Goris Vanessian...
Y si acaso existía JUSTICIA en el orbe, sus planes de devastar la base militar "Uva Gris", arruinando por consiguiente su blasfemante proyecto, saldrían adelante sin el menor de los impedimentos.
Ya que su mente era PRIVILEGIADA.
Mucho más de lo que algún ignorante había pensado en el pasado.