¿Cómo crear una Historia de Terror?
Elementos

¿Cómo crear una Historia de Terror?

Crear una Historia de Terror

Las historias de terror se apoderan de la psicosis de terror que las personas por lo general experimentan para explotar la misma e influenciar a las personas con estas historias que se meten en la piel y la mente de la gente, dependiendo de la calidad y realismo con el que se escriban. 

Una buena historia de terror es aquella que logra capturar y mantener la sensación de terror en el lector. Por lo tanto, la parte más importante de cualquier historia de terror va a ser naturalmente conseguir el factor miedo. Porque, la gente no lee el terror para entretenerse fácilmente, lo lee para ser excitado y aterrorizado. 

Seguidamente se presentan algunos elementos que se pueden usar para asustar seriamente al lector con la historia de terror.

Usar los miedos instintivos

Los miedos que tienen algún tipo de fundamento lógico o biológico son a menudo los más potentes en el horror. Oscuridad, alturas, serpientes y arañas, todas estas son fobias muy comunes enraizadas en el instinto. Como resultado, tienden a ser muy eficaces para asustar a los lectores.

Esto es especialmente cierto cuando el terror cae sobre personajes inocentes a propósito de nada. Por ejemplo, un asesino les atrapa en su casa sin razón aparente, o de repente son asaltados por un extraño con un revólver. Tal como afirman los escritores expertos en el terror, el corazón de los muertos vivientes del terror es el conocimiento de que las cosas malas le suceden a la gente buena. 

Incluir los Monstruos y entidades sobrenaturales

Estos se extienden más allá del reino de la lógica y en el reino de lo extraño, como lo llamó Freud. Por ello, todos sabemos que los vampiros, hombres lobo y fantasmas no son reales, pero eso no significa que no puedan sacudir al lector hasta la médula. 

De hecho, es la misma incertidumbre que despiertan lo que hace a estos personajes  tan siniestros. Este miedo es uno de los más frecuentes en el horror, pero si se decide escribir en este sentido, la historia tiene que ser bastante convincente.

Agregar las tensiones sociales

Otro gran medio de asustar a la gente es aprovechar las tensiones y preocupaciones de la sociedad, una táctica especialmente frecuente en las películas de terror. Por ejemplo, el abordaje de la idea del racismo subyacente en la América moderna, incorporar  la salud mental, el tratamiento en la historia por ejemplo,  sobre el estigma del sexo casual. Por lo tanto, las tensiones sociales también pueden encarnar fácilmente las páginas de una historia de terror.

Golpear con una  atmósfera correcta

La atmósfera adecuada para la historia depende del tipo de horror que se quiera escribir. El tono y la atmósfera de la historia depende del  subgénero. Algunos subgéneros más resaltantes son: 

El thriller-horror 

Este subgénero emplea el miedo psicológico, que a menudo ocurre cerca del comienzo de las historias de terror antes de que hayan pasado muchas cosas. 

¿Cómo crear una Historia de Terror?

El horror grosero 

Incluye descripciones vívidas de sangre, carne cortada y órganos arrancados para impresionar al lector.

El horror clásico 

Se remonta al género gótico (gótico del sur), con escenarios espeluznantes y personajes escalofriantes como los de Drácula y Frankenstein.

En este sentido, el terror provoca un sentimiento de temor generalizado, que puede servir como el clímax de la historia o ser sostenido a lo largo de la misma. También es posible combinar subgéneros, especialmente a medida que la historia progresa. Igualmente, se puede comenzar con una sensación de horror psicológico emocionante, luego pasar a un trasfondo gótico, que culmina en el terror total.

Sin embargo, no importa el tipo de horror con el que se trabaje, debe ser profundamente potente para el lector incluso para el mismo escritor, porque si logra asustarse con su propia escritura, suele ser una buena señal de que se está en el camino correcto de poder conseguir el efecto de terror en el lector. 

Hacer que la amenaza sea obvia

Para que los lectores se emocionen con la historia de terror, debe hacerles saber lo que representa la amenaza. Estableciendo claramente el problema principal o la motivación de los personajes, y lo que tienen que perder si no resuelven. Estos intereses y motivaciones pueden implicar: 

La supervivencia 

El objetivo más básico de los personajes en cualquier historia de terror es sobrevivir. Sin embargo, hay matices que acompañan a este objetivo. Tal vez el objetivo no sea sólo seguir con vida, sino también derrotar a la entidad  asesina mientras pelean por su vida,  ya sea otra persona, un espíritu maligno o incluso ellos mismos.

Proteger a los que se aman 

Cuantas más personas  tenga que mantener a salvo el protagonista, mayor será el riesgo. Muchas historias de terror llegan a su punto culminante con una amenaza de muerte no para el protagonista, sino para uno o varios de sus seres mas preciados.

Descifrar los  misterios sin resolver

Algunas historias de terror no tratan de escapar del peligro en el presente, sino de descubrir los terrores del pasado. Esto es especialmente cierto en subgéneros como el horror cósmico, que tienen que ver con los grandes misterios del universo y el enigma que significa su inmensidad y la sensación de estar perdidos en el espacio. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *